PACO AZANZA TELLETXIKI. “Manuela Carmena, Ahora Madrid, Podemos y Venezuela Bolivariana”

Cuando alguna persona o grupo político lucha por la democracia real y la justicia social en su país, la lógica dice que también debe de apoyar en la medida de sus posibilidades las luchas y los procesos emancipadores de otros pueblos del mundo. No es nada nuevo, es el principio de solidaridad que nunca debe dejar de existir entre los oprimidos.

Pues bien, a Ahora Madrid, conglomerado de individuos e individuas que según sus palabras están por el “cambio” en el Reino de España, les pasa justo lo contrario. ¿Será que su real objetivo no es otro que el de propiciar un cambio de personal en las poltronas, y del “cambio” del que tanto hablan nada de nada? ¿Será que pretenden seguir facilitando que los de siempre sigan ganando ingentes cantidades de dinero, mientras a las victimas de éstos les reparten migajas para que los “pobrecitos” no se sientan tan abandonados? Esa es la seña de identidad de la socialdemocracia. Ahora Madrid y Podemos no aspiran a otra cosa. La voluntad transformadora en los citados grupos es inexistente.

No es la primera vez que sucede algo semejante. El pasado 28 de febrero, trece miembros de Ahora Madrid, incluida la alcaldesa y comunista renegada Manuela Carmena, votaron junto a la derecha —PP, PSOE y Ciudadanos— a favor de la puesta en libertad del terrorista venezolano Leopoldo López, juzgado, condenado y encarcelado en la tierra de Bolívar por su más que probada responsabilidad en el asesinato de 43 personas. No fue condenado por ser opositor político sino por terrorista, que son dos cosas muy diferentes.

Sólo seis concejales de dicho grupo tuvieron la honrosa actitud de votar en contra: Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato, Montserrat Galcerán, Pablo Carmona, Rommy Arce y Yolanda Rodríguez.

Hipócrita, como siempre, la señora Carmena también abogó por recibir en el ayuntamiento madrileño que dirige a la familia de López. Siempre disfrazada de “progre” para ocultar su condición de reaccionaria, anteriormente ya recibió a la mujer del golpista Antonio Ledezma y pidió su libertad.

Pablo Iglesias justificó la actitud de Carmena porque, según su criterio, la alcaldesa de Madrid, como cualquier alcalde tiene que estar dispuesta a “recibir a todo el mundo”. Ya anteriormente, Iglesias calificó de “posiciones sensatas” las del líder de la extrema derecha venezolana y asaltante de la embajada de Cuba en Caracas Henrique Capriles. ¡Y eso que dicen que el de la coleta es de los “duros” de Podemos!

Por más que el poder mediático trate de silenciarlos y deslegitimarlos, los logros alcanzados en la tierra de Bolívar durante todos estos años son sin duda elocuentes. Esto lo reconocen hasta enconados enemigos y organismos internacionales nada sospechosos de simpatizar con el proceso venezolano.

La negación del carácter emancipador de Venezuela Bolivariana sólo puede entenderse desde la ignorancia o desde la reacción. La dirigencia de Ahora Madrid y de Podemos son cualquier cosa menos ignorantes, luego mienten descaradamente cuando, a preguntas de periodistas del régimen, abren la boca para responder acerca de Venezuela y de su Gobierno y dicen lo que dicen.

Los de Ahora Madrid y los de Podemos tienen argumentos más que de sobra para taparles la boca a los acosadores periodistas. Les basta con presentar la enorme existencia de datos demoledores que certifican las grandes conquistas conseguidas en materia de sanidad, enseñanza… de justicia social, en definitiva, desde la llegada de Chávez a esta parte. ¿Por qué hacen el ridículo, pues, cada vez que el periodismo fascista les acosa? ¿Por qué acaban siempre contra las cuerdas si tienen recursos de sobra para defender y defenderse?

Contribuir al derrumbe del Gobierno Bolivariano es facilitar la llegada de los depredadores del pasado y sus fatales consecuencias: el enorme sufrimiento de millones de personas que, gracias a la Revolución Bolivariana, hoy viven con la dignidad y la calidad de vida que antes siempre se les había negado.

Lideradas por pequeños burgueses, Ahora Madrid y Podemos navegan en una embarcación a la cual no me subiré ni aunque, agotado de nadar, esté a punto de ahogarme.

Negar una mano a procesos emancipadores cuando más lo necesitan es de insolidarios. Combatir a esos procesos cuando de alguna manera hasta han formado parte de ellos es de traidores.

A humanos tan mediocres sólo me queda transmitirles mi más absoluto desprecio.

Blog del autor: http://baragua.wordpress.com

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*