México… a 79 años de la nacionalización del petróleo

El 18 de marzo de 1938 cambió la historia de esta industria, la cual había estado en manos de 17 empresas extranjeras.

Hoy estamos conmemorando el 79 Aniversario de la Expropiación Petrolera, momento histórico en el que ese recurso energético, se convirtió en propiedad de los mexicanos. Pero ¿cómo fue que el presidente Lázaro Cárdenas tomó esta decisión?

Hacia el año de 1935, los trabajadores estaban cansados de los bajos sueldos, las jornadas laborales inhumanas y las escasas condiciones de seguridad, por lo que denunciaron la explotación de las empresas extranjeras. Además, mientras se enriquecían con el petróleo mexicano, se negaban a pagar los impuestos que señalaba la ley.

Fue entonces cuando los empleados buscaron aliarse para formar sindicatos, pero estas compañías no lo permitían. Después de algún tiempo de lucha lo lograron y los empleados pudieron organizarse en estos grupos.

A finales de ese mismo año se formó el Sindicato Único de Trabajadores Petroleros, y en enero de 1936, esta organización se unió al Comité Nacional de Defensa Proletaria, que no era otra cosa que el antecesor de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

En el mes de julio se llevó a cabo su primera convención para demostrar un proyecto de contrato general y se llamó a huelga para demandar su cumplimiento. El entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas, intervino para que las compañías aceptaran, pero tras varios meses de negociaciones, no se pudo concretar nada.

Esto dio lugar a la huelga de mayo de 1937, para exigir aumento de sueldo, jornada laboral de 40 horas y derecho a la salud. Este hecho fue apoyado por el pueblo mexicano, la industria energética, textil y ferroviaria.

Luego de 10 meses en huelga, los trabajadores retomaron sus actividades gracias a la mediación del mandatario nacional, quien nombró una comisión investigadora que determinó que entre 1934 y 1938 las petroleras habían cometido innumerables fraudes fiscales y obtenido ganancias de hasta 150 millones de pesos.

Los empresarios se molestaron y amenazaron con irse de México y llevarse todo su capital. El 8 de diciembre de 1937 hubo un paro general de labores y días después, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) exigió a las compañías el pago de 26 millones de pesos en salarios que no se cubrieron durante la huelga.

El sindicato exigió 40 millones, pero las empresas no aceptaron y se ampararon ante la Suprema Corte de Justicia. Sin embargo, el fallo de éste órgano no fue positivo, pues además las obligó a subir sueldos y mejorar las condiciones de trabajo.

Hay quienes dicen que Cárdenas pidió a los empresarios que pagaran los 26 millones de pesos para acabar con la huelga, pero debido al despotismo de uno de ellos, decidió expropiar las empresas petroleras.

El anuncio

Fue el 18 de marzo de 1938, cuando el presidente Lázaro Cárdenas se reunió con su gabinete y realizó el anuncio que cambiaría la historia de nuestro país. Informó a los medios de comunicación sobre la nacionalización petrolera.

Esta expropiación consistía básicamente en la apropiación legal del petróleo que explotaban 17 compañías extranjeras (británicas, estadounidenses y holandesas), para convertirse en propiedad total de los mexicanos. Maquinaria, pozos y refinerías serían ahora propiedad de la nación.

El apoyo hacia la decisión del mandatario no se hizo esperar. Se organizaron grandes marchas en la ciudad de México, la más importante, la del 23 de marzo, que contaría con la asistencia de caso 100 mil personas. Sin embargo, este hecho histórico ocasionó la ruptura de relaciones diplomáticas con el Reino Unido y un embargo comercial con Estados Unidos y Holanda.

La nacionalización y la futura explotación de los recursos quedaron plasmadas en el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

“La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los limites del territorio Nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada”.

Éste, resalta que la capacidad para adquirir el dominio de las tierras y aguas de la Nación se rige por estos mandatos: solo los mexicanos por nacimiento o naturalización y las sociedades mexicanas tienen derecho de adquirir este dominio; el Estado podrá conceder el mismo derecho a los extranjeros, siempre que convengan ante la Secretaría de Relaciones en considerarse como nacionales respecto de dichos bienes y en no invocar por lo mismo la protección de sus gobiernos.

El 7 de junio de 1938, se creó Petróleos Mexicanos, un organismo que se encargaría de administrar los hidrocarburos en beneficio del pueblo.

por: Maricela Flores

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*