HONDURAS. Suspendieron la construcción del proyecto hidroeléctrico contra el que luchó Berta Cáceres

La empresa Desarrollo Energéticos Sociedad Anónima (DESA) de Honduras anunció el fin del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca.

La construcción de ese proyecto destató una persecución, amenazas y asesinatos entre los cuales figura el crimen contra la ambientalista Berta Cáceres, quien a través del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) combatió la imposición de la hidroeléctrica debido a que amenazaba el patrimonio natural, cultural, económico y hábitat funcional del pueblo lenca en Honduras.

La decisión se dio a conocer el pasado viernes, pero recién este lunes entró en vigencia la cancelación total de las obras en el departamento suroccidental de Intibucá.

Los representantes de la empresa anunciaron el fin de la construcción como “un gesto de buena voluntad que contribuirá a reducir la tensión” en la zona, tras las intensas protestas contra el proyecto, registradas antes y después de la muerte de Cárceres en marzo de 2016.

A través de comunicado la DESA notificó que la suspensión del proyecto contribuirá a la reducción de conflictos en la zona donde se ubica el río Gualcarque, occidente de Honduras, donde se había fijado la base de este proyecto hidroeléctrico.

A su vez destacaron que una parte de la comunidad estaba a favor de este proyecto porque ha generado empleos directos en algunas zonas de los departamentos de Santa Bárbara e Intibucá.

Ver imagen en Twitter

Sin embargo desde el Copinh consideran que el cierre del proyecto Agua Zarca se debe a la lucha incansable de sus miembros, y a que el Banco Holandés de Desarrollo (FMO) y el Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial (FINNFUND) retiraron definitivamente su apoyo al proyecto.

Los miembros del Copinh exigen a ambas instituciones que acepten públicamente sus responsabilidades por la muerte y violaciones de los derechos humanos que promovió Agua Zarca.

Berta Cáceres, galardonada con el premio Goldman en 2015, fue ultimada a tiros el 3 de marzo de 2016 en su casa, por oponerse a dicho proyecto hidroeléctrico en defensa del medio ambiente y los derechos del pueblo lenca.

Hasta ahora las autoridades hondureñas arrestaron a ocho personas, incluidas algunas ligadas a la compañía promotora de Agua Zarca, pero según la familia de la ambientalista no sea ha hecho justicia ni detenido a los autores intelectuales de su asesinato.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*