GABRIEL RUFIÁN. “Sin vergüenza”

Tengo 35 años y como la gran mayoría de mi generación he tenido, conocido y padecido trabajos de todo tipo, trabajos esporádicos, trabajos precarios, trabajos en los que el abuso de poder era algo cotidiano, aceptado e impune. Trabajos que, en definitiva, te pagaban la matrícula del año siguiente y con eso bastaba. Nada extraordinario, común e inherente a mi generación. Dicha experiencia habitualmente deriva en dos rasgos: inmunidad ante la zafiedad y plena concienciación ante el abuso. Resumido sería algo así como ser plenamente consciente de que el señor o señora que tienes delante tan bien vestido no te está haciendo un favor pisándote el cuello por mucho que te lo jure y revista de datos. Esto tiene ventajas y desventajas. La ventaja es que tienes conciencia crítica propia que utilizar. La desventaja es que tienes toneladas de miseria moral ajena que filtrar.

Ahora imagina la impunidad del jefe de peor recuerdo, súmale kilómetros de moqueta, centenares de escaños de piel y grandilocuentes tratamientos de usted, multiplícalo por 100 y alcanzarás a comprender lo vivido estas últimas semanas en las sesiones a puerta cerrada (sí, son aún peores que las sesiones públicas) de la Comisión Fernández Díaz, la primera comisión de investigación en 12 años. Si ya es un oxímoron celebrar sesiones de una comisión de investigación a puerta cerrada, aún lo es más celebrarlas bajo el mando plenipotenciario del PP.

Y es aún peor que el escándalo sea llamarle gánster a un gánster y la normalidad llamarle gilipollas a un diputado; aún peor que tener a la barra brava del PP insultándote detrás por turnos mientras el presidente te llama al orden a ti; aún peor que tener la maquinaria del fango de la caverna de después; aún peor que todo esto, es observar la impunidad con la que PPSOEC’s vetan, bloquean y censuran entre cortinas y susurros primero y discursos floridos después cualquier intento de poner luz a una de las peores conspiraciones conocidas en 40 años. Es una pena que no haya cámaras que enfoquen a los portavoces del PP mientras faltan a su palabra y a la verdad entre sornas pidiendo la finalización de la comisión; es una pena que no haya cámaras que puedan enfocar a los portavoces de C’s haciendo más que nunca (discretamente, cabe decir) de Smithers de Burns, y ante todo y sobre todo, es una pena que no haya cámaras que enfoquen a los portavoces del PSOE, Trevín y Campo, haciendo de poli bueno y poli malo, pero a la postre al servicio del malo real en un continuo giro de guión que no sólo no sorprende sino que hastía.

El otro día vetaron la documentación, hoy PPSOEC’s han vetado la comparecencia de Gago, Villarejo, Martín-Blas, Pino y toda una ristra de funcionarios que, presuntamente, formaban parte de una trama pensada y ejecutada para conspirar contra los rivales políticos, contra las ideas, en definitiva, contra un Pueblo. Impiden que comparezcan, impiden que se investigue realmente y lo seguirán haciendo porque así ganan elecciones y porque así quieren sus amos. Por cierto, tras lo sucedido el otro día, el único reproche mediante el lánguido Legarda ha sido hacia mí por publicar tuits “de poco gusto” denunciando la pinza PPSOEC’s. Como aquel jefe que te dobló el turno, te quitó un día de fiesta, te bajó el sueldo, te acosó y/o te despidió y te decía que la culpa era tuya y que te estaba haciendo un favor. La salvedad es que aquí no nos pueden despedir. Ni bajaremos la vista, ni desinflaremos el pecho. Este tiempo pasará y a muchos avergonzará.

 

publico

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*