“Militancia”; un poema de Mario Benedetti

MILITANCIA

Hace apenas dos años que nos juntamos  

Para hacer algo 

Aunque fuera bien poco  

Por la patria doméstica 

La pobrecita jodida 

Al principio sentíamos una culpa tibiona 

Algo así como la húmeda fiebre que anuncia un constipado 

Porque claro cada uno declamaba su teoría-congoja 

Que de algún modo permita entender el malentendido comunitario 

En realidad eran pocos los que habían desenvainado su furia a su  

Nostalgia  

Y el futuro mantenía las catástrofes detrás de sus biombos neblinosos  

Los salarios eran bajos pero en cambio los presagios eran altísimos 

Sin embargo los almaceneros y los sastres ya en ese entonces eran 

Tan necios que no aceptaban presagios a cuenta  

Como siempre acontece en las amargas crisis y en las dulces  

Hecatombes 

Los acaparadores acaparaban las ausencias 

O sea que sus conciencias y galpones estaban normalmente repletos  

De omisiones de incurias de coartadas 

Y en consecuencia muchos tipos no tenían con que matar el hambre 

Y entonces se limitaban a torturarla 

Hace dos años que empezó a ser lindo  

Juntarnos de a muchos para saber que pocos éramos 

Y admitir por unanimidad el desorden del mundo y de la vida 

Jurar sobre la biblia o mejor sobre el reglamento provisorio 

Que nunca intentaríamos ordenar del todo vida y mundo  

Simplemente íbamos a procurar que el caos se dejara organizar de a  

Poco 

Y que el hombre mereciera sus castigos pero también sus  

Recompensas 

Y sobre todo que no recibiera recompensas o castigos a los que 

Nunca se había hecho creador 

De pronto empezaron a morir nuestros hermanos y nuestras  

Hermanas 

Y al primer vómito de angustia advertimos que no estábamos 

Preparados para que nos estafaran así nomás la vida 

La muerte dejó de ser un niño vietnamita quemado con napalm y 

Cocacola en alguna zona desmilitarizada  

Para ser un invierno aquí una bomba aquí un dolor aquí un  

Fusilamiento por la espalda una tristeza inmóvil apenas 

Visible entre el humo de doscientos cigarrillos  

Con cien mil nudos en cien mil garganatas 

Una tarde cualquiera empezamos a llevar amistades y amores 

A la teja del norte al buceo  

Al santo camposanto del no olvido 

Y se acabaron todas las variantes de la joda 

Hubo que pensar milímetro a milímetro al vasto territorio del saber 

Está visto que un pueblo solo empieza a ser pueblo cuando cada  

Singular necesita perentoriamente su plural 

Y fue precisamente la necesidad del plural la que nos llevó a  

Encontrarnos y vernos las caras y vernos los miedos y vernos  

La osadía 

La cosa no abundaba  

Pero era suficiente  

No es cierto que el coraje se junta a paladas  

Más bien se recoge en cucharitas  

Y sin embargo alcanza 

Y sin embargo alcanza aunque no sobre 

Este método es decididamente notable  

Pero tan sólo para sobrevivientes  

Después de darle al hijo soberna paliza 

Como decía el viejo Baldomero 

No obstante descubrimos que la militancia  

Esa palabra tantas veces desfondada por la leyenda y los discursos 

Era algo tan normal como el estado civil  

Y tan colectivo como el tiranos temblad  

Que la militancia ese alfabeto de tradiciones 

Era sin embargo tan poco tradicional como el amor 

Por supuesto no es para dar hurras 

No todavía para cantar victoria  

Ni mucho menos para soltar palomas en la plaza 

O para echar esperanzas y campanas a vuelo 

Ni siquiera para silbar hosannas por el colmillo de los tangos 

Melancólicos 

En realidad falta mucho por vivir y morir 

Mucho por aprender y desaprender   

La historia está como siempre pletórica de edificantes corazonadas 

Pero en cambio los miserables suburbios de la historia 

Están llenos de albañales de frustración de letrinas de  

Resentimiento 

De cepos ideológicos donde se calumnia a los que luchan 

De mezquinas envidias por el valor ajeno 

De verdades que se fingen para tapar la verdad 

Hace apenas dos años que nos juntamos  

Para hacer algo  

Aunque fuera bien poco 

Por la patria doméstica  

La pobrecita jodida 

Y si una cosa hemos por fin aprendido  

Es que el rencor no vale casi nada 

Pero menos aún vale el perdón  

Así que será útil que vayan sabiendo  

Es que el rencor no vale casi nada  

Pero menos aún vale el perdón 

Así que será útil que vayan sabiendo los buenos  

Los regulares  

Y los malos  

Que si de ahora en adelante caminamos y crecemos y buscamos y 

Hasta cantamos juntos 

Eso no quiere decir de ningún modo 

Que hayamos empezado a perdonar  

La militancia también es  

Una memoria  

De elefante.

 

A mis compañeros del 26 de Marzo  (1973) 

Mario Benedetti 

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Hay varios grados de compromiso y cada cual asume el suyo.
    Votante, simpatizante, afiliado, militante, dirigente …
    Decidas lo que decidas, lo más importante es ser leal contigo mismo y con tus compañeros.

    There are several degrees of commitment and each one assumes theirs.
    Voter, sympathizer, member, activist, leader …
    Regardless of what you decide, the most important thing is to be faithful to yourself and to your comrades.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*