¿Por qué no se hace pública la lista de alimentos afectados por los huevos contaminados?

FACUA-Consumidores en Acción insiste en pedir al Gobierno la máxima transparencia en todo lo que rodea a la crisis de los huevos contaminados por fipronil. La asociación considera que no basta con un escueto comunicado escondido en la página web de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria (Aecosan) apelando a la información remitida por Bruselas, y pide a los reponsables sanitarios información detallada y contrastada sobre el alcance de esta crisis.

“Sabemos que los huevos que se han producido en las granjas españolas no están contaminados, pero no nos tranquiliza, precisamente, el hecho de conocer que cada día son más los países en los que se han detectado partidas contaminadas, ni que podrían estar contaminados no sólo los huevos, sino multitud de productos elaborados con ellos, si éstos estaban contaminados”, explica el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez.

El último dato del que se dispone, en este sentido, es que ya son 17 los países afectados: Holanda y Bégica, donde se localizó el foco originario, y Alemania, Austria, Suiza, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Irlanda, Italia, Polonia, Rumania, Suecia, Luxemburgo, Eslovaquia y Eslovenia, en Europa, y Hong Kong. Las autoridades judiciales de Holanda han detenido esta semana a dos administradores de la compañía holandesa Chickfriend, que se encuentra en el origen del escándalo, junto con su proveedor belga Poultry-Vision.

FACUA considera que las autoridades sanitarias deberían haber mantenido una reunión con los representantes de los consumidores para explicar qué medidas se están adoptando, si es que se está tomando alguna, y esa reunión no se ha producido. “Desconocemos los protocolos de inspección que se hayan podido poner en marcha en colaboración con las comunidades autónomas, no sólo para detectar posibles partidas de huevos contaminados, sino para confirmar que tampoco han llegado hasta los puntos de venta en España productos elaborados con materia prima procedente de las granjas afectadas”, apunta Sánchez.

La asociación reclama, en este sentido, un esfuerzo de transparencia tanto al Gobierno como a los propios productores, y que se hagan públicas las marcas que hayan podido utilizar los huevos contaminados con fipronil como materia prima de sus elaboraciones.

En algunos países, los huevos sospechosos se están retirando de tiendas y supermercados, pero sigue existiendo una amplia variedad de productos, como dulces, salsas o ensaladas, y hasta alimentos infantiles, que pueden incluirlos, según han reconocido algunos fabricantes.

En este sentido, dos proveedores luxemburgueses de comida preparada, Caterman y Carnesa, han retirado algunos de sus productos, tras conocer que varias partidas de huevo líquido que recibieron “procedían de una explotación contaminada”, según el gobierno luxemburgués. “En Carnesa, este huevo líquido se utilizó para hacer preparaciones de carne picada y de paté de carne. La carne picada todavía presente está destruida, los patés de carne están por el momento bloqueados a la espera de los resultados de los análisis”, precisa.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*