JULIO ANGUITA. La encrucijada de la izquierda (I)

El mundo de las fuerzas políticas, colectivos y personalidades que se reclaman de la Izquierda puede ser subdividido, grosso modo y con el riesgo de la simplificación, en dos grandes apartados.

En el primero estarían aquellas organizaciones políticas y sindicales que desde hace muchas décadas asumieron que el objetivo de las mismas era humanizar el Capitalismo sin apostar ya por la superación del mismo.

La otra visión de la Izquierda la constituirían aquellas otras organizaciones y personas que abominando del Capitalismo en su discurso teórico y político, propugnan reformas de mayor calado en el sistema pero cuidándose muy mucho de confrontar con las formas económica y política del mismo: la UE, la propiedad privada de los medios de producción, el discurso oficial contra el Estado planificador de la economía o los valores consumistas, alienantes y depredadores de la naturaleza que el sistema conlleva y que ha conseguido asentar en la sociedad.

En ese sentido lleva mucha razón Boaventura de Sousa Santos cuando afirma que el socialismo no forma parte, por ahora, de la agenda política de la Izquierda y que ésta (la izquierda) se divide en torno a los modelos de Capitalismo.

El problema para la Izquierda que se ha ido auto- calificando sucesivamente como revolucionaria, transformadora y progresista, consiste en que el fracaso del capitalismo globalizador y su cohorte de instituciones: UE, BM, FMI, OCM o TTIP, a la hora de mantener la ficción del progreso permanente y el reparto de las migajas del festín, la coloca en solitario ante la necesidad de dar una respuesta que conjugue la atención inmediata a los problemas de parados, precarios, pensionistas y desfavorecidos en general con una propuesta alternativa de Estado para el mañana nada lejano que se avecina.

Y no valdrán las martingalas escapistas de acusar de fascismo a todo aquél proyecto y discurso político que ganando el apoyo de la ciudadanía, se dedique simplemente a priorizar lo inmediato, lo urgente y perentorio para la inmensa mayoría, ofreciéndole al pueblo un protagonismo en la tarea de alcanzar la meta deseada.

Sin olvidar tampoco que el fascismo auténtico, tal y como demuestra la Historia, ha sido, y es, un movimiento de masas que se potencia exponencialmente cuando se dan dos hechos simultáneos: una crisis del Capitalismo y la debilidad ideológica, organizativa y programática de la Izquierda. ¿Cómo puede asumir la Izquierda el reto de ser útil y necesaria en la presente encrucijada?

 

eleconomista

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. HUMOR IN-EXTREMIS …..MARCA ESPAÑA .

    LA SITUACIÓN ES VERDADERAMENTE ALARMANTE …SE AGRAVA POR MOMENTOS .

    AUMENTA EL NÚMERO DE PARADOS Y DE CONTRATOS BASURA ,

    Y SIGUE SIN DISMINUIR EL DE INÚTILES .-

    “”SI DIMITIERAMOS NO HARÍAMOS más que aumentar el número

    de parados “””, ha dicho un portavoz oficial .

    Del Gobierno Turnista .-

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*