FRANCIA. La policía de Macron desalojó a los estudiantes que querían ocupar la Sorbona; la lucha continúa

Policías antimotines desalojaron a los estudiantes que querían ocupar la universidad de la Sorbona de París como parte de las protestas contra las reformas impulsadas por el gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Efectivamente, los policías han pisoteado nuevamente las universidades. Poco después de las 10 de la noche del jueves. Escuadrones antimotines de la policía nacional (CRS) ingresaron a La Sorbona y desalojaron brutalmente a los estudiantes que habían ocupado el edificio desde el final de la tarde. Con ánimo de amedrentar, arrancaron las pancartas y banderas que colgaban de las ventanas y reprimieron a los estudiantes que estaban afuera apoyando a sus compañeros.

Mientras, diversas huelgas cerraron la Torre Eiffel y detuvieron dos tercios de los trenes el viernes, al aflorar a la superficie el malestar que aqueja a la nación.

Buena parte del malestar apunta al presidente Emmanuel Macron, quien sin embargo declaró el jueves por la noche por la TV nacional que las huelgas y protestas no le impedirán reformar la economía francesa. Está claro que las mismas no le afectan a su abultado bolsillo.

La universidad anunció que su icónica sede de la Rive Gauche permanecía cerrada el viernes por motivos de seguridad tras la operación policial del jueves en la noche. Mientras unos 200 estudiantes eran desalojados del edificio, cientos más se congregaron en el exterior, coreando consignas contra la policía. El incidente terminó de forma pacífica.

El lugar fue el epicentro de las protestas estudiantiles de hace 50 años en mayo de 1968, que fue un momento crucial en la historia moderna del país (a juzgar por lo que se escucha, creo que soy la única persona de todo el mundo que no estaba en París en mayo de aquel año).

En los campus de toda Francia, los estudiantes protestan contra la reforma del sistema de admisiones que temen que pueda amenazar el acceso a la universidad pública para todos los graduados de secundaria.

Por su parte, los trabajadores ferroviarios reanudaron el viernes su huelga, que paralizó alrededor de dos tercios de los trenes del país.

La clase obrera francesa no se resigna a las embestidas del Gobierno neoliberal de Macron; la lucha continúa.

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*