JESÚS GARCÍA BLANCA. La violencia institucionalizada contra las criaturas

Los niños sufren y mueren a diario en cantidades insoportables como consecuencia de violencias explícitas, declaradas, incluso televisadas. Pero muchos más son víctimas de otra clase de violencia: silenciosa, soterrada, hipócrita… Wilhelm Reich, Michel Odent, Frederic Leboyer, Ashley Montagu, Konrad Stettbacher, Casilda Rodrigañez, Xavier Serrano… seres sensibles, rebeldes, luchadores, que nos han descrito con dolorosa precisión el sufrimiento infantil y nos han explicado lo más importante: su causa.

Cordones umbilicales cortados antes de tiempo y demás violencia obstétrica, separación de los recién nacidos para someterlos a protocolos médicos sin justificación, avance imparable de custodias compartidas en menores de tres años e incluso en lactantes de meses, aceptación legal o tácita de la gestación subrogada o prohibida por motivos que no tienen que ver con los bebés comprados y vendidos, arrebatados de sus madres en nombre del mercado y de supuestos derechos adultos, permisos intransferibles de pocas semanas para mamás y papás sin tener en cuenta las diferencias en sus funciones y en su importancia para el desarrollo funcional ecológico de los bebés, propuestas cada vez más firmes para instaurar guarderías desde cero años, vacunaciones masivas por obligación legal o por presión social o por miedo desde el mismo momento de nacer, introducción catastrófica de los alimentos (por llamarlos de alguna forma) en bebés, niños etiquetados, estigmatizados mediante diagnósticos psi y normalizados mediante fármacos…

Es la más diabólica herramienta de dominación jamás concebida, tan poderosa que la inmensa mayoría trabaja activamente y hasta diría que con entusiasmo para mantenerla y perpetuarla, incluyendo a esas fuerzas políticas -institucionales o no- autodenominadas de izquierda, revolucionarias, anticapitalistas, antisistema… esos que llenan auditorios con declaraciones de cambio, con pretensiones de asaltar el cielo o la Moncloa, y que, con sus propuestas marcadas por la ignorancia o la complicidad -tanto da- están condenando a la infancia y haciendo el trabajo sucio al Poder perpetuando y ayudando a reciclar una herramienta de control social -el aparato médico-educativo- que somete, castra y anula voluntades, que normaliza y destruye la creatividad, la espontaneidad, la libertad… y en última instancia, la vida.

 

Jesús García Blanca

http://saludypoder.blogspot.com/

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*