MANUEL MEDINA. “Mariano Rajoy: ¡Rusia es culpable!”

En el año 1966 se estrenó en todas las pantallas del mundo la comedia
bélica estadounidense “The Russians Are Coming”  (¡Que vienen los rusos!).
La película trataba de un hipotético submarino soviético que accidentalmente
quedaba encallado en el litoral de un pequeño pueblo estadounidense. Los
habitantes del villorrio, imbuidos por la intensa propaganda anticomunista
desplegada  en los Estados Unidos durante toda la Guerra Fría, interpretaban
entonces que los soviéticos estaban tratando de invadir su país. A partir de
ese momento, movidos por los tópicos antibolcheviques, los lugareños acudían
prestos a defender épicamente el territorio nacional de la presunta agresión
soviética. En España, por cierto, la dictadura de Franco no permitió que la
película se visionara hasta mucho después, probablemente porque el titular
del Ministerio de información de entonces, Manuel Fraga Iribarne, estimó que
el anticomunismo era una cosa muy seria para tomársela en  broma, como se
hacía en el film.

¡RUSIA ES CULPABLE!

Viene esta referencia  a propósito de  la descerebrada campaña
emprendida por los medios de comunicación afectos al régimen borbónico, que
tratando de proporcionar explicaciones al  origen de la rebelión catalana
han recurrido a la supuesta “intervención” de Rusia  como causante del
conflicto. Ni la historia, ni la cultura, ni el idioma, ni las costumbres de
esa comunidad del Estado han tenido nada que ver con el masivo deseo
soberano de los catalanes de decidir sobre su propio futuro. Los
subvencionados medios españoles ni siquiera han dirigido su índice acusador
hacia la torpe gestión del inquilino permanente de la Moncloa.   Se han
limitado a  utilizar el reflejo histórico del famoso “¡Rusia es culpable!”
que utilizara hace 70 años Serrano Suñer, el filonazi ministro de Asuntos
Exteriores de Franco, para  justificar la participación española junto a
Alemania en la invasión de la Unión Soviética.

No les importa que ya no sean los comunistas los que ocupan el
Kremlin. Tratan  simplemente de apropiarse de los réditos políticos que han
proporcionado décadas de propaganda anticomunista, intentando convencer a
ingenuos y conservadores de que el enemigo que mueve los hilos del conflicto
catalán se encuentran realmente en el extranjero. Los  centenares de miles
de ciudadanos que se manifiestan en las calles de Barcelona por el derecho a
decidir o están a “sueldo del oro de Moscú” o son, simplemente, “tontos
útiles”. Como siempre.

EL PAÍS: LA MANO  QUE MUEVE EL CUCHARÓN

El periódico que ha agitado el cucharón de este caldo ha sido El
Pais, el rotativo mascarón de proa del régimen del 78. Durante semanas, la
dirección de este periódico encargó  a un par de reporteros  que se
dedicaran a darle vueltas  al puchero conspirativo , inventándose agentes
llegados del frío  o convirtiendo al confinado Julian  Assange en un
maléfico urdidor más de la trama antiespañola.

El tiempo ha demostrado que la novela por entregas inventada por El
País no fue una casualidad. El pasado sábado, el portavoz del gobierno
ultraconservador y autoritario de Rajoy, Iñigo Méndez de Vigo, flanqueado
nada menos que por la ministra de defensa Dolores de Cospedal, aseguró que
el gobierno “había constatado la intervención de “hackers” procedentes de
Rusia y Venezuela”, añadiendo  lapidariamente que en consecuencia “el
gobierno está midiendo su respuesta sobre el papel de Moscú”, y que  como
corresponde este tema estará en el orden del día del  Consejo de asuntos
exteriores el próximo lunes en Bruselas .” Sucede una vez más como en los
viejos tiempos, a pesar de que los actuales inquilinos del Kremlim comparten
estrechas afinidades ideológicas con nuestros reciclados políticos de la
derecha.

De acuerdo con los datos que pueden desprenderse  de la
intervención del ministro,  la “gran conspiración” ha consistido en que
muchos de los comentarios que se “han producido a través de las redes
sociales tienen su origen en territorio ruso”, y que revistas y canales
digitales como RT y Sputnik informan cotidianamente de lo que está
sucediendo en España.

Ante estos insólitos argumentos, que resultan más toscos que los
utilizados por el padre Ripalda en su famoso Catecismo, hay que preguntarse
necesariamente: ¿por ventura los opinadores de las redes sociales en
Internet se han convertido, de repente, en peligrosos guerrilleros armados
que  franquean los Pirineos hacia Cataluña? ¿Cuáles son las razones por las
que los medio rusos  Sputnik y RT no pueden emitir las opiniones de sus
redactores  sobre los sucesos mundiales, como  habitualmente  hacen la CNN,
France Press,  Reuters a la propia Agencia Efe española?

Como la  argumentación oficial, además de endeble, resulta
insuficiente incluso para los aficionados a la conspiranoia menos exigentes,
han empezado a crecer como setas las opiniones de los “expertos”, que a
falta de datos aportan sus abracadabrantes puntos de vista prospectivos.
Así, la locutora/agitadora de la ultraderecha Cristina López Schlichting, de
la COPE, invitó este domingo a un “experto” que aseguró, con total seriedad,
que la intención de los rusos es establecer una base militar en Cataluña,
porque para ellos, estratégicamente, resulta fundamental el control del
Mediterráneo.

Puede deducirse que lo que el Ejecutivo español pretende con estos
frágiles mimbres es implicar a la Unión Europea con el espantajo de la
intervención rusa en Cataluña. No es la primera vez que hace uso de este
tipo de recursos en estas últimas semanas. Cuando en el Parlamento Europeo
sonaron algunas voces solidarias con  el pueblo catalán, el portavoz español
en esa institución logró acongojar algunos gobiernos europeos con la
posibilidad de que la “gripe soberanista ” podría resultar contagiosa.
Francia, Italia ,Bélgica y otros países europeos, con problemas nacionales
pendientes, se tentaron temblorosamente  sus prendas y, temerosos,  hicieron
mutis por el foro sobre el tema.

De manera, que en esta ocasión, a lo peor al gobierno de Rajoy le puede
salir bien su nuevo espantajo. Aunque este sea tan sólo un maltrecho muñeco
de paja. En Europa hay toneladas de predisposición anti rusa para aceptarlo.

 

canarias-semanal.org

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone