AFGANISTÁN. Bombardeos de Estados Unidos han causado la muerte de 466 civiles en nueve meses de este año

Un informe de la ONU revela que entre enero y septiembre de este año 466 civiles afganos fallecieron como resultados de los indiscriminados bombardeos del Ejército estadounidense en el país asiático.

Según información del mismo documento, dos tercios de las víctimas han sido mujeres y niños, lo que supone un incremento del 52% en cuanto al mismo período del pasado año se refiere.

Otra sobrecogedora revelación son las cifras facilitadas por la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) que asegura que desde el inicio de la guerra han muerto 31.419 civiles y cientos de miles han resultados heridos.

Recordar que Afganistán está ubicado en el corazón del continente asiático, en una posición estratégica que permite a quien controle el país monitorear de cerca todas las potencias nucleares de la región: China, Rusia, India y Pakistán, lleva 16 años en guerra, la más larga en la historia de Estados Unidos.

Los bombarderos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos sobrevolaron Afganistán por primera vez el 7 de octubre de 2001, bajo el mandato del entonces presidente, George Bush Jr., esto en respuesta a los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de ese mismo año.

Estas acciones militares tenían como supuesto objetivo acabar con los santuarios talibán y de Al Qaeda.

Durante este conflicto han estado presentes tres administraciones presidenciales norteamericanas -George Bush Jr., Barack Obama y Donald Trump-, aunque en el primer año de mandato de Obama (2009-2016), EEUU llegó a contar con 100.000 soldados, pero en 2012 comenzó a retirar efectivos hasta llegar a los 8.400 a finales de su gobierno, sumando los 6.600 de la Organización de Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El 21 de agosto de este año, Donal Trump, anunció un cambio de estrategia en la misión de la OTAN en Afganistán, con un refuerzo de al menos 14.000 soldados estadounidenses además de intensificar los bombardeos y de la lucha contra el narcotráfico que financia a los talibanes.

Como parte de la nueva estrategia, Trump multiplicó los gastos militares para descongestionar la enorme cantidad de armas que tienen sin utilizar, lo que representa una parte esencial de la economía norteamericana.

De acuerdo con el Centro Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Washington, la guerra en Afganistán ya le ha costado al contribuyente norteamericano alrededor de 841 mil millones de dólares.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: