ARGENTINA no pagó a los acreedores y entró en «default»

Este viernes se venció el plazo para que el país pagara US$503 millones en intereses a un grupo de sus acreedores privados con bonos bajo legislación extranjera.

Al no pagar y tampoco cerrar un acuerdo de reestructura o canje de deuda con sus bonistas, Argentina entró en lo que se llama un «default selectivo».

¿Qué significa?

Que una parte de su deuda externa -esos títulos que quedaron impagos- entró en cesación de pagos. Pero no así el resto de su deuda pública, que en total supera los US$320.000 millones (cerca del 90% de su Producto Interno Bruto, PIB).

Si bien existe un consenso entre los economistas de que un default selectivo es una cuestión «técnica» -algunos lo llaman un «default light o blando«-, no deja de tener consecuencias negativas para un país.

La primera es que abre las puertas a una posible complicación judicial si los tenedores de bonos soberanos argentinos deciden acudir a la justicia y reclamar su pago, sobre la base de que Argentina no es un pagador confiable.

La segunda consecuencia es que se activan los llamados «seguros contra default» (CDS por sus siglas en inglés), que suelen estar en manos de fondos especulativos (comúnmente conocidos como «fondos buitre»).

 

BBC

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar