ARLEEN RODRÍGUEZ DERIVET. El arma secreta que paró el golpe

Todo empezó con una mentira (ya se sabe que la verdad es la primera baja): En un video colgado en las redes, el autoproclamado Guaidó, filmado en la madrugada, con un tímido Leopoldo López detrás y un servil militar a su costado, convocaba a sus seguidores a la base militar La Carlota, donde hacía creer que se encontraba.

En cuanto salió el sol y las cámaras hicieron una panorámica, la verdad quedó expuesta: junto a Guaidó y al prófugo López, sólo un puñado de personas, muy pocos de ellos uniformados. Y todos ubicados en el elevado de una autopista, el tan mentado distribuidor Altamira. Nunca entraron a La Carlota.

La presidenta de Telesur, Patricia Villegas, lo había advertido en uno de los primeros twits de la dramática jornada: “En el interior del país la cotidianidad se impone. Será un día de noticias, de fake, de rumores.” CNN en español y la visceralmente antichavista NTN24, se encargarían de confirmar su aviso, con una matriz sostenida de apoyo a los golpistas. 

Ni qué decir de los twits de Bolton y los presidentes latinoamericanos que se le han subordinado, desde Colombia, Argentina, Perú o Panamá.

Pasarán las horas, pasarán los hechos y se impondrá el análisis de lo que ocurrió exactamente desde la madrugada a todo lo largo de este 30 de abril en Caracas, todavía en tensión, donde una de las primeras notas esclarecedoras llegó con la imagen de un joven militar confirmando que algunos de ellos fueron convocados hasta Altamira bajo engaño.

Por lo pronto ya puede afirmarse que hoy hemos visto terrorismo mediático y político, haciendo de las suyas en tiempo real. Por suerte existe Telesur y abunda la dignidad en las mismas redes sociales que la reacción utiliza para desestabilizar.

También existen una historia y un liderazgo de los que aprender a la hora de enfrentar la guerra multidimensional que, no nos engañemos, está lejos desaparecer. Si el adversario usa todas las armas, hay siempre algunas que no conoce.

John Bolton, el mentiroso patológico, que hoy se mostró como director del golpe tras bambalinas, seguramente nunca entendió lo que Fidel le dijo hace 17 años, a propósito de su colosal mentira sobre Cuba. El 10 de mayo de 2002, el Comandante invicto escribió:

“Desde el punto de vista político, vivimos en una época en la que hay y habrá cada vez armas más poderosas que cualquiera de las nacidas de la tecnología: las armas de la moral, la razón y las ideas. Sin ellas ninguna nación es poderosa; con ellas ningún país es débil.”

 

(Cubadebate)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. angelaJUSTICIERA

    Maduro y Venezuela Bolivariana y Chavista nos ha dado una maravillosa lección a tod@s en estos días.

    Muchos le piden a Maduro y a la Revolución mano dura contra los golpistas. Sin embargo, como muy bien escribió y dijo en numerosas ocasiones Fidel CASTRO:

    “Desde el punto de vista político, vivimos en una época en la que hay y habrá cada vez armas más poderosas que cualquiera de las nacidas de la tecnología: las armas de la moral, la razón y las ideas. Sin ellas ninguna nación es poderosa; con ellas ningún país es débil.”

    Y la Venezuela ha sabido dar con Maduro una lección moral y ética inolvidable: ya que ha sabido saber parar los golpes con autocontrol y responsabilidad.

    Los enemigos de la libertad política -los perros (guayDOG) del imperialismo putiyanqui – han asesinado a cada paso que dan a la verdad. La revolución con paciencia y con apoyo popular ha sabido desmontar sus mentiras.

    Debe de saber actuar para no caer en las falsas argucias de esos canes imperialistas, y, por ahora, debe de saber adelantarse a sus jugadas de trileros del póker.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: