JULIO ANGUITA. ¿Qué España se nos viene encima?

Tengo la impresión de que mi país es una nave que marcha a la deriva, mientras el Gobierno, las fuerzas políticas y los sindicatos, los poderes económicos, los intelectuales, los medios de comunicación y un número elevado de los ciudadanos que lo habitan juegan al peligroso juego de engañar, engañándose.

Los informativos pugnan por ser los más aventajados en emular al desaparecido semanario español El Caso. Cataluña sigue en la primera plana, bien por descabellados autos judiciales, bien por interminables y superficiales declaraciones que ni siquiera pueden calificarse de sensacionalistas; por último, para el discurso oficial y el consumismo propio de la recién terminada temporada navideña, estamos en el mejor de los mundos posibles, el que enajena y a la vez hace desentenderse de una realidad sabida y amenazante. Mientras tanto, cabe preguntarse qué futuro tiene nuestra juventud. ¿Qué España se nos viene encima?

El Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud ha hecho público recientemente un informe sobre el primer semestre del año pasado, relacionado con el acceso al empleo y a la vivienda por parte de nuestros jóvenes. En él se destaca que la tasa de desempleo en los menores de 30 años es del 29,7% y que el 48,9% de los ocupados están afectados por la temporalidad en todas y cada una de las especificidades que este problema presenta.

Pero hay otro dato que arroja sobre la inhibición generalizada un anticipo del futuro que espera a los españoles que hoy son jóvenes. El acceso a la vivienda de régimen libre en propiedad por parte de un joven de nuestro país supone más del cuádruplo de su salario anual.

Y si se opta por el alquiler, debe asumir que el arrendamiento medio en el mercado (767 euros al mes) le va a suponer el 85,4% del salario que percibe mensualmente. La situación de precariedad y falta de perspectivas ensombrece aún más un futuro en el que los hoy jóvenes estén en la edad de jubilarse.

¿Cómo podrán estimular el consumo (el que tiene carácter necesario y también el que resulta alienante) los miembros de una sociedad en la que subsistir cada día va a ser un ejercicio de habilidad circense y suerte?

Estoy seguro de que en España hay actualmente personas con elevada responsabilidad política y capacidad de convocatoria suficientes para arrojar sobre la opinión pública un aviso de alerta, que conciencie y sirva de revulsivo a los que ya sufren anticipadamente la complicada situación que se nos presenta mañana.

Pero deben abandonar lo accesorio, lo meramente ocasional y episódico. España, este país, va a morir a manos de los que dicen amarla tanto.

eleconomista

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

4 comentarios

  1. En la Alemania del este , la comunista y muy mala que se comian los niños crudos . Un obrero no pagaba mas del 7% u 8% de su sueldo en la renta de alquiler , que la mayoria de edificios o casas eran de propiedad del estado . Pero todo cambiò cuando el capitalismo derribò el Muro , y muchos ciudadanos de la Alemania del este , se dieron cuenta que el sistema capitalista no era tan bonito como lo pintaban , menos Angela Merkel , que vino de un sistema comunista para implantar el sistema capitalista mas bestia de Europa . ( Como siempre , J. Anguita poniendo el dedo en la llaga )

  2. Excelente análisis. Pero no olvidemos que siempre se puede caer aún más bajo.

    Sólo hace falta ver cómo está el mundo fuera de las fronteras europeas. Y a esos pobres inmigrantes aún se les vende el sueño de Europa como si de un paraíso se tratase. Y la verdad es que ninguna de las religiones monoteístas del Libro pseudoSagrado (sea la Thora, La Biblia o El Corán) puede competir con la publicidad del capitalismo: los anuncios de las televisiones proyectan en los ojos y en el cerebro de los pobres habitantes del mal llamado Tercer Mundo que aquí (en la zona del €) se atan los perros con longaniza. Y si reparamos en la aplicación industrial de la obsolescencia programada a cualquier tipo de basura (perdón, en el léxico decimonónico marxista debería haber escrito MERCANCÍA) no es nada extraño que se tenga esa sensación: además la conciencia imperialista española permite hacernos creer que aún somos los herederos de la hidalguía de los Siglos de Oro y por eso nos permitimos esas relaciones de servidumbre con los sudamericanos cuando les damos empleos mal pagados y sin seguros sociales de ningún tipo: sea como cuidadoras/cuidadores, prostitutas/chaperos, sirvientes/criadas, etc

    En breve, la situación española será vista como una prolongación de los cárteles criminales mexicanos, colombianos, etc y los opinadores/tertulianos/columnistas del Reino Francobourbónico se preguntarán que cómo hemos llegado a eso. Y nos dará un poco igual, pues el morbo y el sensacionalismo atrapan a una buena parte de la audiencia más popular (¿populista del corrupto PP?) y aznarfabeta (sumisa y correveidile del palanganero mayor del Reino conocido por su alias de acémila descerebrada: Aznar).

    Se puede caer aún mucho más bajo: ¡y se caerá!

  3. LIBERTAD, VERDAD, DEMOCRACIA.

    O como dice cualquier oligarca “supuestamente” mega criminal: “es el mercado que nos hemos dado entre todos”, que traducido a la realidad quiere decir: “es lo que entre un puñado de usurpadores, mafiosos, matones, represores, golpistas militares y sus amos, etc. hemos diseñado y hemos impuesto aquí y os jodéis”, como dijera aquella “demócrata” también (‘que se jodan’, en ese teatrillo pretendidamente solemne, pero bien burdo para atrasados intelectuales o ignorantes de baba profundos).

    That’s all, folks!!!!!!!!!!! (humor negro).

  4. Pues si, y gracias a ti, y a los tuyos, maestro.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*