BRASIL. Asesinado de tres balazos el activista del MST y militante del PT Márcio Matos Olivera

Tenía 33 años el joven activista del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) Márcio Matos Oliveira, cuando fue asesinado la noche del miércoles. Tres balas disparadas por un grupo de desconocidos acabaron con su vida, delante de su hijo de seis años, en su domicilio rural en Boa Suerte, Iramaia, Estado de la Chapada Diamantina.

Además de pertenecer al MST, el infortunado también pertenecía al Partido de los Trabajadores (PT), del líder Luiz Inácio Lula da Silva. El activista asesinado desempeñaba funciones como secretario de Administración del municipio de Itaeté.

El grupo de desconocidos llegó a la residencia de Oliveira en una motocicleta y huyeron, luego de realizar los disparos. Las autoridades dan por hecho que no se trata de un intento de robo.

El coordinador del MST, del estado de Bahía, Evanildo Costa, expresó que «no tenemos sospechas sobre los motivos del crimen (…) él no venía recibiendo amenazas de nadie ni había participado en recientes ocupaciones de tierras del MST».

Por su parte, el coordinador regional de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), una comisión del Episcopado de la Iglesia Católica, Claudio Dourado, insinuó que el crimen podría estar vinculado como respuesta violenta en contra del dirigente quien rechazaba la condena a Lula da Silva, porque actualmente no existen grandes conflictos por tierras en la región.

Dourado afirmó: «Creo más en la hipótesis de que el crimen tuvo como motivo asuntos políticos e ideológicos (…) Matos era una persona muy actuante en esa área y siempre fue muy combativo».

Obviamente, también desde el PT se han pronunciado. Además de expresar sus condolencias para amigos y familiares, exigió a las autoridades el esclarecimiento del crímen. Así lo expresó mediante un comunicado: «El Partido de los Trabajadores ha recibido con profundo dolor e indignación la noticia del brutal asesinato de su compañero Márcio Matos (…) el PT espera que haya un rápido escrutinio de este crimen y que los responsables sean castigados».

Brasil constituye uno de los países más peligrosos para los campesinos, al menos 65 personas fueron asesinadas por estar involucrados en la defensa de tierras solo en el 2017, mientras que en el 2016, en medio de conflictos de este tipo, 61 fueron las víctimas registradas, según datos de la Comisión Pastoral de la Tierra. «Brasil está eliminando, de forma sistemática, las personas que lucha por la tierra», indica el informe de la comisión católica.

El caso de Márcio Matos Oliveira se asemeja al asesinato del líder campesino Fábio Santos, de la misma organización, quien fue asesinado hace cinco años al recibir 15 impactos de bala, delante de su hijo y su esposa.

Matos era considerado uno de los principales dirigentes del MST en Bahía, fue coordinador regional del Movimiento en ese estado e integraba la ejecutiva nacional.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: