PACO AZANZA TELLETXIKI. Puntualizando a Rafael Cid por sus desafortunadas palabras

Rafael Cid ha escrito un artículo que, titulado “El capitalismo no es un tigre de papel”, ha sido publicado en varios medios, incluido en éste diario. En esta nota solo me referiré a unas pocas líneas dentro del mismo que considero ciertamente desafortunadas.

Cid habla de que los intentos de tumbar al capitalismo han resultado inútiles y, asegura, “hasta sus principales enemigos han acabado rendidos a sus cantos de sirena”.

Cita a la URSS y a China, pero también mete en el mismo saco a Cuba socialista como el próximo país que, siempre según su criterio, acabará abrazando el capitalismo, lo que sin duda es mucho decir.

Veamos cómo lo ha expresado: “Rusia, heredera de la antigua URSS, el país de los sóviets que aspiraba a ser su alternativa definitiva, ya forma parte decisiva del club del beneficio ante todo. China, el gigante dispuesto en el pasado a hacer tabla rasa de todo lo que sonara a libre mercado, practica el más difícil todavía de ser un furibundo acólito bajo la piel de un gobierno comunista. Y la Cuba castrista de la revolución pendiente, el último bastión de la causa anticapitalista, acaba de iniciar el mismo camino de abyección. También a mayor gloria de la gerontocracia monopolista del PC” (el subrayado lo he incluido yo).

Además de dar por hecho que Cuba seguirá la senda de China y acabará siendo un país capitalista, Cid considera que la cubana es una “revolución pendiente”, es decir, para él nunca ha sido tal, no ha existido.

Lo primero está por ver. Quizá Cid esté deseando (digo quizá, no que lo esté) que esto suceda para poder colgarse una medalla como visionario intelectual de izquierda (“ya lo dije yo”), pero, de momento, a día de hoy creo que es muy poco probable que se de el caso. Tampoco se entiende que hable de “revolución pendiente”, cuando hasta un ciego ve que la cubana es una revolución en toda regla desde hace ya muchos años.

¿Acaso el pueblo no es el actor principal después de que, a partir del primero de enero de 1959, fuera cambiado radicalmente el sistema de la Isla? ¿Se puede sostener sin faltar a la verdad que la cubana es una “revolución pendiente? Creo que no. Indudablemente, Cuba cambió el capitalismo por el socialismo. Decir lo contrario es mear fuera de tiesto.

Cuando se refiere al Partido Comunista de Cuba (PCC), Rafael Cid utiliza, además, un tono un tanto insultante. Yo, que no soy cubano pero tengo un vínculo bastante importante con la tierra de Martí y de Fidel, me he sentido insultado con su tono y sus palabras. Después de asegurar que Cuba “acaba de iniciar el mismo camino de abyección” que China, añade, para mayor énfasis a sus palabras: “También a mayor gloria de la gerontocracia monopolista del PC”.

Si se refiere a que solo existe un partido, debería saber que en nada se parece a los podridos partidos del Estado español. La Constitución Socialista de la República de Cuba —cuyo proyecto fue discutido prácticamente por toda la población y aprobada, en 1976, por el 97,7% del electorado, con una participación en el referéndum del 98%— otorgó al PCC el papel de fuerza rectora principal de la sociedad cubana. Luego, como se puede observar, el PCC no es una imposición, sino la voluntad popular, el resultado natural y democrático de las condiciones del proceso social.

Ahora se debate en toda la Isla el texto de una nueva Constitución, y lo hacen de una manera que aquí ya nos gustaría.

¿Gerontocracia? Esa palabra, que también ha escrito Rafael Cid, creo que sobra. Decía el compañero Fidel que un revolucionario no se jubila nunca. En su caso, fue la voluntad popular quien lo mantuvo hasta avanzada edad en la dirección de la Revolución. La enfermedad se encargó de que Fidel comenzara a combatir desde otra trinchera. El cambio lo asumió el Comandante sin ningún problema. Este ya había sido postulado en Santiago de Cuba y había salido elegido diputado; no cabe duda de que hubiera vuelto a ser elegido para liderar el Gobierno revolucionario. Pero, consciente de sus limitaciones físicas, anunció su renuncia.

En efecto, un revolucionario no se jubila nunca. Lo que hemos visto en el Estado español es que de joven muchos han sido muy “rebeldes” pero, cuando han crecido en edad, se han apareado, han tenido algún hijo (quizá hasta perro y gato), una vivienda más que suficiente para vivir con dignidad y un sueldo bastante aceptable se han literalmente aburguesado. Por eso a no poca gente que conozco y que de joven se “comía el mundo” les he oído decir (subrayando, por si acaso, que desde la izquierda) que Fidel se tenía que haber retirado mucho antes. Y es que a alguien que deja la “primera línea” a los treinta y pocos años, que haya individuos que con ochenta hayan estado y estén en el frente, lejos de la retaguardia, le rompen todos los esquemas y les delata. Y quede claro que no creo que sea el caso de Rafael Cid, al que, por cierto, sigo a través de sus escritos.

Pero a lo que iba. En el Buró Político del Comité Central del PCC hay algunos históricos de la Revolución como Raúl Castro, José Ramón Machado Ventura y Ramiro Valdés, pero predomina la gente mucho más joven, que, por supuesto, no son títeres, sino que también tienen su peso y deciden las cosas.

Como no puede ser de otra manera, la Revolución Cubana es un experimento en constate movimiento. Es cierto que nunca ha estado exenta de riesgos y que lo sigue estando, pero ¿cómo no estarlo con el imperio más poderoso de la historia intentando destruirla un día sí y otro también? En realidad, la Revolución Cubana no es lo que quiere, sino lo que puede, que no es poco.

Sin embargo, si algún día lamentablemente esto llegara a suceder, gran parte de la debacle también sería responsabilidad de la izquierda latinoamericana y europea. ¿Por qué? Sencillamente porque nunca fueron capaces de hacer una revolución socialista, como lo hizo Cuba, en sus respectivos países.

La incapacidad de la citada izquierda (que para más narices en no pocas ocasiones se arroga el derecho de impartir clases a la población de cubana, como si ésta fuera idiota*) supuso que Cuba caminara durante tantísimos años solitaria, sin la ayuda y protección que supone disponer de otras revoluciones amigas.

Todo el mundo sabe lo que pasó en la URSS y lo que es China actualmente. En cambio, hablar de Cuba en esos términos y en estos momentos parece ciertamente excesivo. Es como si se le quisiera dar un empujón hacia el lado contrario para que finalmente se precipite al vacío.

 

*Desde fuera de la Isla se tiende a subestimar el nivel de cultura política de los cubanos. Quienes así piensan se olvidan de que la cubana es una población altamente alfabetizada; con niveles de acceso a la instrucción escolar muy altos y por encima de los nueve años como promedio; que ha conocido la URSS, Europa Oriental y África mejor que ningún otro pueblo de este hemisferio; que, como conjunto, ha leído más libros y visto más películas “diversas” que el resto de la región; que está acostumbrada a atender intensamente a lo que está pasando en el mundo; y a discutir de todo, desde el béisbol hasta los proyectos de ley que aprobará la Asamblea Nacional. […] Sin embargo, se le atribuye a este pueblo una extraña incapacidad para pensar con su cabeza, una absurda ineptitud para decidir por sí mismo lo que más le conviene y una desesperada necesidad de redención tutelar —la cursiva es de Rafaél Hernandez.

 

(Baraguá / Texto y foto: Paco Azanza Telletxiki)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

9 comentarios

  1. Elena Escudero

    Hay libertarios y presuntos anarquistas cuyos principales enemigos son las “dictaduras” siria e iraní, el comunismo y las revoluciones rusa, china, venezolana y cubana, mientras manifiestan cierta debilidad por el trotskismo más repelente.

    Entre ellos figura este Cid, veterano submarinista que escribe las mismas gilipolleces en Kaos en la Red, que junto a Rebelion y parte de otros portales que no cito (pero que os los figurais sin esfuerzo) forman parte de esa turba socialdemócrata que encabeza Podemos, ERC, Mareas y demás agrupaciones “progrefeministas”.

    Lo que es incapaz de analizar es la gesta de una nación como China que en poco más de 68 años, con casi mil millones de habitantes en 1949, con un 70% de pobreza, ha logrado que en 2018, habiendo ya 1.300 millones de personas, sólo le falte rescatar de esa miseria a 60 millones. ¿Eso es un logro capitalista? ¿O más bien lo contrario?

    Cid es incapaz de admitir que, por primera vez en la historia del mundo, el capital lo controla el PCCh y los empresarios han de pagar unas enormes cantidades de impuestos que sirven al estado para sufragar servicios sociales. Y esos empresarios, si son cazados en estafas o evasiones, se les procesa con tal dureza que alguno acaba en la horca o fusilado. Igualito que en el capitalismo.

    Anda Cid, vete a tomar por el…

  2. Con argumentos tan estultos y manipuladores uno vuelve la mirada para arriba no sea que me haya equivocado de sitio y haya entrado en Contrainsurgente o algo parecido. Vaya, con el Cid Falseador.

  3. Ninismo en estado puro. Indigencia analítica en estado puro. Puuff.

  4. PARA ROSA:
    Puede que mi capacidad analítica viva en la calle o debajo de un puente, pero al menos vive. La tuya ni siquiera existe: señalas, pero no aportas ni un solo argumento que me rebata. ¿Será que no los tienes?
    De todos modos, gracias por tu comentario.

    Firmado: El indigente analítico

  5. EL NIÑO BIEN EDUCADO.-

    __Algunas cosas me parece tener minimamente claras :

    —-El señor Rafael Cid , que yo suelo leer……….es una especie de “anarquista”,
    entonces es lógico que todo lo que huela a comunismo-socilismo lo vea con malos ojos .
    Siempre ha tenido una actitud crítica con los Partidos Comunistas etc….

    –Eso no quita que sea una persona que razona e inteligente …….pero me da que ayuda más a
    la reacción y al ANARCO-CAPITALISMO que a otro tipo de sociedad más libre .

    –Algo parecido sucede con Pepe Gutierrez , creo se llama, yo lo leo ,una persona inteligente ..

    pero el TROSKISMO…………LO CIEGA …………cierta fóbia ………..

    Personalmente me caen bien ambos ……….pero preferiría menos FOBIAS Y MENOS DOGMATISMOS

    PRO-POUM…….O CNT.FAI.-Al final resulta que sin militar en nada ..militamos más todavía si cabe .

    ERRORES HISTÓRICOS HAY MUCHOS ………NO LOS REPITAMOS ……………!!!!

    CARRILLO QUISO ENMENDAR ……….SU HISTORIA ….CON ALGO QUE SE LLAMABA EUROCOMUNISMO.

    …………habrá que seguir en el DIVÁN ……………………………-

    !!A por la III República !!!

  6. El comentario iba dirigido a Cid, como pensaba que era obvio, ya veo que no lo era tanto. Ha disparado a uno de los suyos. Puede que por torpeza mìa al redactar el comentario. Espero sr. Azanza que acepte mis disculpas

  7. No entiendo nada. Un comentario de Rosa que claramente descalifica al Cid (lo del ninismo de éste, muy evidente…) y se encuentra con un palo , no del nini y manipulador sobre Cuba, sino del comentarista con el que supuestamente se solidariza. Azanza, majo, que está muy claro. Rosa, te entendemos.

  8. Para ROSA:
    Al contrario, discúlpame tú a mi por el mal entendido, por mi torpeza. Pensé que te referías al texto mío y, está claro, me estaba defendiendo de un “ataque” inexistente. Te agradezco mucho que te hayas molestado en hacérmelo saber con un nuevo comentario. Espero que el haber disparado a uno de los míos (a ti) no le haya provocado ni el más mínimo rasguño, me sentiría ciertamente apenado en caso contrario. Gracias infinitas, otra vez, y, como decimos en Cuba, seguimos en combate. Salud(os), un abrazo y ¡Hasta la Victoria Siempre!

  9. Para CARLOS:
    Está claro que yo no lo vi tan claro (valga la redundancia), pero ya está aclarado el mal entendido gracias a tu comentario y al de la propia Rosa. Disculpa por haberte “obligado” a enviar tu comentario dada mi evidente torpeza. Salud(os).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*