JULIO ANGUITA. Rebelión

Una de las innumerables miserias del franquismo consistió en atribuir a los vencidos en la Guerra Civil el delito militar de rebelión. Todavía y a pesar de los años transcurridos, estremece la evidencia de cómo juristas de carrera: jueces, fiscales y letrados en general, pudieran tragar – y aún justificar – que los militares golpistas comandados por el general Franco, se erigiesen en jueces para imputar a sus adversarios derrotados el crimen de rebelión que ellos habían protagonizado en exclusiva.

Está claro que aquella justicia, tanto militar como civil, no estaba fundamentada en el Derecho sino en la venganza y en la “ejemplaridad” del Código de Hammurabi. Aquellos tribunales no impartían Justicia (nadie da lo que no tiene) sino venganza. Aquélla bárbara impostura dejó su huella y marcó una impronta. El que la hace la paga bien pudiera ser el santo y seña de aquellos tribunales del franquismo con el agravante de que en ellos se habían invertido los roles: victimarios juzgaban a las víctimas. La expresión clásica latina ad justitiam per ius (hacia la Justicia por el Derecho) quedó suplantada por la de ad justitiam per ensis (hacia la Justicia por la espada).

El Decreto de 9 de octubre de 1945 concedía el indulto total a los que quedaban encarcelados por el delito de rebelión militar o también auxilio a la rebelión. Las razones de la “magnanimidad” se explicitaban en el preámbulo del decreto: el gobierno consciente de su fuerza y del apoyo de la Nación, se dispone a dar otro paso en el camino de la normalización progresiva de la vida española. Aquí no ha pasado nada.

Cuarenta años de una dictadura cinceladora de conciencias, valores y actos despóticos que además se preciaba de la razón de la fuerza, y otros cuarenta de una Transición que pasó de puntillas por aquél horror, han devenido en un guirigay justiciero en el que se laminan la jurisdicción y las competencias de determinados tribunales en favor de otros sin que medien, cara a la opinión pública, las razones que lo puedan motivar. Se encarcela, se excarcela o se deja en libertad, tras una sentencia condenatoria firme. O se comprueba cómo la jurisprudencia es muchas veces papel mojado. A esto le llaman en España normalidad democrática.

 

Rebelión

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

5 comentarios

  1. Gracias a ti y a los tuyos, “maestro”.

  2. Efectivamente, Sr. Anguita, con esos barros están construidos los podridos cimientos del Establo de Desecho de este Reino Francobourbónico de los Bribones donde la Injusticia campa por su “Derecho Natural” y la Corrupción es la moneda de cambio de las estructuras que lo cimentan y mantienen en pie.

    Gracias, sr. Anguita, aunque tarde se ve que al final ha ido aprendiendo que su garantismo constitucionalista era imposible de mantener en este podrido y corrupto Reino FrancoBorbónico.

    Una Constitución como la de 1978 que careció de proceso constituyente. Pues su articulado se escribió con premeditación, nocturnidad y alevosía. Y al pueblo se le exigió un sí o un no a un texto que además de ilógico es irracional: ¿cómo se pueden escribir sandeces como se dicen del tenor de que una lengua muerta como el castellano debiera ser la lengua del Estado o de que la figura del rey es inviolable y no está sujeta a ninguna responsabilidad? De los supuestos derechos sociales (como el trabajo o la vivienda o la educación o la sanidad) se desprendieron pingües negocios y se negaron desde su propia enunciación la posibilidad de construir una sociedad de iguales basada en derechos y libertades comunitarias. De ahí que tengamos hoy los barros y el lodazal que padecemos. Una ciénaga de excrementos donde los valores que más cotizan son los de la Basura. Y la única Ley que rige no es otra que la de la obsolescencia programada.

  3. No nos decias en Cordoba que desde la constitucion se pobria hacer la revolucion??? ¡¡Charlatan ¡¡

  4. ¡Jiménez, que se te ve el plumero!

  5. Lo que no dices, Julio, es que esa “transición” impuesta con decenas de asesinatos de verdaderas revolucionarias, fue posible gracias a la colaboración de los vuestros, de ti. Tenemos memoria y nos encargaremos de que la tengan quienes son manipulados por vuestras mentiras que siempre han defendido la legalidad del régimen.

    Una vergüenza que esta página publique a la pata izquierda del régimen.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*