BIRMANIA (Myanmar). Soldados reconocen genocidio contra la etnia rohingyas por ser musulmanes

Soldados del Ejército de Myanmar admitieron por primera vez su participación en la masacre de miembros de la etnia rohingyas. En un testimonio grabado en video por una milicia rebelde, dos miembros del Tatmadaw, el ejército de Myanmar, hablaron sobre el cumplimiento de órdenes superiores para exterminar a hombres, mujeres y niños rohingya antes de enterrar los cuerpos en fosas comunes.

Es la primera vez que miembros de las Fuerzas Armadas del país admiten asesinatos en masa a la etnia musulmana desde que empezó la represión contra ellos en 2017, campaña que la Organización de las Naciones Unidas ha catalogado como un genocidio. Al menos unas 200 aldeas han sido exterminadas desde 2017. 

La persecución, violación de sus derechos humanos y asesinatos han obligado a unos 730.000 rohingya a huir hacia la vecina Bangladesh. Myanmar es de mayoría budista y la persecución a los musulmanes tienen precisamente motivaciones religiosas.

El soldado Zaw Naing Tun estuvo involucrado en ataques a 20 aldeas rohingyas
El soldado Zaw Naing Tun estuvo involucrado en ataques a 20 aldeas rohingyas

Asesinatos y fosas comunes

En su testimonio en video, Pvt Myo Win Tun, un soldado del 565° Batallón de Infantería Ligera, admitió haber cumplido órdenes de «disparar todo lo que pueda ver y todo lo que escuche» antes de arrojar 30 cuerpos cerca de una torre de telefonía celular.

«Antes de dispararle a las mujeres musulmanas las violamos. Hubo cabos, sargentos y oficiales que violaron mujeres musulmanas. Yo también violé una vez», añadió.

«Les disparábamos en la frente y los pateábamos dentro de las fosas comunes», continuó diciendo el soldado quién aseveró que fue el coronel Than Htike quien ordenó «exterminar a todos los rohingyas».

Otro testimonio del soldado Pvt Zaw Naing Tun del 353° Batallón de Infantería Ligera también da cuenta de crueles violaciones y asesinatos en masa.

«Nosotros (una unidad de al menos 80 soldados) acabamos con unas 20 aldeas musulmanas», relató. «Teníamos que matar a todos, independientemente de si eran adultos o niños».

Él también fue testigo de cómo sus compañeros abusaron sexualmente a las mujeres antes de asesinarlas brutalmente y tirarlas en fosas comunes. Admitió además que él secuestró a 10 víctimas atándolas con cuerdas para posteriormente matarlas y arrojarlas en otra tumba común.

Estos testimonios hacen eco de los brindados por testigos presenciales y sobrevivientes de las masacres, y podrían ayudar en los procesos que se llevan adelante en la Corte Penal Internacional. El alto tribunal ha celebrado una serie de audiencias para determinar si los oficiales militares cometieron delitos contra los rohingyas.

«Esta es la primera vez que los soldados de Myanmar avanzan de esta manera», dijo a NBC News Matthew Smith, director ejecutivo de Fortify Rights, un grupo de derechos humanos. «Esta es la grieta en la armadura de la impunidad en la historia de la campaña del ejército de Myanmar contra los rohingya y otras nacionalidades étnicas».

Los dos soldados confesos huyeron de Myanmar el mes pasado y han sido transportados a La Haya, donde está la sede de la Corte, según publicó The New York Times.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: