Bucarest: ¿qué sucede, qué no, y qué puede pasar en Rumania?

PROTESTAS CUMPLEN UNA SEMANA: Desde hace una semana los ciudadanos toman las calles de Bucarest y otras ciudades para protestar contra la corrupción y el Gobierno.

La decisión del Gobierno de Rumanía de retirar el polémico decreto que legalizaba el robo y la corrupción no ha aplacado el descontento de los ciudadanos, que ya llevan ocho jornadas consecutivas de protestas, las mayores en el país desde la caída del régimen de Nicolae Ceaucescu, en 1989.

En este artículo, tratamos de responder a las principales cuestiones que han llevado a miles de rumanos a tomar las calles durante una semana para exigir responsabilidades al Ejecutivo rumano.

¿Quién gobierna en Rumanía?

El Partido Socialdemócrata (PSD) ganó las elecciones parlamentarias, celebradas el pasado 11 de diciembre, con un 45,2% de los votos. Sin embargo, su líder, Liviu Dagnea, quedó excluido del cargo de primer ministro debido a una condena a dos años de cárcel en suspenso por fraude electoral, lo que le inhabilitaba para el puesto, según las leyes del país.

Así, a finales de diciembre, el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, quien tiene la facultad de aceptar o vetar a los candidatos, designó como primer ministro al socialdemócrata Sorin Grindeanu, tras rechazar la propuesta de la candidata musulmana Sevil Shhaideh.

Manifestantes encienden la luz de sus móviles durante una de las protestas contra el Gobierno / 5 de febrero de 2017Stoyan NenovReuters

Una semana después, el Parlamento ratificó el nombramiento de Grindeanu gracias al apoyo de la Alianza de Liberales y Demócratas (ALDE), partido con el que el SPD gobierna en coalición Rumanía. Entre ambos, ocupan 250 de los 465 escaños del Parlamento.

¿Qué ley ha originado las protestas?

El pasado martes, el Gobierno aprobó por vía de urgencia un decreto ley que despenalizaba los casos de corrupción cuyo daño fuese inferior a 44.000 euros. Además, esta modificación penal iba acompañado de un indulto a 2.700 presos por delitos menores, también por corrupción, y que el Ejecutivo justificó por la necesidad de vaciar las abarrotadas cárceles rumanas.

Tanto los partidos de la oposición como el presidente del país, así como la magistratura, la Fiscalía Anticorrupción, la Comisión Europea y algunos países europeos como Alemania y Francia, criticaron duramente el decreto, que además no figuraba en el programa electoral del SPD.

¿Cuál fue la reacción de la ciudadanía?

La decisión provocó un descontento masivo y desató una ola de protestas de los ciudadanos, frustrados con el Gobierno. Desde el martes, miles de personas han tomado las calles de Bucarest, así como de otras ciudades rumanas, al grito de «ladrones» y «traidores». Se trata de las manifestaciones más fuertes que vive el país desde la caída del régimen comunista, en 1989.

Manifestación en Bucarest para exigir la dimisión del Gobierno / 6 de febrero de 2017Stoyan NenovReuters

Hay que tener en cuenta que uno de los beneficiados de la despenalización era el propio Dragnea, el líder del SPD, condenado por ofrecer un soborno en 2015 valorado en 24.000 euros.

El gobierno rectifica, ¿por qué no han cesado las movilizaciones?

Los manifestantes recibieron el apoyo del presidente Iohannis, lo que fue calificado automáticamente por el primer ministro Grindeanu como «intentona golpista», y del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude-Juncker, quien afirmó que «la lucha contra la corrupción debe ser reforzada».

Así, cuatro días después del inicio de las manifestaciones, el Gobierno se vio obligado a anunciar la retirada del polémico decreto. El primer ministro aseguró que no quería que la sociedad rumana se dividiera y que negociaría con la oposición un nuevo proyecto de ley que cuente con el máximo respaldo posible.

Sin embargo, la rectificación no ha servido para aplacar el descontento de los ciudadanos, que continúan manifestándose cada noche en la capital y otras ciudades para exigir la dimisión del Ejecutivo y repetir las elecciones, algo que se niega a hacer el PSD, que califica las reivindicaciones como un pretexto para forzar el cambio del poder.

