Holanda expulsa ministra turca y reprime a partidarios de Erdogan

TURQUIA CIERRA EMBAJADA Y CONSULADO HOLANDES: El Gobierno holandés ha expulsado a la ministra turca de Familia, quien llegó a Róterdam para una visita que fue calificada de ‘irresponsable’ por Ámsterdam.

La ministra de Familia de Turquía, Fatma Betül Sayan Kaya había llegado a Róterdam por tierra el sábado desde Alemania, pero fue detenida a escasos metros del consulado turco en esta ciudad fronteriza, donde quería llevar a cabo varios mítines políticos a favor del controvertido referéndum que se celebrará en Turquía el 16 de abril.

“Fue expulsada al país de donde vino”, dijo el sábado a los periodistas el alcalde de Róterdam, Ahmed Aboutaleb, agregando que las autoridades holandesas habían indicado en reiteradas ocasiones a Turquía que Kaya “no era bienvenida. Pero sin embargo, ella decidió viajar”.

“En las conversaciones entre Turquía y Holanda, hemos indicado reiteradamente que no podemos poner en riesgo el orden público y la seguridad de nuestro país. Pero hablar de una pequeña reunión en el consulado o en la embajada se hizo imposible por las amenazas públicas de sanciones”, apostilló el Gobierno holandés en un comunicado.

La tensión política entre Turquía y Holanda alcanzó su clímax el sábado cuando el Ejecutivo neerlandés decidió esa misma jornada no autorizar el aterrizaje del avión del ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, e impedir así que presidiera un mitin en Róterdam, para pedir el voto a favor del “Sí” en el referéndum constitucional convocado por Ankara.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reaccionó airadamente y aseveró que la decisión era un “vestigio del nazismo” y amenazó a La Haya con represalias.

“La búsqueda de una solución razonable se mostró imposible y los ataques verbales que llegaron hoy de las autoridades turcas son inaceptables”, agrega la nota, que considera la visita de la ministra Kaya como “irresponsable”.

En la noche, la policía holandesa dispersó con cañones de agua y caballos una protesta fuera del consulado de Turquía en Róterdam. Los agentes antidisturbios cargaron contra los 1000 partidarios de Erdogan que llevaban banderas turcas y estos, a su vez, respondieron lanzando piedras.

La multitud ondea las banderas turcas en una protesta fuera del consulado de Turquía en Róterdam, 12 de marzo de 2017.

 

Holanda no es el primer país de la Unión Europea (UE) que cancela los mítines sobre el polémico referéndum turco, que tiene como objetivo aumentar el poder del presidente. Eventos parecidos fueron anulados anteriormente en Alemania, Suiza, Austria y varios otros países europeos, medida que enfureció a Erdogan.

El presidente turco enfrenta una ola de críticas por parte de sus aliados europeos por las represiones que está llevando a cabo contra los opositores tras un intento de golpe de Estado en su contra, en julio de 2016. Erdogan ha aprovechado este golpe para introducir el referéndum “a su favor”.

Premier turco promete ‘fuertes represalias’ por actos de Holanda

El premier turco, Binali Yildirim, ha prometido este domingo ‘fuertes represalias’ por el veto de Holanda a los ministros de Exteriores y de Familia de Turquía.

“Sea cual sea la situación, esto no es aceptable y deben tomarse fuertes represalias”, ha dicho el primer ministro turco.

Sus declaraciones se producen un día después de que Ámsterdam prohibiera la entrada del canciller turco, Mevlut Cavusoglu, a Holanda e impidiera el acceso de la ministra de Familia y Política Social de Turquía, Fatma Betül Sayan Kaya, al consulado turco en Róterdam.

Para Yildirim, la crisis vivida entre Ankara y Ámsterdam se debe a las elecciones generales que se celebrarán el próximo 15 de marzo en los Países Bajos, en las que se elegirán a los miembros de la Cámara Baja holandesa.

Así, el también presidente del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco) se ha mostrado convencido de que lo ocurrido ayer sábado es una cuestión interna de Holanda.

Pero de todos modos, ha calificado este episodio de un “gran escándalo diplomático”, al añadir que “nuestros aliados europeos, que aprovechan cada oportunidad para mencionar la libertad de expresión, los derechos humanos y la democracia, han vuelto a fallar otra vez en este incidente”.

