LUIS BRITTO GARCÍA. Veinte años que conmovieron el mundo

1.- El 6 de diciembre de 1998 un zambo fornido se quita el paltó y la corbata, y sube a la improvisada tribuna en el exterior del Teatro Teresa Carreño. Sin apoyo de los medios ni del empresariado acaba de ganar con 1.628.148 votos a los partidos socialdemócratas que llevan cuatro décadas años de hegemonía bipartidista en Venezuela. Se demuestra que un movimiento progresista puede llegar al poder por  vía pacífica y  electoral. Probará casi de inmediato que también electoral y pacíficamente puede derrotar el arsenal de agresiones de la derecha: golpe militar, sabotaje petrolero, conjura mediática, terrorismo, intentos de magnicidio. Convoca a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente y somete a referendo la aprobación de la Carta Magna. Durante las dos décadas siguientes en Venezuela llega a haber más de una consulta electoral por año, garantizada  por el que Jimmy Carter consideró el sistema electoral más perfecto del mundo.

2.- Se demuestra que un país puede utilizar sus recursos naturales para vencer el analfabetismo, llevar a la población del Desarrollo Humano Bajo al Alto, conquistar el menor grado de desigualdad en América Latina capitalista. Se argumentará que ello se debe a que Venezuela tiene recursos naturales. Pero casi todo país latinoamericano los tiene, y  durante décadas se han dilapidado en interés de las transnacionales: Venezuela los aplica a la cancelación de la Deuda Social.  Reorganiza la OPEP y asigna su justo valor a los hidrocarburos que mantienen funcionando al mundo. Sucesivamente Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina cursan los mismos caminos progresistas, con resultados  siempre positivos.

3.- El antiimperialismo es internacional o no lo es. Venezuela  se deshace de los vínculos que limitaban su soberanía subordinándola a los tribunales extranjeros de Comunidad Andina de Naciones,  Comisión y Corte Interamericana de los Derechos Humanos,  OEA,  CIADI. Su nueva diplomacia promueve la Alianza Bolivariana de los Pueblos,  Unasur, la Celac: organizaciones hemisféricas que rompen con la tutela de Canadá y Estados Unidos. Éste  ya tenía lista la trampajaula del ALCA para reducir a América Latina a coto privado de explotación neoliberal. En la Cumbre de Mar del Plata sufrió la mayor derrota diplomática de su historia. Una sagaz estrategia Sur Sur, orientada hacia el Asia y África,  hacia los No Alineados, con estrechos vínculos con el Caribe,  próxima a Cuba, China y Rusia, contribuye a inclinar al mundo hacia la multipolaridad.  Espléndida herencia que no podemos dejar perder.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*