COMUNICADO DEL PARTIDO SOCIALISTA RUMANO (PSR)

Comunicado

El Partido Socialista Rumano, entendiendo la frustración acumulada durante 27 años de robo a través de las políticas y decisiones promovidas por todos los gobiernos, parlamentos y presidentes de Rumania, con la complicidad condenable de fiscales y jueces, constata, con satisfacción, que un número apreciable de rumanos se atreven a expresar su deseo de lucha contra los corruptos y la corrupción.

Sin nada que decir en contra de la libre expresión de los ciudadanos, que tienen motivos de sobra para protestar frente a todas las desgracia que han caído durante estas décadas sobre Rumania, llamamos la atención sobre el hecho de que existe un gran peligro de que el resultado de las manifestaciones se vuelva contra ellos, de que los manifestantes de buena fe se conviertan en víctimas de los grandes grupos de presión cuyos intereses son contrarios a los de la mayoría del pueblo rumano.

El Partido Socialista Rumano quiere cumplir con su deber de informar a los manifestantes de que los más afectados por las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno son las compañías multinacionales que, desde este momento, tienen que aumentar el salario mínimo a 1450 lei e, implícitamente, pagar más impuestos al estado por la cantidad pagada. Al mismo tiempo, quienes dirigen las grandes corporaciones, en general extranjeros, tienen ingresos muy altos y estarán, a partir de ahora, obligados a pagar la Contribución a los Seguros de Jubilación y Paro (CAS) y la Contribución al Sistema Sanitario (CASS), impuestos que, hasta ahora, tenían un límite máximo de cinco veces el salario mínimo de la economía (*) !Atención! De esta exención de pagar los impuestos integrales CAS y CASS se beneficiaban igualmente, junto a otros, los magistrados, jueces y fiscales, al igual que los trabajadores de los servicios de información.

Además, las compañías extranjeras, siendo conocido su ánimo de defender sus ventajas, están obligadas a reaccionar también contra las medidas por las que son aprobadas facilidades sustanciales a los jóvenes empresarios, lo que llevará al desarrollo del capital autóctono (**).

En consecuencia, siendo bien conocido que, en general, los beneficios de las multinacionales se traduce en pérdidas de sus empleados y, de forma indirecta, de la mayoría de los rumanos, pues sus ganancias nacionales son transferidas sin vergüenza a sus países de origen o paraísos fiscales, el PSR insiste en que los manifestantes tienen que asumir el riesgo de descubrir que, más tarde o más temprano, el supuesto éxito de las protestas va a volverse contra ellos.

Siendo también conocido el hecho de que las instituciones europeas y las embajadas de determinados estados en Rumania están interesados en quedarse y apropiarse de parte de la riqueza de todos los rumanos, el Partido Socialista Rumano llama la atención sobre el peligro externo que se amplifica por la internacionalización de los problemas internos, incluso por por el que se llama Jefe de estado, Klaus Werner Iohannis, el presidente de„mi partido”, de „mi Gobierno” y de „mi Parlamento”(***) y de los títeres que corren con sus quejas en las “altas cancillerías” y que no hacen otra cosa que confirmar el estatuto de colonia europeo-norteamericana de Rumania.

PDR pide a todas las personalidades e instituciones que, en lugar de instigar y coordinar las acciones para no respetar la voluntad de la mayoría, pongan fin a la manipulación de “mis rumanos de la calle” y aseguren las condiciones legales de funcionamiento del Parlamento y del Gobierno, únicas instituciones implicadas constitucionalmente en la función de legislar.

Al mismo tiempo, no podemos mas que constatar que el actual gobierno y los parlamentarios de la coalición parlamentaria que lo apoyan son víctimas también de las políticas promovidas por sus partidos en los últimos 27 años. Como afirma el dicho popular, “quien siembra vientos recoge tempestades”.

Para terminar, el Partido Socialista Rumano hace un llamamiento al Gobierno, al Parlamento, a todos los partidos que lo forman, pidiéndoles que tengan cuidado con lo que hacen porque, !no dentro de mucho tiempo serán obligados a pagar las consecuencias! Es algo que concierne a todos los rumanos.
Comité Director del P.S.R.****

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Lo mismo que aqui vamos

    Lo mismo que aqui ,,,,donde nadie protesta por la corrupcion e impunidad que saquea el pais ..

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: