MÁXIMO RELTI. Catalauña: El “Estado de Derecho” en acción

La Fiscalía General del Estado ha exigido a los fiscales jefes de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona que procedan a abrir las diligencias de investigación preprocesales correspondientes, contra los alcaldes catalanes de los que la citada Fiscalía General dice tener conocimiento de que están colaborando en la preparación del próximoReferéndum del 1 de octubre.

No obstante, lo más llamativo de esta disposición de la Fiscalía estriba en el hecho de que ordena, de igual forma, que en el caso de que los munícipes no comparezcan a la citación realizada por el juez se proceda a su inmediata detención por parte de los Mossos.    El oficio judicial en el que se insta a la aludida detención se refiere a los municipios en los que sus ayuntamientos  – que son la inmensa mayoría –   se han manifestado por la participación activa en la preparación del Referéndum de consulta.

Por su parte, los representantes municipales  pertenecientes a la organización política independentista CUP  ya han manifestado que:

     “no compareceremos ante las citaciones del fiscal general del Estado y que emplazamos al resto de fuerzas políticas a hacer lo mismo al amparo de la Ley 19/2017 del Referéndum de Autodeterminación y de legitimidad democrática mayoritaria de las catalanas y catalanes que quieren ejercer su derecho a voto el día 1 de Octubre”. 

El comunicado  de la CUP niega, a su vez, legitimidad a la Fiscalía General del Estado para proceder  a  las  detenciones anunciadas.

Simultáneamente, a diestro y siniestro se prohiben actos relacionados con el evento plebiscitario, se amenaza a los funcionarios, se secuestra a la policia autónomica, se esgrime la espada flamígera de la posible suspensión de la Autonomía  y se auguran catastróficas plagas bíblicas para los catalanes si osaran ejecutar su reivindicacion histórica como pueblo: decidir su propio destino.

 EL GOBIERNO Y TODAS LAS FUERZAS POLÍTICAS AFINES AL SISTEMA SE MOVILIZAN

El peso del  Régimen monárquico nacido con la Constitución del 78 se está dejando sentir con vigor en todo el Estado. Por tierra, mar y aire. Su agresividad no es, ciertamente, una expresión de fortaleza, sino una manifestacion de la extrema debilidad con la que la estructura del Estado ha salido de una etapa de crisis y descomposición, en la que su institucionalidad  ha resultado notoria y profundamente dañada. Aunque es este un hecho constatable,  no significa que el resultado automático  de esta última batalla que libra vaya a debilitarlo aún más. Cabe la posibilidad, incluso, de que llegue a fortalecerlo. Todo dependerá del talento, la torpeza o las posibilidades de aquellos que tiene enfrente. Y, también, de los  conciertos que logre establecer con las fuerzas políticas que lograron  presentarse  ante la sociedad como “rupturistas” y han terminado convirtiéndose en  parihuelas del sistema.

En cualquier caso, la campaña mediática emprendida por la práctica totalidad de los medios de comunicación públicos y privados – radio prensa y televisión –  en favor delproyecto unitario del Régimen del 78 se está produciendo de manera concertada y abrumadoramente aplastante. El aparato judicial del sistema se ha puesto  también en funcionamiento tratando de acabar con cualquier   gesto que contradiga su interpretación sobre lo que sucede en Catalunya. Son conscientes de lo que entra en juego, y sabedores de que solo un flanco del territorio está en pie de guerra, mientras  el resto se limita a contemplar neutro y expectante el resultado del espectáculo.

A la hora de la verdad los  partidos políticos de la  autodenominada “oposición” han dejado a un lado las zarandajas demagógicas con las que en tiempos de crisis pretendieron aparecer distantes del sistema, y  han manifestado  su lealtad a la unidad de destino en lo universal . Incluso el  propio PCE, por boca de Alberto Garzón, no ha tenido escrúpulos a la hora de  abandonar en la cuneta  una  reivindicación  histórica de su organizacion por la que se reconocia el derechos de las nacionalidades  vasca, catalana y gallega  a decidir  el tipo de relación que deseaban tener con el Estado español.

No deja de resultar significativo que la furibunda reacción del  Ejecutivo se produzca contra un conjunto de reivindicaciones estrictamente nacionalistas que, aunque sean  promovidas  por fuerzas de variado  signo político-ideológico, en ningún momento han dejado de  estar encabezadas  – y hasta ahora también controladas –  por la burguesía catalana.

El seguimiento de los acontecimientos que se están sucediendo en Cataluña tiene una gran importancia didáctica para todos. Prestarle atención a  los avatares de las próximas semanas puede proporcionarnos elocuentes lecciones acerca  de cómo proceden y reaccionan   las clases sociales hegemónicas cuando la sociedad, o una parte de ella, cuestiona su dominio. ¿Qué no estaría sucediendo hoy en Cataluña, o en otra parte del Estado, si lo que se pusiera en tela de juicio fuera el orden social y económico imperante? No hace falta intuirlo. Para conocerlo  nos bastaría con repasar las páginas de  la historia reciente de España.

 

canarias-semanal.org

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*