1 de mayo, una fecha nuestra

El calendario marca un nuevo 1º de Mayo. Pese a las condiciones precarias de trabajo que soportan la mayoría de los trabajadores, y el desempleo de varios millones (con cientos de miles de familias que no reciben un solo euro para sobrevivir), el sistema ha conseguido que buena parte de la clase obrera no vea en la fecha más que una excusa para estar en familia y/o salir a tomar algo. La labor no siempre soterrada de los dos grandes sindicatos de llenar el país de «paz social» a cambio del dinero que reciben de los PGE (Presupuestos Generales del Estado) para mantener las estructuras internas, ha provocado un desclasamiento perverso.

La realidad tozuda y constante de la lucha de clases no permite cruzarse de brazos, los espacios sociales más conscientes tienen en esta fecha un elemento de lucha más que, en el caso de España, tendrá el próximo 27 de mayo con las Marchas de la Dignidad un nuevo eslabón.

Aquí no se rinde nadie. La agudización de las contradicciones de clase debe ser la razón de ser de las personas organizadas. Los millones de trabajadores que están al margen del hecho organizativo deben ser el objetivo a corto y medio plazo. Sumarlos es la tarea fundamental en esta época compleja donde la lucha no está de moda pero es vital para la supervivencia misma del mundo.

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: