BLACK FRIDAY. Si el consumismo es la piedra angular del capitalismo, boicotearlo es nuestra herramienta de defensa

Traído (faltaría más) desde EE.UU, el próximo viernes se nos presenta como el día de la felicidad consumista. Manadas de gentes abarrotarán centros comerciales buscando un pecio barato y confirmando una ideología que nos atrapa pero que alimentamos. Las imágenes de las peleas por un producto, de los empujones, tiras y aflojas… no parecen ser lo más conseguido de la especie. Por eso, las personas que no participamos de ese enloquecimiento programado, por nuestro desprecio al sistema económico que nos aplasta, tenemos en el boicot y en la difusión armas para indicar que hay otra forma de entender la vida (y también las compras), una herramienta para esta semana que entra. No importa que ellos sean más, cada email, charla familiar, de amigos, whatsapp o telegram llamando al boicor, será una pequeña gran victoria. Un NO entre las gentes conscientes al dichoso Black Friday, es algo que deberíamos hacer de un modo organizado. Ellos tienen todos los medios para lo contrario, pero no saben que un grano de arena puesto en el lugar correcto puede detener la maquinaria más sofisticada.

El lee y DIFUNDE es imprescindible.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Pedro el Romano

    Lo que ocurre también es que todos deberíamos tener acceso a todos los productos sin necesidad de acudir apresuradamente a comprar ofertas. Al rico le da igual el Black Friday, compra con comodidad cualquier día del año cualquier producto, y así debería ser en verdad para todos los ciudadanos. Si hubiese mucha menos diferencia entre los mayores y menores poderes adquisitivos, y también si solamente consumiésemos lo que nos fuese realmente necesario, se acabaría con ese histerismo, que no afecta a los ricos. Es decir, desigualdad + consumismo = histerismo = injusticia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*