Tanto Cavusoglu como Kaya iban a participar en un acto electoral en la ciudad holandesa de Róterdam para hablar a favor de una reforma de la Constitución turca—que se realizará el próximo 16 de abril—, cuando se produjeron los incidentes.

Por lo ocurrido, el avión de Cavusoglu fue desviado a Francia y el vehículo en el que circulaba Kaya fue escoltado por la Policía holandesa a la frontera alemana, lo que provocó la indignación del pueblo y el Gobierno de Turquía: la gente tomó las calles en Róterdam y Ankara cerró las misiones diplomáticas holandesas en el suelo turco.

En medio de la elevada tensión entre Ámsterdam y Ankara, ha sido prorrogado también otro mitin de Cavusoglu, que debía realizarse este domingo en Estocolmo (capital de Suecia), después de que el propietario del local haya decidido cancelar el contrato sobre el evento.

La reforma constitucional en cuestión, que busca instaurar un sistema presidencialista, fue propuesta por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan y su Gobierno. Los europeos consideran el contenido de la reforma como no democrático.

Turquía cierra misiones diplomáticas holandesas

Ankara tacha de ‘hostil’ la actitud de Holanda ante dos ministros turcos y en respuesta cierra la embajada y el consulado holandeses en el suelo turco.

“Condenamos la actitud hostil y la mentalidad de prejuicio”, dice un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, publicado a últimas horas del sábado.

La nota también recuerda los “405 años de relaciones ininterrumpidas de amistad y alianza” entre los dos países y atribuye “enteramente” a Holanda “la responsabilidad y la vergüenza” de la actual tensión.

La tensión a la que se refiere el comunicado se produjo durante las últimas 24 horas, cuando Ámsterdam prohibió el aterrizaje del avión del canciller turco, Mevlut Cavusoglu, en el territorio holandés y luego impidió el ingreso de la ministra de Familia y Política Social de Turquía, Fatma Betül Sayan Kaya, en el consulado turco en Róterdam.

En una aparente respuesta, el comunicado turco anuncia además el cierre de la embajada holandesa en Ankara (capital) y del consulado del país europeo en Estambul, así como las residencias del cónsul general y del encargado de negocios por motivos de seguridad.

“No queremos que el embajador holandés, que se encuentra fuera, regrese a su puesto durante un tiempo. Se ha explicado a nuestras contrapartes que esta grave decisión tomada contra Turquía y la comunidad turco-holandesa causará graves problemas diplomáticos, políticos, económicos y en otros ámbitos”, añade la misiva.

Ambos ministros turcos que llegaron el sábado a Holanda, aunque Cavusoglu fue desviado a Francia, pretendían encabezar actos en defensa de la reforma de la Constitución, impulsada por el Gobierno del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. La reforma, que busca instaurar un sistema presidencialista en el país, se ve por países europeos como antidemocrática.

Antes de la llegada de Cavusoglu, las autoridades holandesas informaron que iban a negar el permiso de aterrizaje de su avión, diciendo que la decisión se debe a motivos de “orden público y seguridad”, ya que se había hecho un llamamiento a la “participación masiva” en un acto público con Cavusoglu en Róterdam el sábado.

Ámsterdam manifestó que se había puesto en contacto con las autoridades turcas y les habían pedido que trasladaran el acto a una ubicación más “privada” como la embajada o algún consulado, pero “incluso antes de que concluyeran estas conversaciones, las autoridades turcas amenazaron públicamente con sanciones”, explica un comunicado del Gobierno holandés.

El manejo de la situación por Ámsterdam provocó la indignación de los turcos tanto en Ankara y Estambul como en Róterdam, incluso se manifestaron para mostrar su indignación al respecto. La protesta en Róterdam fue disuelta por la Policía antidisturbios holandesa montada a caballo.

En reacción a todos estos acontecimientos, Erdogan tildó de “fascistas” y “retales del nazismo” a los miembros del Gobierno holandés, pocos días después de que él mismo acusara a Alemania de “practicas nazis” por prohibir a los ministros turcos celebrar actos y mítines electorales en el territorio germano de cara al mencionado referéndum en Turquía, previsto para el próximo 16 de abril.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*