AFGANISTÁN, la guerra olvidada de Washington

Aunque el Afganistán de hoy está lejos de los titulares de la prensa occidental, las cifras de muertos y atentados continúan escalando tras 17 años del conflicto iniciado por Estados Unidos y sus aliados.

El 2018 es uno de los años más trágicos en cuanto a bajas civiles, con una cifra récord de mil 692 muertes en los primeros nueves meses.

Los datos de heridos y desplazados también aumentan y Afganistán se ubica en segundo lugar, después de Siria, en la lista de países que más refugiados generan con 2,6 millones.

Los esfuerzos por restaurar la calma en esa nación centroasiática fracasan y los afganos siguen viviendo en estado de guerra desde que en 2001 Washington iniciara allí la llamada cruzada contra el terrorismo.

Desde la invasión estadounidense en 2001, Afganistán nunca había sido tan insegura como ahora. Tampoco se ve un final claro a la vista para una guerra convertida en un sangriento callejón sin salida.

INTENSIFICACIÓN DEL CONFLICTO

La espiral de violencia parece no detenerse en este territorio y con el paso del tiempo, el conflicto no solo se intensifica, sino que también se vuelve más complicado.

En los últimos años la crisis se agudizó tras los constantes enfrentamientos entre tropas gubernamentales y grupos irregulares.

Desde 2015, a los habituales choques entre el gobierno -apoyado por Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)- y el movimiento Talibán se le añaden las acciones del denominado Estado Islámico (EI).

Esta organización extremista ha reivindicado algunos de los ataques y atentados más letales contra objetivos civiles.

En este escenario, lejos de fortalecerse, el gobierno afgano pierde influencia en el país frente a los talibanes que controlan más terrenos que en ningún otro momento desde la caída de su régimen.

Un informe reciente de la oficina del Inspector Especial General para la Reconstrucción de Afganistán (Sigar, por sus siglas en inglés), órgano dependiente del Congreso norteamericano, precisó que Kabul solo controla el 55,5 por ciento del territorio nacional, el nivel más bajo en tres años.

Los talibanes no parecen estar enfrentando dificultades mayores a pesar de la supuesta estrategia de presión impulsada desde Washington.

Precisamente los cuestionamientos sobre la efectividad de las incursiones militares del Pentágono y su falta de claridad política a la hora de tratar el tema afgano son algunos de los factores que mencionan los expertos como responsables de la perdurabilidad de conflicto.

Si bien hace 10 años las autoridades afganas y estadounidenses estimaron que había alrededor de 15 mil insurgentes en el país, hoy se cree que el número supera los 60 mil.

Ni siquiera la agresiva campaña militar desplegada allí, donde Estados Unidos probó algunos de los más crueles métodos de tortura, logra poner fin a los conflictos internos.

La incapacidad de las fuerzas afganas para repeler, de manera contundente, las embestidas de los talibanes y otros rebeldes, constituye un factor determinante para explicar el punto muerto en el que está la guerra.

¿ES POSIBLE LA PAZ?

Tras cerca de dos décadas de hostilidades, casi todas las partes en conflicto en Afganistán están convencidas de la necesidad de un diálogo para lograr la paz.

Aunque existe un consenso entre las diferentes fuerzas en disputa sobre la necesidad de sentarse a negociar, la última vez que los talibanes y el gobierno de Kabul se reunieron fue hace tres años en Pakistán.

Desde entonces, los talibanes insisten en negociar con Estados Unidos, en lugar del gobierno afgano al que consideran un ‘títere’ de Washington.

Además de exigir pláticas directas con la Casa Blanca, el grupo insurgente también demanda la retirada completa de todas las tropas extranjeras del país.

Kabul, por su parte, ofrece reunirse cara a cara con los talibanes sin condiciones previas.

Así las cosas, en los últimos meses se han hecho patentes algunos esfuerzos por promover un proceso de reconciliación en la nación.

La concreción en junio pasado de un alto al fuego sin precedentes abrió una ventana de oportunidad para el proceso de diálogos, seguida por el anuncio de dos rondas de conversaciones directas entre representantes de Estados Unidos y los talibanes en Qatar.

En este sentido, destaca el llamado Formato de Moscú, una iniciativa convocada por Rusia que incluye a otros actores globales para buscar una solución al conflicto.

La conferencia internacional celebrada en noviembre en Ginebra, Suiza, y donde representantes de más de 60 naciones abordaron la temática afgana, forma parte también de los emprendimientos por el restablecimiento de la paz y la estabilidad en la nación.

En este contexto, las mayores dudas se centran, según los expertos, en Washington, que tras fracasar en poner fin a una guerra que cobró la vida de decenas de miles de afganos, ahora aboga por sentarse a negociar.

Aún así y pese a los visibles desacuerdos, muchos confían en la posibilidad de establecer, con suerte en 2019, una mesa de diálogo entre los propios afganos para tratar de saldar diferencias en pos de recuperar la estabilidad en un país devastado.

 

 (PL)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Los talibanes fueron “nuestros hijos de puta” para eliminar la influencia soviética en Afganistán…
    … y ahora … pues lo mismo que en Libia …

    The Taliban were “our motherfuckers” to eliminate Soviet influence in Afghanistan…
    …and now … well, the same thing as in Libya …

  2. PERO ES QUE TODAVIA QUEDA ALGO QUE DESTRUIR Y ALGUIEN A QUIEN ASESINAR EN AFGANISTAN?
    YO CREÍA QUE AQUELLO ERA YA ERA EL PARAMO MAS DESERTICO DE TODA ASIA Y DESPUES DE QUE LOS USA ARROJARAN AQUELLA BOMBA QUE LLAMARON LA MADRE DE TODAS LAS BOMBAS Y QUE NO PROTESTÓ NADIE.
    SI LA LLEGA A LANZAR RUSIA O CHINA LA QUE SE HABRÍA LIAO, PERO COMO LA LANZÓ EL AMO Y LOS ESCLAVOS NO DICEN NI MÚUUU PORQUE CADA VEZ QUE VIENE ESPARTACO LOS PROPIOS ESCLAVOS SE LO CARGAN PORQUE NO QUIEREN SER LIBERADOS, ESTAN MUY AGUSTITO BAJO EL YUGO Y A LATIGAZOS

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*