El Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona ha citado a declarar como investigados a dos antidisturbios de la Policía Nacional por su actuación durante las cargas para impedir el referéndum  del 1 de octubre en la Escola Mediterrània de Barcelona, según han explicado fuentes jurídicas.

En un auto fechado el 30 de enero, el juez acuerda la declaración de los agentes como investigados, quedando a la espera del resultado de las diligencias, aunque no fija una fecha. El juzgado también cita a declarar como testigo al coordinador del operativo del 1-O, al director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, el coronel Diego Pérez de los Cobos.

El juez Francisco Miralles ha admitido a trámite dos querellas presentadas por el Centro por la defensa de los derechos humanos Irídia en nombre de una madre y su hija y de otra mujer que resultaron lesionadas en ese colegio, por los delitos contra la integridad moral por parte de funcionario público, lesiones y uso de instrumento peligroso.

Asimismo, cita a las tres querellantes y a otro testigo que grabó un vídeo y requiere a la Policía Nacional que aporten al juzgado una copia de las comunicaciones entre el centro de mando del operativo del 1 de octubre y los mandos en los diferentes dispositivos policiales sobre el terreno, y específicamente las comunicaciones de la Escola Mediterrània.

Uno de los casos denunciados, que fue captado por las cámaras, es el de una mujer que recibió en dos ocasiones varios golpes de porra en la cara y posteriormente en otro vídeo se veía cómo votaba con un ojo morado. Según la querella presentada por esta mujer, ese día estaba haciendo cola junto a su pareja para votar en el referéndum en una actitud “completamente pacífica” y de repente llegó un gran número de agentes de la Policía Nacional y cargaron sin aviso previo.

En ese momento perdió a su pareja y, al estar buscándola entre la multitud, recibió dos golpes frontales con una porra colocada de manera horizontal, momento en que se apartó. Posteriormente, relata la querella, la mujer localizó a su pareja en el suelo recibiendo patadas de los policías y, alertada y atemorizada por la situación pero en actitud pacífica, se giró y el policía le volvió a dar un golpe en la cara “con la única y exclusiva intención de menoscabar su integridad física y moral y haciendo uso de una fuerza absolutamente desproporcionada”.

Como consecuencia de estos hechos sufrió un traumatismo craneal con tumefacción subcutánea órbito-malar, y además se sintió “absolutamente vejada y humillada”, y siente mucha angustia al recordar a su pareja recibiendo golpes en el suelo.

En el caso de la querella de una madre y su hija, la madre recibió varios golpes de porra, uno en la cabeza, mientras que a la hija la tiraron al suelo, le tiraron del pelo y la lanzaron al suelo “violentamente”, y después le dieron patadas y porrazos.

Como consecuencia de la actuación policial las dos mujeres sufrieron diversos hematomas además se sentirse vejadas y humilladas ya que, según recoge la querella, sin mediar ninguna palabra, sin ningún aviso y encontrándose en actitud absolutamente pasiva y pacífica “sufrieron tirones de pelos y varias lesiones”.