Carta abierta para el señor Gabriel Rufián

Señor Gabriel Rufián, parece usted preocupado por los brotes de violencia que se han vivido estos días en Catalunya. Usted salió al paso desde la reaccionaria cadena SER para marcar posición acerca de la misma. Su rechazo fue tan contundente como hipócrita y cínico.

Por cierto, usted asegura que la gente a la que denuncia no representa al independentismo catalán. Estás palabras, como poco, solo las puede pronunciar una persona enferma de soberbia y, por supuesto, se le podría rebatir muy fácilmente.

¿Acaso cree que ERC y JxCat sí lo representan? ¿Por qué, entonces, decenas de miles de personas les señalan a ustedes por el evidente giro autonomista que en los últimos tiempos han experimentado? ¿Por qué cada vez, desde el mundo independentista, les llegan a ustedes más críticas por considerar que les están engañando? No hablamos por hablar, la ANC y Òmnium cultural no son cualquier cosa y la muchísima gente que, al margen de estas dos entidades, igualmente están hartos de ustedes tampoco.

Comprenderá si le decimos que la suma de votos de ERC y JxCat se quedan en las antípodas de las más de 2 millones de personas que el 1-O salieron a votar bajo las porras de los agentes de Seguridad del Estado que, dicho sea de paso, fueron salvajes y agresivos, pero no más que los Mossos que dirigen el Govern del que también forma parte su partido.

De modo que no se arrogue la representación del independentismo catalán, porque sabe muy bien que no le corresponde.

Conocedores del poco tiempo que dispone y el inmenso trabajo que tiene en resolver los problemas de sus “representados”, no le entretenemos más con nuestras palabras.

Tan sólo le señalaremos una violencia que usted practica y nunca la ha condenado: Señor Rufián, violencia es que usted disponga de más de 7.000 euros para pasar el mes (alrededor de 87.000 al año) mientras en Catalunya, donde también gobierna ERC, su partido, existe muchísima gente que no tiene ni dónde caerse muerto.

Eso también es violencia, señor Rufián. ¿Por qué usted nunca la condena? No hace falta que responda, ya lo sabemos.

 

 

Artículo relacionado:

 

CARLO FRABETTI. Negar la mayor

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email