Apunten esta fecha: Sábado 3 de diciembre. Las MARCHAS DE LA DIGNIDAD convocan

 

Tras más de dos años repletos de citas electorales y de ilusiones acerca de que votando a una determinada opción política se resolverían los problemas de la clase obrera y del pueblo trabajador hoy aparece con claridad que, por ahí, no hay salida.

Un “nuevo” gobierno del PP (PPSOEC’s) se prepara para perpetrar el nuevo crimen social. Lo nuevo es su gran debilidad para enfrentar la situación de mayor inestabilidad política que se ha conocido desde el final de la Dictadura.

Tras la tragicomedia de Pedro Sánchez, al PSOE le queda cada vez menos fuelle para seguir representando la farsa de disfrazarse con lenguaje izquierdista, para después, siempre, llevar a cabo las políticas sociales más duras y la represión más feroz, guerra sucia incluida.

Cuando la crisis arrecia y los mandatos de la UE y el FMI son más imperativos que nunca, no vale – como demostró Syriza – otra estrategia que prepararnos para confrontar con la Troika y a quienes pretenden negarnos los derechos.

Un gobierno en minoría parlamentaria pretende descargar sobre el pueblo trabajador nuevos recortes sociales, drásticas medidas contra las pensiones públicas, mantener y reforzar las reformas laborales, etc. Este ejecutivo busca la forma de robar al pueblo los miles de millones de euros que exige la UE para asegurar los beneficios de la gran banca y las multinacionales. Y su “inestabilidad” proviene de tratar de hacerlo sobre un pueblo que ya está viviendo situaciones límite y que no está dispuesto a tolerar más empujones hacia el abismo. Las ya precarias condiciones de vida de millones de personas no aguantan ni un recorte más.

No vamos admitir ni un recorte social más en lo público, ni que peligren las pensiones, ni que sigan degradando las relaciones laborales. Muy al contrario, queremos organizar la fuerza necesaria para recuperar lo que nos han robado y precarizado.

Frente a nuestras poderosas razones y a nuestra voluntad de lucha responden con la represión. Las abultadas peticiones fiscales, las distintas leyes, como la “Ley Mordaza” o las “antiterroristas” que les sirven para acusar y encarcelar a quienes luchan, que les sirven para suprimir derechos y libertades. A medida que las sentencias criminalizan, las cárceles se llenan y las multas arrecian, se muestra con mayor claridad la herencia de la Dictadura que impregna las instituciones surgidas de la Transición, empezando por la Monarquía. Por ello, urge levantar de nuevo el clamor colectivo por la AMNISTÍA y LIBERTAD de todos las presas y presos por luchar (Alfon, Bódalo, Nahuel, etc) que son presos políticos porque están en la cárcel por luchar por reivindicaciones obreras y por los derechos.

Es hora de tomar la iniciativa. Hay que crear en cada pueblo y en cada barrio Comités de Marchas que coordinen y fortalezcan las luchas diversas de empresas, por la vivienda y contra los desahucios, por los servicios públicos, etc. para construir nuestro propio poder.

Las Marchas de la Dignidad preparamos así, construyendo la unidad en la lucha, la movilización general que el próximo 3 de diciembre tendrá lugar en todos los territorios del Estado español. Somos conscientes de que el 3 de diciembre será sólo un primer paso y tenemos la voluntad de dar continuidad a la lucha.

 

Ni recortes sociales, ni reformas laborales. NO AL PAGO DE LA DEUDA

Contra la represión, AMNISTÍA

Ni CETA, ni TTIP

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. No, la lucha no es el único camino.

    La lucha es una de las cosas que hay que hacer, es imprescindible, pero no es lo único. Hay que hacer más.

    La segunda cosa imprescindible que hay que hacer es construir. La casta y sus secuaces políticos no van a cambiar esta sociedad. ¿Qué fuerza tenemos para exigirles que cambien nada? Con los que somos hoy, con los que podemos ser a corto plazo, no nos acercamos, ni de lejos.

    Lo que queramos que sea nuestra sociedad lo tenemos que construir nosotros.
    Así que es necesario organizarnos, sí, pero también para construir.

    Y si estamos organizados, si somos suficientes, podremos plantearnos opciones más innovadoras -de acción- en otros frentes. Para debilitar al Régimen. Para mejorar nuestras posibilidades.

  2. Las herramientas para un cambio radical de la sociedad están experimentadas suficientemente en nuestro país y no son otras que las ideas fuerza del anarquismo…acción directa, apoyo mutuo y autogestión.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: