RUMANÍA. Masivas manifestaciones ante el intento de los socialdemócratas de perdonar a los corruptos

Más de 30.000 personas, entre ellos el presidente, Klaus Iohannis, se manifestaron este domingo por las calles de Bucarest y otras ciudades de Rumania contra dos decretos ley que el Gobierno anunció el pasado miércoles y que despenalizarían ciertos casos de corrupción.

«He venido a la plaza como miles de rumanos para mostrar mi indignación. Un grupo de políticos con problemas penales quiere cambiar la legislación en Rumania, quiere debilitar el Estado de derecho. Eso no se puede permitir», señaló Iohannis al canal Digi24 durante la marcha.

 La manifestación partió desde la plaza Universitatii y acabó en la plaza Victoriei, donde se halla la sede del Ejecutivo.

El Gobierno, encabezado por el Partido Socialdemócrata, formación que arrasó en las elecciones de diciembre, anunció el miércoles su propósito de adoptar dos decretos de ley por el procedimiento de urgencia, evitando así el Parlamento, para modificar el código penal.

El decreto más polémico prevé amnistiar a quienes hayan sido condenados por abuso de poder si el perjuicio causado al Estado ha sido menor de 200.000 lei (cerca de 30 millones de pesos).

Entre los beneficiarios podría hallarse el líder socialdemócrata Liviu Dragnea, actual presidente de la Cámara de Diputados, que no pudo ser nombrado primer ministro por haber sido condenado a dos años de cárcel por fraude electoral, aunque no tuvo que ingresar en prisión, y que además está acusado de abuso de poder.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. El presidente Iohannis posee seis casas en Sibiu compradas con dinero negro, asi que no se trata de protestar contra la corrupcion, sino contra el triunfo abrumador en las recientes elecciones del PSD y el fin de las politicas de austeridad impuestas por la U.E., aplicadas por la derecha rumana. El presidente de Rumania, presidente de una asociacion etnica alemana que ha reivindicado ser continuadora de la Asociacion Nazi de los años 40, tras la derrota de su partido politico en las elecciones de diciembre pasdo, ha rechazado la propuesta de que una mujer socialdemocrata sea primer ministro sin justificar las razon alguna, ha impedido la formacion de gobierno extirando sus prerrogativas, y ahora sale a la calle en manifestacion con los ONGistas de Soros a pesar de que su funcion constitucional es apolitica. Es decir, a pesar de que de fondo hay una ley contra la que se protesta, la realidad es que se trata de continuar las politicas ordenadas por Bruselas. Evidentemente, el PSD es tambien un partido de la clase capitalista rumana, no propone ninguna revolucion. Pero es sesgado decir que se trata de unos partidos contra la corrupcion y otros a favor. Tanto el Partido Liberal de Iohannis como el PSD son partidos corruptos. El presidente es corrupto, los fiscales que dirigen la lucha anticorrupción son corruptos, y los Servicios Secretos, tambien dirigidos por Iohannis, son corruptos (su jefe acaba de ser cesado tras estallar un escandalo en el que este estaba implicado). Se trata de derribar al gobierno, no de luchar contra la corrupcion. Un gobierno , por otra parte, igual que el mismo Iohannis y sus liberales, deberia estar entre rejas en un país realmente democrático (algo que en cualquier régimen capitalista no puede pasar).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*