Sor Lucía Caram: “No puede ser que la pobreza infantil no le importe ni a dios”

Sor Lucía Caram y Padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz y Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, son un año más los anfitriones de esta nueva campaña, que continúa y amplía su objetivo de la edición anterior, en la que se recaudaron 250.000 euros empleados en dar apoyo escolar y soporte psicológico a menores en riesgo de exclusión social, entre otros servicios, además de ayudar a cubrir necesidades esenciales en el ámbito de la salud y bienestar. Todos los programas de Mediaset se harán eco de diferentes formas para difundir los objetivos y conseguir el mayor número de aportaciones. DEIA ha hablado con Sor Lucía Caram y, como siempre, ha hablado sin tapujos de los políticos poco comprometidos y de una sociedad que mira de reojo los problemas ajenos. Pero también ha comentado la solidaridad de muchos ciudadanos.

Hablamos de pobreza infantil, ¿llega más al hablarse de niños?

-La campaña comenzó ayer y durará hasta el 15 de enero. Trata de implicar a la sociedad, al mundo de la empresa y también a los políticos. Queremos recordar a través de los programas de Mediaset la pobreza en el mundo de los niños. Se ofrecerá a la gente la posibilidad de colaborar.

¿De qué hablarán las campañas?

-Del derecho que tienen los niños a ser niños. Ante la pobreza infantil no vale la neutralidad, aunque esta campaña tiene un tono positivo. No basta hacer grandes declaraciones, hay que intentar ponerlas en práctica.

Las cifras son escandalosas.

-Aunque fueran más bajas también lo serían. Hay cerca de tres millones de niños en exclusión social en España; uno de cada tres niños está en situación de pobreza; uno de cada diez niños sufre una pobreza extrema, eso quiere decir que no tienen agua caliente, no tienen luz, que no pueden comer tres veces al día y que tienen una situación de violencia dentro de sus hogares.

Son datos muy duros.

-Que el 47% de la pobreza la sufran los niños preocupa, debe preocupar. Decirle a la ciudadanía que tener un hijo hoy en día es un factor de riesgo, es preocupante.

Si hablamos del Gobierno…

-Sabemos que hay una responsabilidad del Gobierno y de las administraciones, pero cada vez se está demorando más. Somos conscientes de que la pobreza no puede esperar, sobre todo en el caso de los niños. Lo que queremos es crear una red solidaria y ciudadana para crear espacios de contención y transformando a la sociedad.

¿Es posible conseguirlo?

-En esas estamos y queremos que, siendo proactivos desde la ciudadanía, forzar de una puñetera vez a los gobiernos para que tomen alguna medida. España está en tercer lugar en pobreza infantil dentro de 28 países, después de Rumanía y Bulgaria. Esto es digno de vergüenza, tendría que ser primera prioridad del Gobierno y también de la oposición a la hora de activar políticas sociales.

¿Qué parte le van a pedir desde la televisión en particular y los medios de comunicación en general al mundo de la empresa?

-Que se comprometa, pero no solo compartiendo bienes, sino también creando puestos de trabajo dignos y cuidando puestos de trabajo.

Además de los recursos básicos, ¿qué más buscan para la infancia?

-Estamos en un mundo en el que la sociedad tiene que arrastrar a las administraciones y a los políticos porque el hambre no puede esperar, la falta de educación no puede esperar, el dolor no puede esperar y elegir a un presidente puede esperar diez meses.

No solo de pan vive el hombre, es un dicho; supongo que lo mismo pasa con los niños.

-Exacto. Si a mi hijo le duele la muela, despierto al dentista y remuevo cielo y tierra, si tengo recursos. ¿Y el que no tiene recursos? Nos tenemos que sentir corresponsables de las necesidades. No nos podemos quedar indiferentes ante el fracaso escolar de quien no puede pagar apoyos. No puede ser que la pobreza infantil no le importe ni a dios.

¿Cree usted que miramos de reojo a la pobreza?

-Hay gente que sí. Esta crisis ha hecho que mucha gente se encontrara con la pobreza en la escalera y en la familia; esta crisis no ha pedido permiso para entrar en casa. A veces nos contentamos con dar lo que nos sobra para tranquilizarnos. Queremos que se mire de frente a los problemas. No tenemos que pensar que solo son los políticos los que tienen que buscar soluciones.

¿Cree que la televisión es una buena plataforma para mirar de frente estos problemas?

-Es un gran amplificador. A mí me llama la atención el haber participado en eso que la gente llama telebasura…

¿De verdad ha ido a un programa de ese tipo?

-Sí. Me he sentido respetada explicando un proyecto. He viajado desde Manresa a Valladolid o Granada porque había adolescentes que me habían visto y querían que fuera a explicarlo en sus colegios. En medio de la frivolidad que podía haber, a veces vas sembrando y no sabes dónde llegará esa semilla. Creo que los medios comunicación han sido los grandes aliados para dar voz de los que están peor.

A veces no están bien vistos los medios de comunicación.

-Han servido muchas veces para que los gobiernos dejen de tapar y de negar una evidencia, aunque con el tiempo la sigan negando. El escándalo de la mujer que murió en el incendio de Reus lo sabemos gracias a los medios.

Usted confía poco en los políticos, ¿no?

-Creo que hace falta una regeneración de la clase política. Creo que hay políticos que están trabajando a nivel local y con proximidad con la gente.

Pero no son muchos.

-Es injusto decir eso y es injusto decir que todos son unos corruptos, unos mentirosos y unos ladrones, ese es el discurso fácil. Pero hay mucho de corrupción, no hay que negarlo. A Posadas le dijeron que los casos de corrupción en el PP eran demasiados y él contestó: “Considerando la cantidad de afiliados que hay en el partido, me parece que hay pocos”.

Vaya respuesta.

-Muy desafortunada. Creo que se necesita una regeneración. Voy a seguir criticando a la clase política y seguir trabajando por la colaboración público-privada. No voy a renunciar ni un día a despertar conciencias. Creo que vamos a cambiar el sistema y lo vamos a reventar por las costuras y no por las decisiones que llegan de los proyectos de ley y de las comisiones que llegan de las instituciones.

 

 

 

deia

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone