Una pareja acusa al Hospital de Torrejón de Ardoz de enterrar a su bebé fallecido sin consentimiento

Un matrimonio marroquí ha denunciado al Hospital de Torrejón de Ardoz por negligencia médica y por enterrar a su hijo fallecido sin su consentimiento. La presidenta de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, Carmen Flores, ha asegurado que este caso “parece sacado de una película de terror”.

El 7 de Agosto de 2016, Fátima, embarazada de 42 semanas y con el parto programado para sólo un día después, dio a luz en el Hospital de Torrejón de Ardoz. En la madrugada del 8 de agosto el bebé muere tras no haberle podido extraer todo el meconio. Según las declaraciones de los padres en la rueda de prensa de este miércoles, el fallecimiento fue provocado por una ‘mala praxis’ a la hora de realizarle la aspiración de meconio al recién nacido y por la falta de equipamiento: “En el paritorio sólo estábamos mi marido y yo, la matrona y una enfermera” cuenta la madre del bebé fallecido.

Según un comunicado oficial del Hospital de Torrejón de Ardoz, el embarazo de Fátima, a esas alturas, era de riesgo y se debía haber provocado el parto antes, como se había recomendado. Por ello, aseguran que aunque intentaron reanimar al recién nacido por todos los medios, resultó imposible.

Al día siguiente del parto, 9 de agosto, los padres acuden a los juzgados para denunciar la negligencia médica. Desde el Hospital, aseguran que los padres solicitan en ese momento una autopsia judicial, hecho que han negado los representantes de los progenitores en la rueda de prensa. “No se ha solicitado una autopsia judicial, porque estuvimos más de un mes esperando los resultados de la autopsia clínica” explica el actual abogado de la familia, también abogado de la Asociación ‘El Defensor del Paciente’, Álvaro Sardinero.

Hasta el 27 de octubre no recibieron los resultados de la autopsia, según cuentan los padres, a pesar de mantenerse en contacto “constante” con el Hospital. Además, denuncian que ese mismo día recibieron la noticia de que su bebé había sido enterrado en el Cementerio Musulmán de Griñón diez días antes, por lo que deciden interponer una segunda denuncia haciendo hincapié en que no fueron informados en ningún momento de la situación de la autopsia clínica ni del entierro de su hijo.

Según fuentes del hospital, responsables del centro intentaron contactar con la familia en multitud de ocasiones sin obtener respuesta, y cuando lograban hablar con el padre, éste remitía a la abogada que llevaba el caso en esos momentos. En este contexto, el Hospital pide una orden judicial para poder proceder con el entierro del cadáver, puesto que el deterioro es inevitable, y esta petición es aprobada, con la condición de conservar los órganos del fallecido en formol.

Desde el hospital insisten en que se intentó informar sin éxito a los padres de que el cuerpo iba a ser trasladado al tanatorio para su posterior entierro, el día 17 de septiembre. Por el contrario, los padres aseguran que en ningún momento supieron nada ni nadie se puso en contacto con ellos. “Cuando nos enteramos de lo que habían hecho con mi hijo fuimos al hospital, queríamos ver la orden judicial que daba permiso para enterrar a mi hijo, y nadie me enseñaba nada” reclama Fátima.

El pasado 2 de noviembre, el matrimonio volvió a interponer una denuncia contra el Hospital de Torrejón de Ardoz, desde el que han emitido un comunicado este mismo miércoles en el que aseguran que el caso se resolvió “siguiendo los criterios clínicos y las indicaciones de instancias judiciales”, aportando además el burofax enviado a los padres, así como el recibo de entrega en su buzón y la licencia de enterramiento otorgada por el juez del Registro Civil de Torrejón de Ardoz.

 

madriddiario

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*