ÁNGELA AGUILERA. Sobre la situación de la sanidad pública en Andalucía tras los gobiernos del PSOE y el PP

Sobre la situación de la sanidad pública en Andalucía tras los gobiernos del PSOE y el PP

No les ha bastado. Su plan sigue adelante sin que se les haya pasado por la cabeza, nada más que por vergüenza, que sus recetas son más lesivas que nunca, que si la sanidad pública, universal y gratuita era un derecho universal, ahora con el COVID19 encima de la mesa, es además el mejor escudo para un virus que ha convulsionado al mundo. Lo que está pasando en Andalucía desde que el PP, Ciudadanos y el ‘sidecar’ de la ultraderecha de VOX llegaran a la Junta, es una estafa y un desastre para la salud de los andaluces y andaluzas. Aunque, desgraciadamente, este Gobierno de las derechas solo ha puesto el acelerador a una política de privatización que el PSOE andaluz, puso en marcha hace muchos años, para en la última década debilitar nuestro sistema sanitario andaluz a base de recortes austericidas.

Al PSOE, al que nunca le tembló el pulso para llenar las arcas de empresarios privados como Pascual con sus famosos y vergonzosos conciertos, no debe de serle ajena las políticas del PP, el que  sin ningún pudor, con miles de muertos en nuestro país, con el mayor número de profesionales sanitarios infectados en una comunidad autónoma, se atreve a externalizar quince especialidades médicas de catorce municipios de la provincia de Cádiz. Sí. Otra vez con Pascual. Así es su forma particular de expresar el agradecimiento del gobierno andaluz a los profesionales sanitarios que han batallado cuerpo a cuerpo  frente al virus, sin medidas de seguridad adecuadas, y en muchos casos sin recursos suficientes. Menos aplausos, menos estatuas y más inversión y contrataciones dignas.

La provincia de Cádiz, se ha convertido en el banco de pruebas de un modelo que ya ha destinado 452 millones de euros a la sanidad privada, y ha supuesto un incremento en el último presupuesto de sanidad en un 10% para la financiación de los conciertos con las empresas sanitarias privadas, y que ahora dedica 380 millones de euros más para Clínicas Pascual.

Moreno Bonilla y sus socios de Gobierno, ponen la guinda a un pastel que se han ido repartiendo y que han dejado diezmado tal y como ha quedado demostrado con esta pandemia. Porque no nos olvidemos que desde 2009 hasta hoy, el porcentaje del PIB destinado a la sanidad andaluza ha sido recortado casi 1%, del 6,9% al 6%. Y un 1% del PIB, en Andalucía, son muchos millones: 1.700 millones para ser exactos. ¿Cuántos profesionales de la sanidad hubiéramos podido tener contratados con ese dinero? ¿No hubiera sido nuestra sanidad mucho más fuerte con una mejor financiación para amortiguar la pandemia?

Y sí, lo dejábamos claro más arriba: venimos de una década en la que el PSOE maltrató a “su” joya de la corona, la sanidad, que ha ido aguantando gracias a los trabajadores y trabajadoras desde la primera hasta el último.  Con la salud de los andaluces y andaluzas no se juega, con la salud y la dignidad de los profesionales sanitarios que han estado en primera línea jugándose la vida por salvarnos a todas y a todos, tampoco; mirar hacia otro lado cuando la sanidad privada de esta tierra no ha estado a la altura de esta crisis y en lugar de arrimar el hombro, ha sido capaz de despedir y acogerse a ERES en plena pandemia, tampoco tiene nombre.

Menos aplausos, señor Bonilla, menos crespones negros y menos hacer negocio con un bien básico, y más vida y más dignidad. Para nuestros sanitarios y sanitarias y para todas las andaluzas y andaluces. Y para ello no hay más que blindar nuestra sanidad pública. Esa es la propuesta de Adelante:  Andalucía necesita un plan de choque en inversiones para sanidad. Necesita cuidar a sus médicas y a sus enfermeros, pero también al personal de limpieza, de mantenimiento o gestión. No puede ser que nuestros profesionales se tengan que ir de Andalucía porque las condiciones laborales sean insoportables.

Y para eso hacen falta recursos. Necesitamos un suelo de gasto del 7% del PIB en sanidad. Pero también una gestión del SAS eficaz y eficiente, que priorice la salud de los y las pacientes. No puede ser que, mientras que el servicio público empeora, unos cuantos aprovechen para hacer negocio.

Hay que obligar, por ley, año tras año y presupuesto, que al menos el 7% del PIB andaluz vaya destinado al Sistema Sanitario Público de Andalucía, para garantizar la solvencia del mismo. Garantizando, además, unos suelos de gasto del 20% en Atención Primaria y del 2% en Salud Pública dentro de la financiación dedicada al Sistema Sanitario Público de Andalucía.

La derechona andaluza va a pasos agigantados al desmantelamiento de los servicios públicos andaluces. El decreto de mejora y simplificación de la regulación para el fomento de la actividad productiva, conocido como decretazo que acaba de facto con el control  público y medioambiental de los proyectos urbanísticos, industriales etc, supone un retroceso a las políticas desregulatorias y especulativas del ladrillazo de los 90 de Aznar. La nueva Ley del suelo es una apuesta decidida por un modelo suicida  que pondrá a disposición de la inversión privada los recursos y el futuro de las próximas generaciones de andaluzas y andaluces, agravando la crisis climática y energética. Por si fuera poco los filofranquistas imponiéndose sobre los derechos reproductivos de las mujeres o subvencionando la tauromaquia mientras, eso sí, no se distinguen los unos de los otros homogéneamente  conjurados en lo económico. Lo sagrado no se toca, la tasa de ganancia, es la tasa de ganancia.

Y por si fuera poco, será lo más rancio y casposo del espectro político nacional-españolista el destinado a regir la comisión de reconstruccción andaluza post covid19, la última pantomina del gobierno que se autoproclamó gobierno del cambio, para ser el gobierno del cambiazo.

Mucho nos tememos que la crisis post-covid sea la excusa perfecta para la perpetración de muchos desmanes contra las clases populares. La venta de nuestra sanidad, puede ser uno de ellos. Estemos alerta.

 

Ángela Aguilera es diputada por ADELANTE ANDALUCÍA en el Parlamento andaluz.

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar