Luchar por lxs presxs políticxs es luchar por el futuro

Como no darse cuenta, que para comer saludable, tener un techo y vivir en libertad, no vale con trabajar, sembrar y cosechar, cocinar y cuidar los niños, abuelos o vecinos.

Hay que ser un ladrón y un criminal. Pero no de estos que la justicia capitalista condena por llevarse unas pizzas sin pagar , por romper un cajero, por no llegar a fin de mes o por manifestarse contra la privatización de las riquezas creadas gracias al trabajo de la clase trabajadora.

Para vivir en libertad en este sistema, hay que ser un ladrón y criminal de gran estilo, banquero, ministro, directivo y no tener escrúpulos. Hay que especular y hacer negocios con el hambre, hay que legitimar los millones que se llevan las empresas de la corrupción, los partidos y multinacionales y hay que condecorar los ministros de guerra por los presupuestos militares y su revalorización económica, sacando ganancia tras atacar pueblos como en Irak, Libia, Siria o Gaza, donde matan cientos de miles de niños, mujeres y hombres.

Como no darse cuenta de que la moral capitalista destruye lo colectivo y promociona el individualismo:mi coche, mi puesto de trabajo o mi familia.

Los trabajadores sin embargo ven que su vida depende de la cooperación económica y que esta condiciona nuestras relaciones sociales. Ven que en la economía capitalista las relaciones entre propiedad privada y trabajo asalariado, obligan a poner en manos de un puñado de ricos las decisiones violentas sobre vida y muerte de la mayoría.

O uno participa en esta economía o se rebela e intenta establecer otra.

En realidad los humanos somos seres sociales y no podemos dejar de cooperar. Hay que cosechar aceitunas, tejer vestidos, generar energías, hay que comunicarnos y transmitir conocimiento.

Los que luchan mantienen la solidaridad viva, esa llama de la comunidad humana, que es la ternura  de los pueblos.

Por tanto, defendiendo a lxs presxs, custodiamos el futuro, que haya más y más que se unan a la lucha, custodiamos que haya relevo y que no se desmovilice y fraccione nuestra comunidad.

Como SAT apostamos por: ¡organización, unidad y lucha!

Llamamos a cerrar filas contra la explotación y contra la represión y en defensa de lxs presxs politicxs, y de lxs represaliadxs sean jornalerxs, obrerxs, periodistas, de jóvenes, anarquistas, tuiterxs, titiriterxs o raperxs, de los que ocupan y resisten.

El 2 de junio, bajo el lema “porque son gudaris, ¡amnistía!” , en una marcha a la cárcel de Puerto III, convocada por el Movimiento Pro Amnistiá y Contra la Represión con la lectura del comunicado se recordó:

“que Puerto III ha sido una auténtica cárcel de exterminio desde el mismo momento de su apertura, y que desde el principio ha sido utilizada para experimentar con los presos políticos vascos. El régimen impuesto es de sobra conocido por su dureza, y los carceleros lo son por su actitud militante fascista.

En mayo de 2010 le dieron una paliza a Arkaitz Bellon de Elorrio, quien después aparecería muerto en Puerto I. En esta cárcel de Puerto III apareció muerto este 6 de marzo el preso político de Iruñea Xabier Rey, y ese mismo mes murieron aquí otros dos presos sociales.

Hoy, una vez más, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere reivindicar con orgullo la legitimidad de la lucha llevada a cabo por lxs represaliadxs políticxs de Euskal Herria, y quiere reafirmar su compromiso con el cuidado de los retoños nacidos del mismo árbol que ellos y ellas.”

¡No más presos y presas por luchar! ¡Amnistía presos políticos!

SAT/internacional/2.6.2018

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Partisana&Campesina

    Decir la verdad, como hace el SAT (antiguo y digno SOC: Sindicato de Obrer@s del Campo), sí que es revolucionario. Necesitamos crear otra sociedad, otra economía, otra Humanidad: más justa, más libre, más solidaria e igualitaria.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*