Jordi Cuixart envía una carta desde la prisión donde está secuestrado; asegura que la justicia europea desenmascara el relato judicial

Queridísimos todos,

La justicia europea está desenmascarando el relato judicial, político y mediático que define el soberanismo como un movimiento violento que se alzó en una rebelión. Los hechos son indiscutibles y siempre hemos mantenido alta y clara la bandera de la democracia, la paz y la libertad, así que necesitamos mantener la serenidad y confianza intactos.

Abrazos infinitas para el Carlos, Meritxell, Toni y Luis, para Marta, Ana, para Clara, también a los otros 8 presos políticos que siguen encarcelados; a las familias, amigos y compañeros que claman justicia y exigiré que todos podamos volver a casa pronto; a todos los que trabajan sin tregua y hace el trabajo bien hecho para que el castillo de naipes de la mentira se derrumbe.

La causa contra Cataluña es hoy más que nunca una causa contra la democracia. La nueva campaña ‘Mañana puedes ser tú’, impulsada junto a entidades de derechos humanos, denuncia precisamente que en España cualquier persona que no comparta la versión oficial puede sufrir la represión, la vulneración impune de sus derechos básicos. Más allá de Cataluña, lo vemos en Madrid, el País Vasco o en Murcia; la represión y la censura amenaza activistas, artistas y todos aquellos que decidan levantar la voz.

El régimen del silencio se agrietando y la solidaridad no tiene freno; transformamos el miedo y la autocensura en esperanza y cultura sin renuncias: #NoCallarem.

Todo pasa rápido. Hace 6 meses del 1 de octubre y parece casi una eternidad. Es importante que no dejemos nunca de reivindicar la gesta madre del soberanismo transversal y de base. Comparable al retorno del presidente Tarradellas, las huelgas laborales de los 70 y 80 y la Asamblea de Cataluña. Con el añadido nada menor que el Referéndum ha sido un ejercicio de empoderamiento popular sin precedentes y a contracorriente de esta Europa oscura del siglo XXI.

Este debe ser nuestro talismán, un acto de valentía que nos ha cambiado a todos para siempre. Nunca nada volverá a ser igual y os confieso que eso me da una fuerza tremenda en algún momento de debilidad.

La vida, esta conversación permanente y constante con uno mismo, nos enseña un montón de cosas. Últimamente aprendo a vivir el momento como un momento complaciente. Es así como el presidio está convirtiendo en un acto de ternura y respeto hacia la humanidad y, también, desde la humanidad hacia mí mismo.

Un disidente chino decía que era todo un honor para él ser preso político en China, pues era la mejor manera de poder denunciar la dictadura que sufrían sus conciudadanos. Salvando las distancias y las condiciones, la entiendo perfectamente y hago mías sus palabras.

No tengo ninguna voluntad de martirio, pero tomando esta determinación me siento muy feliz y confío en saber compartirla con vosotros. Estamos defendiendo una causa noble y justa y eso nos hace afortunados, sería injusto negarnos este placer.

En el corto plazo se vislumbra un juicio que debemos saber aprovechar como una palanca democrática de denuncia política en el Estado, en Europa y en el mundo entero. Un grito de alerta y auxilio a todos los demócratas del planeta. Si hacemos bien esta parte, tengo la convicción de que, en los próximos tiempos, el camino que nos espera estará lleno de nuevas oportunidades. Al igual que la península Ibérica, podemos convertir la República catalana en una realidad inevitable. Tengamos bien presente ambas cosas y que nada nos tome la sonrisa. Ganaremos, pues hemos aprendido a ser libres cuando más oprimidos nos tienen.

 

Jordi Cuixart

President de Òmnium Cultural

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Un comentario

  1. Animo e saude te deseamos desde Galiza

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*