Siguen las novedades con la Faffe

La Tarjeta black, con la que cargos públicos de la Junta de Andalucía pagaron en prostíbulos, se llama Tarjeta Faffe, esto es, de la Fundación andaluza para la formación y el empleo (Faffe).

El consejero de Empleo, Javier Carnero, ha informado hoy de que la revisión de la contabilidad de la Faffe revela devoluciones por valor de 23.000 euros entre 2004 y 2008, que se habrían producido para compensar gastos personales del que fuera director gerente, Fernando Villén, con la tarjeta que tenía.

Esta cifra, aportada hoy por el consejero en su comparecencia extraordinaria en el Parlamento para abordar el uso de las tarjetas de la Fundación Andaluza de Formación y Empleo, se une a los 15.000 euros que presuntamente se gastaron en 2010 en un club de alterne de Sevilla y en varias comidas, también con la tarjeta de Villén.

El consejero entiende que esos 23.000 euros de devoluciones se hicieron “para compensar disposiciones de dinero del señor Villén para temas personales, con cargo a la tarjeta que tenía exclusivamente para gastos relacionados con su desempeño profesional”, por lo que dieron traslado al gabinete jurídico.

Las explicaciones del consejero no han satisfecho a los grupos de la oposición y acerca la aprobación de una comisión de investigación sobre este asunto, ya que Ciudadanos ha anunciado al término de la comparecencia que no se opondrá a la petición que registró el PP (que apoyan también Podemos e IU, por lo que sumarían mayoría) y además registrará otra petición que se ciñe al uso de las tarjetas.

Carnero ha explicado que Villén dispuso de dos tarjetas con dos entidades diferentes, pero “no coincidentes” en el tiempo, la primera de ellas con Caja San Fernando, que todavía no ha respondido de forma oficial a la información solicitada, por lo que aún no pueden conocer en qué concepto se hicieron esas devoluciones.

Desde esa entidad, que ahora es LaCaixa, únicamente hubo un correo electrónico enviado por personal de la caja con un documento Excel que contenía “información no verificable e inconexa” de los extractos relativos a la cuenta y a la tarjeta, ha añadido.

En la segunda tarjeta, de Unicaja, sí se remitieron esos extractos bancarios a la Junta, que los derivó al juzgado.

Carnero, que ha negado en reiteradas ocasiones que ocultara información al Parlamento sobre el uso de estas tarjetas, se ha enfrentado a las duras críticas de la oposición, que ha mantenido su petición de que sea cesado por “mentir” en la Cámara.

 

Agencias.-

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*