JULIO ANGUITA. Democracia, pero menos

Cuenta Yanis Varoufakis en sus Memorias que siendo recién nombrado ministro de Economía del Gobierno de Grecia comandado por Alexis Tsipras, acudió a una reunión del Eurogrupo para plantear el programa económico con el que la coalición de izquierdas llamada Syriza ganó ampliamente con un 35,4% las elecciones legislativas de enero del 2015 en el país heleno. Al terminar su concienzuada exposición, Wolfgang Schäuble, ministro de Economía de Alemania lanzó con la fuerza de un exabrupto la afirmación de que “la democracia no podía imponerse a la economía”.

Ya en 1994, Hans Tietmeyer, presidente del Deutsche Bundesbank, había afirmado que “los políticos debían acatar los dictados de los mercados”. En otras palabras: el voto tiene unos límites fácticos muy claros, que no se pueden traspasar. Y aún antes, en 1975, la Comisión Trilateral aconsejó incentivar la abstención electoral para evitar que los gobiernos electos se sintiesen respaldados y tentados de hacer políticas económicas con demasiadas concesiones sociales.

Por su parte, Friedrich von Hayek (1899-1992), economista de la Escuela de Viena y el mayor contradictor de John Keynes, defendió en su obra Camino de servidumbre la necesidad de superar los Estados en aras de una federación interestatal cuya mayor función sería la de fijar la filosofía económica que los entes estatales deberían limitarse a obedecer aunque conservaran la responsabilidad sobre los asuntos internos. Ante esta afirmación, surge una pregunta casi de inmediatamente: ¿Acaso la economía no es ya un asunto muy interno?

Una de las claves del asunto estriba en que el Estado y el Gobierno que en cada momento lo administra, recibe su legitimidad del pueblo y éste exige el cumplimiento de las promesas electorales y el desarrollo de los contenidos de cada constitución nacional.

La otra no es otra que la utilización de la palabra economía con un solo y único ámbito de significación: la del mercado capitalista, la competitividad y el crecimiento sostenido, erigidos en una dogmática que no admiten cualquier otra visión de la economía que no sea la propia que dicta el capitalismo.

Esta dicotomía fraudulenta entre economía o democracia es la que, hoy por hoy, debería estar en todas las agendas de análisis, discusión y divulgación de los partidos políticos, los sindicatos, los intelectuales, las organizaciones culturales y hasta la sociedad, aunque sea por simple cultura democrática.

eleconomista

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

5 comentarios

  1. La Democracia como a la Razón hace tiempo que las asesinaron. Y la Justicia vaga descalza, pidiendo limosna para poder comer…

    Ni siquiera ya la economía es lo que era: eso de administrar la casa de manera racional se esfumó tras la última debacle civilizatoria.

    Hoy los austríacos à la Hayek y sus comandos terroristas imponen su Dictadura a golpe de desestabilización social: sólo generan bolsas de basura y de miseria en naciones destrozadas por unas élites criminales y asesinas que se parapetan en mansiones inaccesibles.

  2. Ya…. y tú, Julio, contribuyendo a que haya menos y menos democracia presentando y aplaudiendo con las orejas a un general de la OTAN como jefe de Podemos en Madrid ….

    I see … and you, Julio, helping them so that there is less and less democracy by promoting and applauding a NATO general even with your ears as the new boss of Podemos in Madrid …

  3. Estrella roja
    Creo que te equivocaste de página y de artículo, este no es Felipe González o algún sociata de esos.
    Ya tienes eggs de decir que este hombre contribuye a que haya menos democracia.
    Cambia de Nick.

  4. Juan, no tengo que cambiar nada.
    He votado muchas veces por este hombre y su partido y quizas lo siga haciendo pero lo que no está bien, no está bien.
    Échale un vistazo a este artículo y luego me cuentas.

    Juan, I don’t have to change anything.
    I have voted for this man and his party a lot of times and I may do it again but what is wrong is wrong.
    Have a look at this article and you’ll tell me then.

    http://canarias-semanal.org/not/21879/julio-anguita-presenta-y-defiende-en-publico-al-carnicero-de-libia-video-

  5. Gústame Anguita.
    Esa disyuntiva democracia-mercado que plantea es real.

    Lástima que la cuadrilla del Carrillo PCE lo banal IZARÁN. Al nombre propio MERCADO el Carrilo PCE, “consiguió” se apellidara SOCIAL. O sea la economía según constitucional 78 se “rige” por la economía “social” de MERCADO. No por MERCADO SOCIAL.

    Y como eso lo de la bandera, la monarquia…

    A Un comunista las banderas “nacionales” una mierda les importa. Y en cuanto a la monarquia, el Carrillo (menudo papo) dijo que él prefería una monarquia parlamentaria (como si las monárquias parlamentaran) a una dictadura Republicana. Ejemplo las dictaduras sudamericanas.

    Olvidose ese carrilleros PAPOS que la “cultura” dominante en el sur americano es herencia latín ñol.

    En fin yo también hubiera votado por Anguita de cuando en cuando. “Afortunadamente” soy, estoy en una de las tres o cuatro españas. No en las dos españas PPPSOE y en su moderno factor común ciudadanos, la moderna falange del 36 golpista.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*