MARRUECOS. Miles de personas se suman en Yerada a las protestas del Rif por la muerte de dos mineros

Según informa “France 24”, la muerte de dos jóvenes hermanos que trabajaban extrayendo carbón de las minas clausuradas de Yerada, en Marruecos, ha provocado la ira del pueblo, cuyos habitantes se sienten “marginados” por el Estado, motivando una ola de protestas en las que han participado miles de personas. Las minas de Yerada eran la única fuente de ingresos de los habitantes de la región, llevan cerradas desde los 90 y no ha habido diversificación ni inversiones nuevas.
Según informa el medio internacional “France 24”, la muerte de dos jóvenes hermanos, Houcine y Jedouane, de 23 y 30 años, el pasado viernes en las antiguas minas de carbón de la localidad de Yerada, al sur de Oujda (a apenas 170 kilómetros de nuestra ciudad), ha acabado por provocar protestas populares, motivadas por la indignación que produce en esta antigua villa minera el “abandono” de la región por parte del Gobierno de Marruecos.
Miles de personas llevan protestado desde entonces contra la “marginación” de la localidad, en la que cientos de mineros (cerca de un millar cada día) se dedican a la extracción y el contrabando de carbón, el único medio de subsistencia en la zona.
Según informa “France 24”, Abderrazak Daioui, de 22 años, estaba con los dos hermanos en el momento del accidente: “Bajamos a 85 metros bajo tierra, Houcine y Jedouane estaban justo debajo de mí […] uno de ellos, cavando, tocó un pozo de agua, y el túnel se inundó. Yo agarré una cuerda y me las arreglé para subir”.
En la zona no hay más alternativa que arriesgar la vida en las minas, no hay más trabajo, y todo para ganar entre 100 y 150 dirhams diarios.

Minas cerradas
Las minas de carbón de Yerada se cerraron a finales de la década de los 90, dado que la extracción de carbón dejó de ser considerada rentable, una situación muy parecida a la que se dio en España con las minas de carbón del tercio norte de la península (Asturias, Castilla y León y Aragón, principalmente).
Las minas de Yerada daban trabajo a cerca de 10.000 personas y suponían la principal actividad económica de la región que, tras 20 años, no se ha diversificado y ha sufrido un éxodo poblacional. Hoy en día, el carbón se extrae a mano, sin apenas medidas de seguridad, y se vende a contrabandistas de la zona. Esta falta de seguridad provoca que los accidentes mortales sean frecuentes.

Contagio
Estas protestas, en la que es una de las zonas más pobres de todo Marruecos, se suman a las que llevan más de un año extendiéndose por todo el Rif con un denominador común: Que el Gobierno preste atención a las zonas deprimidas del norte del país.
Los miles de ciudadanos que han salido a las calles a protestar en Yerada se han “contagiado” de las consignas y las reclamaciones lanzadas por Hirak Rif, el movimiento de protesta popular surgido a raíz de la muerte del pescador Mouhcine Fikri en Alhucemas. En esta localidad también ha sido la tragedia la que ha empujado a la gente a la calle para reclamar una mayor atención de un Gobierno que les ha condenado, hasta ahora, a 20 años de olvido.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*