BRASIL. El dirigente socialdemócrata Lula da Silva condenado a 9 años por corrupción

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado este miércoles a 9 años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

En concreto, Lula fue hallado culpable de aceptar sobornos de la constructora OAS por US$1,1 millones, un monto que fue invertido en la reforma y amueblado con piezas de lujo de un apartamento triplex en la localidad costera de Guarujá, en el estado de Sao Paulo.

Lula, de 71 años, siempre negó los cargos y se considera víctima de una caza de brujas. Ahora tiene derecho a apelar la sentencia.

La sentencia fue dictda por el juez Sergio Moro, quien señaló que la razón para no ordenar el arresto inmediato del mandatario para que apele en libertad es «evitar ciertos traumas».

En cualquier caso, la sentencia de Moro, encargado de las investigaciones sobre la trama de corrupción conocida como «Lava Jato» (autolavado, en portugués), es histórica: por primera vez un expresidente de Brasil es condenado por corrupción.

El caso, que inició alrededor de la petrolera estatal Petrobras, ha acabado salpicando a políticos y poderosos empresarios de Brasil.

Dilma Rousseff, la sucesora de Lula, fue sometida a un juicio político y destituida en agosto de 2016 por normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal.

Desde entonces gobierna quien fuera el vicepresidente de Rousseff, Michel Temer, que actualmente enfrenta cargos por corrupción pasiva.

Hace tan solo dos semanas, Moro sentenció a 12 años de prisión a Antonio Palocci, un influyente ministro durante los gobiernos de Lula y Rousseff, también por corrupción.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Resulta más que evidente lo que pasa en el mundo, pero casi nadie se quiere dar cuenta.

    Ya en los años setenta se empezó a poner de actualidad que la corrupción era una gangrena necesaria para abortar cualquier tipo de democracia popular o socialista. Y desde entonces unos por listos y otros por muy tontos han sabido zarandear el árbol semántico de las corruptelas para imposibilitar de raíz los proyectos sociales de hacer de la economía mundial una cuestión democrática fundamental.

    Lo demás ni es democracia ni ostias en vinagre.

    No hay recursos suficientes para universalizar a escala planetaria el consumo suntuoso y obsceno (o sea: lo que realmente está fuera de la escena: lo que no se puede ni se debe ver) de las élites criminales dominantes.

    La única democracia real será aquella que ponga eso como primer axioma del funcionamiento político.

    Por otra parte si esos SUPERHOMBRES son los que realmente son los que son HUMANOS, demasiados HUMANOS, entonces qué naturaleza humana es la que comparte en tanto que deseos realizados y satisfechos (para Spìnoza: el deseo es la esencia verdadera de ser humano) un ser del quinto mundo que es mujer pobre, miserable, hambrienta, desocupada, superexplotada, hipernegada, etc.

    Y llamar democraCIA a regímenes criminales que niegan la sal y la vida a miles de millones de seres humanos es algo más que una estafa semántica.

    Los socialdemócratas han huido del comunismo como de la peste, por lo tanto se han corrompido con la calderilla que les ha regateado este sistema criminal.

    Por qué condenan a Lula y no a los otros presidentes brasileños que eran mil veces más corruptos que él. Porque ellos: 1º supieron esconder, camuflar sus regalías en los laberínticos paraísos fiscales, y 2º ellos nunca quisieron realmente la democracia laboral y económica, y el electorado de Lula sí que soñó con ella.

    Por qué no salen en Francia, España, Portugal de seres tan corruptos como Miterrand, Soares o Felipe González. Muy fácil: porque ellos no traicionaron realmente a sus amos. Y supieron camuflar sus dineros de mil maneras diferentes.

    Lula, el pobre, no quiso ser Fidel por miedo a que lo tumbase un golpe de Estado de la democraCÍA yanqui y deja la política como un pobre diablo de la Escuela GALega de la socialdemocraCIA euro(€)pea.

  2. Fernando Martínez

    Golpes Militares,golpes Parlamentarios,Invasiones,Asesinatos de Patriotas,y ahora Golpes Judiciales.Tenemos que reconocer la brillantez y alta intelectualidad de la Burguesía.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: