CARLO FRABETTI. Cultura contra el fascismo

Con motivo del 80 aniversario del Congreso de Intelectuales en Defensa de la Cultura de 1937, del 17 al 19 de noviembre se ha celebrado en Valencia, bajo los auspicios de la Fundación “Nicolás Guillén” y de la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba “José Martí”, un encuentro de intelectuales y artistas cubanos y del Estado español, como continuación y complemento del que se celebró en La Habana el pasado mes de julio.

Como no podía ser de otra manera, dado el actual repunte del fascismo más explícito y agresivo, muchas de las ponencias, por no decir todas, insistieron en la especial responsabilidad de las/os profesionales de la comunicación y la cultura en la denuncia de las mentiras y los abusos del poder. Nicolás Hernández Guillén, Miguel Barnet, Denia García, Pedro de la Hoz, Pérsida Chibás, Jorge Domingo, Mabel Arteaga y Gustavo Machín por Cuba; Javier Couso, Pascual Serrano, Willy Toledo, David Becerra, David Rodríguez, Carmen Domingo, Esther Jovani, Rocío Raya, José Manzaneda, Juan García Mollá, Melanie Ibáñez, Lucía Sócam, Quico Martínez, Manuel Aznar, Alfons Cervera y yo por el Estado español: todas y todos coincidimos en algunos puntos básicos, que podrían resumirse en la necesidad de recuperar el compromiso que hace 80 años llevó a un nutrido grupo de intelectuales y artistas a aliarse contra el fascismo y en defensa de la cultura.

Hay que decir, sin embargo, que, aunque con honrosas excepciones, la reacción de los profesionales de la cultura y la comunicación ante la brutal represión del pueblo y las instituciones catalanas por parte del Estado español ha sido decepcionante, cuando no vergonzosa. Entre otras cosas, se ha puesto de manifiesto la ignorancia de lo que realmente ocurre en Catalunya por parte de un buen número de “intelectuales” supuestamente progresistas, así como su cobardía a la hora de enfrentarse a las mafias que controlan el mercado mediático-cultural. Ignorancia culpable en el caso de personas que tienen un acceso privilegiado a la información y sus fuentes; cobardía que se convierte en traición en el caso de quienes, en función de dichos privilegios, tienen la responsabilidad ética y política -y en estos momentos cabe hablar también de responsabilidad histórica- de desmontar

un discurso hegemónico hecho de mentiras, tergiversaciones, aberraciones jurídicas y abusos de poder.

Durante mi intervención en la mesa redonda sobre “Intelectualidad y cultura frente al fascismo”, pensaba leer un llamamiento a la confluencia de las fuerzas anticapitalistas; pero al final dediqué mis veinte minutos a insistir en algo que, a pesar de su obviedad (o precisamente por ella), se tiende a olvidar: que solo los necios y los canallas pueden seguir diciendo que vivimos en democracia. Así que aprovecho para incluir aquí, a modo de apéndice, el texto que no tuve tiempo de leer en Valencia:

Por un referente político de izquierdas

El 1 de octubre de 2017, el Gobierno español, asustado por la firme determinación del pueblo catalán y humillado por su admirable capacidad de autoorganización, puso en marcha una maquinaria represiva sin precedentes e impropia de un supuesto Estado de derecho. El brutal apaleamiento de la población pacífica que solo pretendía votar (y que mayoritariamente lo consiguió a pesar de la represión, para vergüenza de la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ministerio de Interior), el encarcelamiento de líderes pacifistas y miembros de la Generalitat, la aplicación arbitraria y desmesurada del artículo 155… dan la medida ética y política de un Gobierno corrupto, retrógrado e incompetente, sin más argumentos que la violencia, la mentira y la manipulación judicial.

Ante este intolerable atropello de los derechos y la dignidad de todo un pueblo, las personas y organizaciones de izquierdas, tanto las independentistas como las de ámbito estatal, tenemos la responsabilidad política e histórica de apoyar la lucha de Catalunya por la autodeterminación, a la vez que nos apoyamos en ella y nos fortalecemos con su ejemplo y sus logros.

Tras cuarenta años de “democracia orgánica” franquista y otros cuarenta de seudodemocracia borbónica, ha llegado el momento de romper definitivamente con el régimen del 78 y su Constitución mordaza. Y ahora que el PSOE ha consumado su traición al socialismo y a la democracia al apoyar sin reservas las brutales medidas represivas del Gobierno del PP, es imprescindible y urgente articular un referente político de izquierdas a partir de la confluencia de todas las organizaciones que, a pesar de sus diferencias, coinciden en su oposición frontal a la monarquía impuesta por

Franco, el españolismo excluyente, al nacionalcatolicismo, a la OTAN, a la Europa del capital y la guerra, a la tiranía de la banca, a la tortura, a la corrupción y a la criminalización de toda forma de disidencia o protesta.

Con la complicidad de los grandes medios de comunicación, los poderes establecidos han puesto especial empeño en enfrentar a los distintos pueblos del Estado español y en impedir la confluencia de las fuerzas transformadoras. No todas las organizaciones independentistas son conscientes de que la lucha identitaria no puede separarse de la lucha de clases, y no todas las izquierdas de ámbito estatal son conscientes de que la defensa de la soberanía es un aspecto fundamental de la lucha anticapitalista, y el poder intenta evitar por todos los medios una toma de conciencia y un diálogo que solo pueden desembocar en la colaboración solidaria frente al enemigo común. No permitamos que sigan engañándonos, que sigan separándonos.

Unidas venceremos. Solo unidas venceremos.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

14 comentarios

  1. El pueblo alemán fue el más culto de su época y parió el nazismo. Sin despreciar la cultura en absoluto, no creo que sea ese el camino. Por lo menos, no el más útil.

  2. Carlo Frabettti

    A CRÁPULA
    L a cultura no es condición suficiente, pero sí necesaria. Un pueblo culto e informado es mucho más difícil de manipular.

  3. marxianoFedepobre

    No deseo leerle la cartilla a nadie, que cada cual se las ventile como mejor pueda, pero ¡vaya lío mental que tiene el señor Carlo Frabetti!

    Utiliza tanto esta tribuna de opinión como el foro de Valencia para no dar ni una en el clavo.

    Fue el gobierno franquista allá por 1937 el que hablaba en nombre del Estado español, no sé de dónde saca el izquierdismo ultranazionalista su suso y su abuso de la expresión Estado español. Sí se comprende que unos militarotes fascistas se quisieran apropiar allá por los años de la guerra civil española de todo el Estado español, pero que algunos intelectualoides de la supuesta extrema izquierda usen la misma expresión sin ser ni siquiera funcionarios del Estado es una barrabasada de una estulticia inaudita. Pero no me extraña que ante la penuria de sus razonamientos echen mano a las mismas palabras del fascismo falangista hispánico.

    Por otra parte está el título del presente artículo: Cultura contra el fascismo. ¿Qué se quiere decir que si se tiene cultura ya quien sea está vacunado contra el fascismo? Vaya petulancia. No creo que haya muchos cultos de hoy que puedan presumir de su cultura frente a fascistas como Martin Heidegger, Pedro Láin Entralgo o Antonio Tovar, por citar sólo un puñadito insignificante.

    Pero encima el señor Frabetti no desarrolla en su artículo lo que enuncia su título: por qué. ¿Por desgana o porque carece de un concepto de fascismo, así como no sabe de qué tipo de Cultura hemos de hablar para enfrentarnos al fascismo?

    No, señor Frabetti, no haga trampas con las palabras. Si dice que va a hablar del fascismo hágalo. Y si va a tratar el tema de la cultura de la izquierda, por favor, hágalo también. Así sabremos qué entiende por cultura de izquierdas.

    Porque lo de Cataluña es un circo: ¡en el peor sentido de la palabra! Y si a ese circo se le quieren poner adjetivos, por favor: ¡hágalo!

    La supuesta República de Cataluña se ha disuelto como un azucarillo de azúcar en un vaso de agua. Y era muy normal y lógico. Si se pretende hacer una República democrática a través de referéndum el del 1 de octubre no tiene ninguna validez. Y no por lo que digan los apologetas del Reino Francobourbónico, que hicieron todo lo posible para anularlo. No, claro que no.

    Sino por la reacción de más de la mitad del pueblo catalán que ni siquiera se ha inmutado tras encarcelar a sus dirigentes de la Generalitat. Y por qué ha pasado eso. Eso es lo que hay que explicar.

    La independencia catalana (como mañana la vasca, la andaluza o la canaria,…) no es un asunto que le quite el sueño a la mayoría de los habitantes de Cataluña.

    Y lo peor es que los que se declaran independentistas han demostrado que no tienen nada que proponer a sus habitantes salvo discursos hueros llenos de palabras rimbombantes.

    Las experiencias históricas de otros movimientos secesionistas enseñan mucho. Y lo peor es que ellas nos muestran quiénes son los que se llevan la peor parte.

  4. A Carlo Frabetti.
    Mucho hay escrito sobre el fascismo y qué hacer para combatirlo. Recuerdo vagamente algo al respecto y digno de ser leído se esté o no de acuerdo. Creo que es el epígrafe de un capítulo o apartado del Programa de Transición, documento fundacional de la IV Internacional. «El movimiento obrero y la defensa de la Democracia», o algo así.
    Un saludo.

  5. Cierto. Pero… precisamos de un caudillo en torno al que unirnos. Asimismo de una estrategia, pensada para unir a todas las «avejas», bien sean negras o blancas. Y como carecemos de perros, porque todos somos «avejas» (perdón por la errata; quería decir ovejas), pues no veo otra alternativa que mantenerse en el sueño. Y más yo, que llevo tanto tiempo despierto, que no se me apetece ya otra cosa.

    Si acaso, una vez que el cercano chaparrón refrescante de una buena dormida me devuelva el frescor, vuelvo junto con vosotros al sueño de la unidad y de la victoria. Pero… siempre de forma pacífica, no vaya a ser… digamos que… penetren en nuestra conciencia y nos enjuicien por soñar que somos hombres de estado usurpadores de sus altas prerrogativas para las que tan solo ellos están suficientemente capacitados: ¡Vamos; digo yo!

    Como decimos por estos lares de la tierra Astur: «Hay que ser bueninos». Creo que los bravos astures lo aprendieron en esas cavernas de dulzona fragancia desde las que con pompa y boato se gestiona el consorcio de los cielos para adjudicárnoslo únicamente a la buena gente. Civilizadores que son. Y bien que supieron y quisieron los medios para unir a sus «avejas». (¡Vaya, otra vez).

  6. marxFedepobre

    ¿Un pueblo culto e informado es mucho más difícil de manipular?

    Dependerá de lo que entendamos por cada una de esas palabras. Pues:

    Qué clase de cultura es la que ha de poseer un pueblo culto: esa es la cuestión.

    Y más que informado (¿o uniformado?) el pueblo lo que tiene que tener es FORMACIÓN. Y estar, por tanto, formado en los valores subversivos. Sabiendo que la subversión es la versión de los de abajo, los dominados, los ninguneados, los que piensan a favor de los que sufren a diario la humillación y la explotación de los poderosos: los criminales invisibles juridícamente (de ahí, sus privilegios) que controlan todos los entresijos del Poder oficial y dominante.

  7. marxFedepobre

    ¿Un pueblo culto e informado es mucho más difícil de manipular?

    Dependerá de lo que entendamos por cada una de esas palabras.

    Pues:
    Qué clase de cultura es la que ha de poseer un pueblo culto: esa es la cuestión.

    Y más que informado (¿o uniformado por la falsimedia de la globalidiotización pornocapitalista?) el pueblo lo que tiene que tener es FORMACIÓN. Y estar, por tanto, formado en los valores subversivos.

    Sabiendo que la subversión es la versión de los de abajo, los dominados, los ninguneados, los que piensan a favor de los que sufren a diario la humillación y la explotación de los poderosos: los criminales invisibles juridícamente (de ahí, sus privilegios) que controlan todos los entresijos del Poder oficial y dominante. Y eso es, precisamente, lo que hay que aprender a desmontar luchando hasta la victoria que diría el comandante Ché Guevara.

  8. ¿Cultos e informados?

    Qué es la cultura? Un mito.

    Qué significa eso de estar informado? Quién es quién nos informa?

  9. Carlo Frabettti

    A PANZA
    La cultura te permite, por ejemplo, leer este artículo y escribir tu nota. Es lo que nos hace humanos.
    Y ese es el problema: quién nos informa; por eso son tan importantes medios como este.

  10. No te equivoques Carlo: si no defines bien lo que entiendes por cultura te pueden dar gato por liebre.

    A la Cultura también pertenece la Guerra y hasta el Fascismo.

    Yo creo que estás reduciendo la cultura a una determinada definición de literatura: la que insulta a las clases trabajadoras hasta que no son alienadas por las tablas de multiplicar de la escuela capitalista y se les enseña a leer en una determinada dirección.

    Muchos de los guerrilleros que se alzaron en armas en Cuba, en China o en Vietnam (por citar solo 3 revoluciones victoriosas en estos tiempos de derrota neofascista imperial) no sabían leer ni sabían las cuatro reglas de la cultura letrada de sus respectivas naciones: ¿y qué?

    Y, sin embargo, hoy las universidades de medio mundo expulsan a titulados que aceptan sin rechistar subempleo, paro y cultura audiovisual imperialista por un tubo.

    Si no se sabe qué queremos decir con fascismo y cultura, etnonces les hacemos el juego a los dueños de este puto y criminal sistema.

  11. Panza Quijano

    Un hombre de Neandhertal poseia más cultura que cualquier papanata internáutico de este basurero mundial.

    El opio de la cultura impide ver cara a cara los problemas reales de nuestro tiempo.

  12. Carlo Frabettti

    A FEDEPOBRE
    Evidentemente. Y si no definimos bien lo que entendemos por «democracia» y «libertad», también nos dan gato por liebre continuamente. Martí dijo que solo la cultura nos hace libres, y yo creo que la frase vale también a la recíproca: solo es verdadera cultura la que nos hace más libres.

  13. Fedepobremarx

    A Carlo:

    Está bien rezar y orar con oraciones profanas como las del poeta revolucionario José Martí, pero ello no es más que una cita célebre que como consigna no está nada mal, pero ayuda poco para entendernos qué es la cultura que nos ayuda a generar más libertad. Pues, hay culturas (¿hace falta poner ejemplos como la islámica, la católica, la judía,…: eso dentro de la esfera de las religiones de un libro único y presuntamente sagrado) que más que crear esferas de libertad lo que pretende es sujetar a los sujetos a su dominio más absurdo y totalitario.

    Y añadir el adjetivo verdadero a un sustantivo tampoco ayuda mucho sino se sabe qué significa verdadero o cultura.

  14. Desde la firmas del Concordato con el Estado Vaticano el 27 de agosto de 1953 y de los Pactos de Madrid pocos días después (23 de septiembre de 1953), el sangriento dictador que es padre espiritual del PP aseguró su permanencia en el poder y España, a partir de entonces, ha sido un país formalmente intervenido por USA en los asuntos políticos, militares y económicos y por el Estado Vaticano en los ámbitos culturales y administrativos.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: