Para no pelar las mandarinas contaminamos con Poliestireno

Las costumbres impuestas por un sistema depredador no respeta más allá de lo inmediato, es la cultura de lo urgente, y en eso el capitalismo marca la diferencia. Que el Poliestireno tarda en eliminarse, no importa, de lo que se trata es de vender mandarinas peladas para hacerle la vida más “fácil” a la gente.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*