Querido CHE, el poeta eres tú

 

 

CHE

 

                                        Che, tú lo sabes todo,

                                        los recovecos de la Sierra,

                                        el asma sobre la yerba fría,

                                        la tribuna,

                                        el oleaje en la noche

                                        y hasta de qué se hacen

                                        los frutos y las yuntas.

 

                                        No es que quiera darte

                                        pluma por pistola,

                                        pero el poeta eres tú.

 

(Miguel Barnet)

 

 

CHE COMANDANTE

                                    

                                     No porque hayas caído

                                     tu luz es menos alta.

                                     Un caballo de fuego

                                     sostiene tu escultura guerrillera

                                     entre el viento y las nubes de la Sierra.

                                     No por callado eres silencio.

                                     Y no porque te quemen,

                                     porque te disimulen bajo tierra,

                                     porque te escondan

                                     en cementerios, bosques, páramos,

                                     van a impedir que te encontremos.

 

                                     Con sus dientes de júbilo

                                     Norteamérica ríe. Mas de pronto

                                     revuélvese en su lecho

                                     de dólares. Se le cuaja

                                     la risa en una máscara,

                                     y tu gran cuerpo de metal

                                     sube, se disemina

                                     en las guerrillas como tábanos,

                                     y tu ancho nombre herido por soldados

                                     ilumina la noche americana

                                     como una estrella súbita, caída

                                     en medio de una orgía.

                                     Tú lo sabías, Guevara,

                                     pero no lo dijiste por modestia,

                                     por no hablar de ti mismo,

                                     Che Comandante,

                                     Amigo.

 

                                     Estás en todas partes. En el indio

                                     hecho de sueño y cobre. Y el negro

                                     revuelto en espumosa muchedumbre,

                                     y en el ser petrolero y salitrero,

                                     y en el terrible desamparo

                                     de la banana y en la gran pampa de las pieles,

                                     y en el azúcar y en la sal y en los cafetos,

                                     tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,

                                     vivo, como no te querían,

                                     Che Comandante,

                                     amigo.

 

                                     Cuba te sabe de memoria. Rostro

                                     de barbas que clarean. Y marfil

                                     y aceituna en la piel de santo joven.

                                     Firme la voz que ordena sin mandar,

                                     que manda compañera, ordena amiga,

                                     tierna y dura de jefe camarada.

                                     Te vemos cada día ministro,

                                     cada día soldado, cada día

                                     gente llana y difícil

                                     cada día.

                                     Y puro como un niño

                                     o un hombre puro,

                                     Che Comandante,

                                     amigo.  

 

                                     Pasa en tu descolorido, roto, agujereado traje

                                     de campaña.

                                     El de la selva, como antes

                                     como antes fue el de la Sierra. Semidesnudo

                                     el poderoso pecho de fusil y palabra,

                                     de ardiente vendaval y lenta rosa.

 

                                     No hay descanso.

                                                                  ¡Salud, Guevara!

                                     O mejor todavía desde el hondón americano:

                                     Espéranos. Partiremos contigo. Queremos

                                     morir para vivir como tú has muerto,

                                     para vivir como tú vives,

                                     Che Comandante,

                                     amigo.

                                    

 (Nicolás Guillén)

 

 

DONDE NUNCA JAMÁS SE LO IMAGINAN

 

                                      Entonces ya es seguro que estás muerto.

                                      No volveremos otra vez a verte

                                      jugar con el aliento de los hartos

                                      al escribir como al desgano: Che,

                                      sobre el dinero.

                                                            Entre leyendas

                                      viniste brevemente a nuestro día

                                      para después marcharte entre leyendas.

                                      Cruzabas en la sombra, rápido

                                      filo sediento de relámpago,

                                      y el miedo iba a tronar donde no estabas.

                                      Luego, es verdad, la boina seria

                                       y el tabaco risueño, nos creíamos

                                      —y tú sabrás, si cabe, perdonarlo—

                                      que te quedabas ya para semilla

                                      de cosas y de años.

                                                              Hoy nos dicen

                                      que estás muerto de veras, que te tienen

                                      por fin donde querían.

                                                              Se equivocan

                                      más que nosotros figurándose

                                      que eres un torso de absoluto mármol

                                      quieto en la historia, donde todos

                                      pueden hallarte.

                                                              Cuando tú

                                      no fuiste nunca sino el fuego,

                                      sino la luz, el aire,

                                      sino la libertad americana

                                      soplando donde quiere, donde nunca

                                      jamás se lo imaginan, Che Guevara.

 

(Eliseo Diego)

 

 

PERO

 

                                         Cayó PERO no es definitivo

                                         (Se oyen pasos de regreso por donde él se fue)

                                         La muerte lo quiso oscurecer PERO él era

                                                       Altísimo y de piedra

                                         Lo amarraron aquí PERO él estaba remoto

                                         Lo amarraron muy lejos PERO él estaba aquí

                                         Lo enterraron PERO él era una raíz

                                         Lo amurallaron PERO él era agua y se filtró

                                         Lo querían con nombre y apellido

                                         PERO él se volvió nombre de pila y se fundió en

                                                       Nosotros

                                         Lo querían conjugar PERO él era intransitivo

                                         Lo mataron exhausto

                                         Lo creyeron vencido

                                         Lo querían solo

                                         PERO él renacerá en breve convertido en todos

                                         Lo creen dormido PERO él vela sus armas

                                         Su vida murió

                                         PERO el Che venció la muerte.

                                        

                                         (Luis Rogelio Nogueras)

 

 

VERSIÓN DEL GUERRILLERO

 

                                         Volverá,

                                         lo conozco.

                                         Como el pedazo de una estrella

                                         volverá.

                                         Nunca en su estirpe

                                         ha muerto para siempre un hombre.

 

 

                                         (Omar González)

 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Cuán necesario es hoy más que nunca: un Ché, dos Chés, tres…. mil millones de Chés… que nos ayuden a respirar en esta atmósfera pestilente y contaminadísima que sólo irradia miseria, injusticia, explotación y violencia.

    Tu luz hoy sería un fogonazo entre tanta tiniebla. Más que psado eres futuro: el Ché está aún por venir…, por nacer miles de millones de Chés que sepan hacer un mate jugoso y sabroso lleno de rebeldía, libertad, fraternidad, justicia e igualdad.

    O esos miles de millones de Chés o el caos actual…: ¡¡¡no hay otra opción en este cementerio nuclear radiactivo en el que se ha convertido el consumismo pornocapitalista tanatocrático!!!!