MARRUECOS. El régimen se cobra su segunda víctima mortal en la región del Rif

En la región del Rif continúan las movilizaciones, luego de diez meses de iniciadas; también la brutal represión contra ellas por parte del régimen marroquí.

El pasado viernes falleció Abdelhafid Haddad, taxista de profesión y cercano a la cuarentena de edad. Haddad estaba ingresado en el hospital de la ciudad de Uxda, en el nordeste de Marruecos, aquejado por la inhalación de gases lacrimógenos vertidos por los antidisturbios cuando reprimían las protestas en el funeral del joven activista Imad Attabi, el 9 de agosto (en la foto). En el colmo de la desfachatez, las autoridades —fiscalía a la cabeza— atribuyen su muerte a una dolencia asmática.

Inicialmente, Haddad fue ingresado en el hospital de Alhucemas, pero la gravedad de su estado aconsejó ser trasladado al de Uxda, que al parecer está mejor equipado.

Abu Ali Benmezian, vicepresidente de la Asociación marroquí de Derechos Humanos, comentó que “no hay ningún dato que confirme o que niegue que el empeoramiento del estado de Haddad fue debido a los gases lacrimógenos. Solo una prueba médica lo puede probar”.

Sin embargo, la mujer del fallecido asegura que su marido fue hospitalizado tras respirar gases lacrimógenos durante el funeral del mencionado activista Imad Attabi, joven de 24 años asesinado por el régimen el pasado 8 de agosto.

Cabe recordar que Attabi murió como consecuencia del impacto en su cabeza de una bomba lacrimógena.

La región del Rif se encuentra en constantes movilizaciones desde que en octubre del pasado año un vendedor de pescado murió aplastado dentro de un camión que recoge la basura. De ese tiempo a esta parte, casi 200 activista han sido detenidos.

La construcción de una universidad y un hospital oncológico en la provincia de Alhucemas son reivindicaciones de los movilizados rifeños. También demandan puestos de trabajo, la desmilitarización de la zona y, obviamente, la puesta en libertad de los casi 200 activistas encarcelados por el régimen de Marruecos.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*