MARRUECOS Las mujeres toman la iniciativa en las protestas contra la dictadura amiga de los borbones

La revuelta popular que estalló hace seis meses en la ciudad de Alhucemas y se extendió después a otras poblaciones del Rif, en el norte de Marruecos, ya tiene otro líder. Tras la detención de Nasser Zafzafi, acusado de “atentar contra la seguridad del Estado” y otros delitos graves, una mujer, Nawal Ben Aïssa, se ha hecho con las riendas del descontento social rifeño, que se expresa a diario, sobre todo por las noches tras la ruptura del ayuno del Ramadán, con manifestaciones, sentadas y otros actos de protesta. En muchos casos, los protagonistas de las protestas, en su mayoría jóvenes víctimas del desempleo, la pobreza y la ‘hogra’ (el desprecio y la arbitrariedad de los poderosos), se enfrentan a las fuerzas de seguridad. Para el diario francés ‘Le Monde’, Nawal Ben Aïssa es “una figura que se consolida en la contestación en el Rif marroquí”.

Esta mujer de 36 años, rubia y de pelo largo, se ha convertido en muy poco tiempo en una líder que arenga a la población de Alhucemas, sobre todo en el barrio de Sidi Abed de la ciudad rifeña. “Me dirijo a todos ustedes los marroquíes; el Rif está sangrando. El Estado nos oprime. Todos los derechos de los rifeños están pisoteados”, declaró Nawal Ben Aïssa en una marcha. Los asistentes al acto de protesta aplaudieron y corearon consignas contra el poder más reaccionario del país, el majzén, la miseria, la opresión que ejercen los poderosos y a favor de la libertad y la autonomía del Rif, territorio rebelde desde hace décadas. La activista femenina anunció a los manifestantes: “Vamos a seguir luchando contra esta injusticia. Pueden detener a todos los militantes, jóvenes y mujeres que quieran, pero no vamos a bajar los brazos”.

Origen social humilde

Muchos observadores políticos se preguntan si esta joven carismática es el nuevo líder del ‘hirak’ (movimiento) que se extiende por el Rif. Es muy probable. Nawal Ben Aïssa no es una revoltosa de origen burgués de Rabat o Casablanca, sino una rifeña que pertenece a las capas populares. Es madre de cuatro niños que tienen entre 4 y 13 años; es una luchadora que no se asusta ante las dificultades. En la práctica, se ha convertido en portavoz del movimiento popular rifeño. También quiere ser la portavoz de las mujeres del Rif, según dijo a varios periodistas en una rueda de prensa celebrada en Alhucemas el pasado 31 de mayo. En el Rif, como en el resto de Marruecos, las mujeres sufren mayores problemas que los hombres por el mero hecho de su condición. Siglos de opresión han convertido a las mujeres marroquíes en seres de segunda clase que tienen que aguantar muchas injusticias.

 

http://www.atalayar.com/content/una-mujer-se-hace-cargo-del-liderazgo-de-la-revuelta-del-rif

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*