Granada. Tras la manifestación antifascista se inició acampada ante el ayuntamiento

Casi un centenar de personas han iniciado una acampada en la céntrica plaza del Carmen de Granada después de la manifestación que recorrió ayer el centro, en protesta contra el fascismo, y que reunió a más de 5.000 personas. El intenso frío no ha sido obstáculo.

El grupo antifascista que han pasado la noche  a las puertas del Ayuntamiento granadino con tiendas de campaña, mantas y con pancartas donde puede leerse “Basta de represión” o “Creemos ser país y la verdad es que somos apenas paisaje”, tienen previsto celebrar una asamblea abierta a las 18.00 horas para re-organizarse.

 

Foto de Alex Cámara.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. SI UNO VE LA TELE ANDALUZA Y VE TOERSANTICO DIA COPLA, TOROS, LAS PELICULAS DEL MARTINEZ SORIA Y LAS DEL ALFREDO LANDA DEL FRANQUISMO, LAS PROCESIONES DE SEMANA SANTA, EL ROCIO, LA FERIA Y EL ZEÑORITO A CABALLO CON LA QUERIA FLAMENCA A LA GRUPA, EL ZEVILLA CONTRA EL BETI, ETC, ETC, ETC NO SÉ QUE ES LO QUE TIE DE EXTRAÑO QUE ESOS TELEVIDENTES VOTEN A VOX, SI ESTAN TOER DIAN DELANTE LA TELE VIENDO LO MISMITICO QUE PONIAN EN LOS TIEMPOS DE SU EXCELENCIA EL GENERALISMO DE LOS EJERCITOS Y MASACRADOR DEL PUEBLO ESPAÑO.
    SI UN HUMANOIDE HUBIERA ENTRADO EN COMA EN EL 1975 Y DESPERTARA EN EL 2018 EN ZEVILLA CON LA TELE PUESTA, PENSARIA QUE EN LUGAR DE HABER ESTAO MOGOLLÓN DE AÑOS SOBANDO, SE HABRIA SIMPLEMENTE ECHAO UNA SIESTA DE MEDIA HORA

  2. Sopalajo de Arrierez

    En efecto, coincido en que el usuario Pesuro tiene razón en su síntesis del contenido más habitual en la televisión autónoma andaluza: cansinas iteraciones de bailes populares, guitarras flamencas y tópicos que prácticamente bloquean la capacidad de pensamiento del espectador.

    Este mecanismo de lavado cerebral es, en su base, equivalente a la repetición continuada de mantras (miles de veces al día, incluso, meneando el incensario como un tontico) en el budismo o a la tonadilla de la empresa sonando de manera continua en las plantas de producción de las multinacionales asiáticas.
    La estupidización está garantizada; arrancar el cerebro para que piense se vuelve algo cansino en extremo.

    Cito:

    “La lectura le cansa […]. Intuye. Prefiere el significado resumido y fulminante de la imagen sintética. Ésta le fascina y lo seduce. Renuncia al vínculo lógico, a la secuencia razonada, a la reflexión que necesariamente implica el regreso a sí mismo […]. Cede ante el impulso inmediato, calido, emotivamente envolvente. Elige el living on self-demand, ese modo de vida típico del infante que come cuando quiere, llora si siente alguna incomodidad, duerme, se despierta y satisface todas sus necesidades en el momento.”
    [Retrato de un televidente – Ferrarotti, 1997]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*