Túnez prohibirá los exámenes anales

Túnez mirada desde occidente es una de las sociedades árabes más “Progresistas”; sin embargo no se conoce, o se oculta, que tienen prácticas de gobierno aberrantes.

Ante la pasividad de las autoridades, los propios médicos del país africano han dicho BASTA

Inspeccionar el ano con los dedos o con una sonda para saber si un hombre es homosexual. Se trata de una práctica humillante y sin ninguna validez científica que, desgraciadamente, se sigue practicando en la actualidad en 8 países del mundo.

Estos exámenes anales obligatorios “equivalen a tortura”, según las Naciones Unidas, y violan la Convención contra la Tortura, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Africana de Derechos Humanos.

Entre los estados que siguen practicando este terrible procedimiento se encuentra Túnez. En el país africano, la homosexualidad se considera un delito y puede ser penada con hasta 3 años de cárcel por el artículo 230 del código penal. Desde hace aproximadamente 9 años, las autoridades obligaban a los sospechosos de ser homosexuales a someterse a exámenes anales para comprobar si habían mantenido sexo anal.

Sin embargo, algo está cambiando. El pasado 3 de abril el Consejo Nacional de la Orden Médica de Túnez decretó que los médicos deben informar a los hombres de su derecho a rechazar someterse a esta prueba.

“Los médicos tunecinos han dado un valiente paso en la oposición al uso de estos tortuosos exámenes”, declaró Neela Ghoshal, investigadora de derechos del colectivo LGBTI para la ONG Human Rights Watch.

Desde hace aproximadamente 9 años, las autoridades obligaban a los sospechosos de homosexualidad a someterse a exámenes anales para comprobar si el hombre había mantenido sexo anal o no.

Ghoshal también advierte de que, aunque se trate de una medida valiente, pueden darse casos de personas “obligadas” a dar su consentimiento en determinadas circunstancias. “Para asegurarse de que las pruebas anales forzadas en Túnez terminen de una vez por todas, la policía debe dejar de solicitar los exámenes y los tribunales deben negarse a admitir sus resultados como prueba”, explicó la activista.

Human Rights Watch y otros grupos de derechos humanos llevaban desde 2015 presionando para acabar con esta práctica abusiva. Desde la organización esperan que este paso adelante inspire un verdadero cambio que se traduzca en la prohibición total de los exámenes anales.

“Es alentador ver a los médicos de Túnez a la cabeza. los consejos médicos de todo el mundo, así como los organismos policiales y otros organismos gubernamentales, deberían tomar ejemplo”, declaró Ghoshal. “Es hora de que el mundo diga un no rotundo a la utilización de exámenes anales forzosos en todas partes”.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*