Primero de Mayo en alarma: el distanciamiento más importante

Segundo número de Yunque que sale en medio del estado de alarma dictado por el gobierno a raíz de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2. Pero, sobre todo, es un número que sale prácticamente en la víspera misma del Primero de Mayo, que, desde luego, no es un primero mayo cualquiera. Y no nos referimos solo a la crisis de salud pública generada por la epidemia, sino, sobre todo, a la tremenda amenaza de salud social y laboral que se cierne sobre nuestras cabezas ante la crisis económica que se anuncia y que ya de hecho se está desarrollando a toda velocidad. A toda velocidad, sí, está actuando la dinámica bárbara del sistema capitalista… mientras, mira por dónde, el confinamiento le viene de maravilla para que, entre otras barbaridades, los parados que produce estén bien paraditos en casa.

Cuando pase el tiempo se verá cada vez con más claridad que no estamos solo en tiempos de alarma sanitaria, sino también de su utilización represivo-preventiva por parte del poder. Y se verá mucho más nítidamente el descaro de cómo el capital presiona para que se calcule a la medida de sus intereses bastardos el desconfinamiento de la fuerza de trabajo obrera y el confinamiento total de su fuerza de lucha. Muy grave esto. Cuando, como decimos, se anuncian los mayores ataques sociolaborales (que dejarán en pañales los ya vistos), ¿cómo no convencerse de que hay que ir rompiendo la parálisis en coyunturas históricas donde el tiempo se mide como nunca día a día? Así que no nos vale el “quédate en casa” y el “cuando pase esto habrá que…” No hay derecho, en fin, a que este Primero de Mayo se esté desarrollando con una lucha de clases en sentido único: el del capital contra el trabajo; y que a la clase obrera solo le quede el balcón y la virtualidad de las redes, eso sí, después de que parte de la fuerza de trabajo se haya desconfinado para ir a los centros de trabajo. Unos centros de trabajo que vete a saber qué está ocurriendo en ellos.

Unos centros de trabajo, donde desde hace demasiados años reina no pocos “señoríos feudales” amparados por contrarreformas laborales una tras otra, por lo que pocos se creen que se vayan a cumplir las normas de seguridad sanitaria y que, si no se cumplen, el obrero por su cuenta pueda presionar. Y para qué hablar de esos campos y pueblos de nuestra Andalucía donde el señoritismo feudal ni siquiera habría que entrecomillarlo, tal como se refleja en la página 5 [2] de este número.

Se entienden las dudas entre una población en general que está sometida a la presión mediática y, además, con una gran verdad que es el problema de salud pública que nadie niega. Pero no hay avance en la lucha obrera si no hay un punto de osadía por parte de sus organizaciones que se suponen que reflejan la conciencia más avanzada. Son tiempos muy duros los que se perfilan (y que ya se dan) en que se exige poner en marcha esa osadía de clase, por más pedagogía que se requiera y por más sensatez con que haya que ponerla en marcha. Por eso, y tal como se recoge en un reciente editorial de nuestra amiga web amiga Insurgente [1] , es para estar “alarmados con la forma en que un activismo -que se suponía que tenía que haber sacado más de una lección de la década anterior de luchas- está afrontando tan acríticamente todo lo relacionado con el confinamiento dictado y cómo nos lo están desescalando a medida de lo que les interesa a la gran patronal y sus guardaespaldas de los aparatos de represión.

Pero es que, además, desde la primera hora se exigía haber adoptado una actitud mucho más crítica con el confinamiento desde el punto de vista estricto de la salud pública, que acompañase a la contestación por el colapso hospitalario consecuencia de haber dejado vendida (en el sentido literal del término) al sistema sanitario de nuestro país. Efectivamente, también quedará cada vez más claro la arbitrariedad y el cinismo de un “quédate en casa” masivo sin importar las tragedias que se están desarrollando de puertas adentro, sobre todo en las familias más humildes, en vez de haber puesto desde el principio infraestructuras y materiales sanitarios al servicio de cuarentenas inteligentes y variadas que ahorren la escandalosa cifra de muertos y afectados.

Así que, tanto por la crisis sanitaria como por la gravísima crisis económica que se nos está desarrollando día tras día, había que haber aprovechado este Primer de Mayo para poner sobre el primer plano la necesidad de un control obrero del confinamiento y del desconfinamiento. Es lo que se ha pretendido, no sin grandes dificultades, por parte del sindicalismo alternativo de todo el Estado, incluida nuestra unión local del SAT, con una convocatoria exquisita en cuanto a las  normas de seguridad de “distanciamiento social” y que ha sido prohibida (ver pg.4) [2] sin base argumental. Una prohibición administrativa que pone a las claras que aquí cada vez más lo que les interesa es el aspecto represivo-preventivo del estado de alarma.

En fin, que no quepa duda de que en tiempos como los que corren hay un distanciamiento que debemos mantener y acrecentar mucho más allá de “los dos metros”. El más importante de todos: el distanciamiento de clase. Ahí hay toda una época histórica que debería separarnos sin encontrarnos más. O si no, será la barbarie (Rosa Luxemburgo).

Texto salido como editorial de la revista Yunque

 

1.-“La lucha de clases hace sonar de forma alarmante su estremecimiento (a diez días… del Primero de Mayo)”, (Insurgente, 22/04/2020)

https://insurgente.org/la-lucha-de-clases-hace-sonar-de-forma-alarmante-su-estremecimiento-a-diez-dias-del-primero-de-mayo/

2.- Revista Yunke nº 31   29 de abril 2020. (Órgano de Expresión de la Sección Sindical del S.A.T. en Navantia San Fernando.

https://view.publitas.com/elcorresponsalobrerx/revista-yunke-no-31-29-de-abril-2020-rgano-de-expresion-de-la-seccion-sindical-del-sat-en-navantia-san-fernando-la-carraca-s-7elp4bbl3ag8/page/1?fbclid=IwAR3W2FVZVM-ZPyoo_WpK3nYA_rJewFRrtGYjHUEKRP8FVj5W3o0AXGHuJ0s

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email
A %d blogueros les gusta esto: