Fallece la poeta cubana Carilda Oliver Labra, siempre fidelista, siempre revolucionaria (incluimos su poema Canto a Fidel)

Carilda Oliver Labra, Premio Nacional de Literatura y excelsa poeta de Cuba, falleció esta madrugada a los 96 años de edad, en su casa de la Calzada de Tirry 81, sitio en el cual vivió la mayor parte de su existencia y desde escribió su pródiga obra poética.

Autora  de unos 40 libros de poesía lírica, épica y erótica, traducidos a varios idiomas, Oliver Labra mantuvo en Matanzas, ciudad donde nació el 6 de julio de 1922 una tertulia literaria por donde pasaron reconocidas figuras de las letras cubanas y foráneas.

Entre sus libros más conocidos aparecen Al Sur de mi garganta escrito en 1949 que le valió el Premio Nacional de Poesía en el año 1950, Canto a Martí, Las sílabas y el tiempo, Calzada de Tirry 81, Los Huesos alumbrados, Desaparece el polvo, Se me ha perdido un hombre, Error de magia, y Tú eres mañana, entre otros.

Reconocida como una de las voces femeninas más importantes de las letras Hispanoamericanas contemporáneas, recibió innumerables premios por su extensa obra, entre ellos el del Frente de Afirmación Hispanista de México y recientemente el Premio Excelencias.

Su cadáver será cremado y sus restos expuestos en la casona colonial de la Calzada de Tirry 81.

Sobre el Canto a Fidel

Hace poco más de un año, Carilda afirmó no saber a ciencia cierta si fue valiente al escribirlos, pero salieron con firmeza, energía, sin prever que iban a pasar tantos años de lucha y de fuerza increíble, tanto de Fidel como del pueblo, para preservar la Revolución.

El Canto nació luego de conocer que el jefe rebelde estaba vivo, contó Carilda Oliver Labra, subió en un zapato a la Sierra Maestra y se dio a conocer al mundo a través de radio Rebelde.

Carilda y su canto rebelde

En marzo de 1957, en la Calzada de Tirry, una joven escribió un poema con el que le cantó a un hombre sin pensar en sus versos.

A casi 60 años (el pasado año), Carilda Oliver Labra honró a Fidel y rememoró que fue Julián Alemán quien lo grabó y luego lo leyeron amigos como Manolo García, Herácleo Lazco, Julio Font, Mario Argenter, Ricardo Vázquez, Juan Esnard, Hugo Ania y Hernández Milián.

Carilda Oliver Labra trasciende el tiempo por su amor a Matanzas, y el Canto a Fidel que con emoción desgranó verso a verso.Al pasar de los meses el capitán René Pacheco le confirma que lo escuchó en la Sierra, pero en verdad se publicó por primera vez en el periódico “El Imparcial”, de Matanzas, cuando Fidel llegó a la ciudad en la Caravana de la Victoria.

Carilda reafirmó que a Fidel es imposible enmarcarlo en versos y accede a regalarnos con proverbial emoción el Canto rebelde que le dedicara.

 

 

 

Carilda con Fidel

 

CANTO A FIDEL

No voy a nombrar a Oriente,

no voy a nombrar la Sierra,

no voy a nombrar la guerra

—penosa luz diferente—,

no voy a nombrar la frente,

la frente sin un cordel,

la frente para el laurel,

la frente de plomo y uva:

voy a nombrar toda Cuba:

voy a nombrar a Fidel.

Ese que para en la tierra

aunque la luna le hinca,

ese de sangre que brinca

y esperanza que se aferra;

ese clavel en la guerra,

ese que en valor se baña,

ese que allá en la montaña

es un tigre repetido

y dondequiera ha crecido

como si fuese de caña.

Ese Fidel insurrecto

respetado por las piñas,

novio de todas las niñas

que tienen el sueño recto.

Ese Fidel —sol directo

sobre el café y las palmeras—;

ese Fidel con ojeras

vigilante en el Turquino

como un ciclón repentino,

como un montón de banderas.

Por su insomnio y sus pesares

por su puño que no veis,

por su amor al veintiséis,

por todos sus malestares,

por su paso entre espinares

de tarde y de madrugada,

por la sangre del Moncada

y por la lágrima aquella

que habrá dejado una estrella

en su pupila guardada.

Por el botón sin coser

que le falta sobre el pecho,

por su barba, por su lecho

sin sábana ni mujer

y hasta por su amanecer

con gallos tibios de horror

yo empuño también mi honor

y le sigo a la batalla

en este verso que estalla

como granada de amor.

Gracias por ser de verdad,

gracias por hacernos hombres,

gracias por cuidar los nombres

que tiene la libertad.

Gracias por tu dignidad,

gracias por tu rifle fiel,

por tu pluma y tu papel,

por tu ingle de varón.

Gracias por tu corazón.

Gracias por todo, Fidel.

 

(Carilda Oliver Labra, marzo de 1957)

 

 

(Con información de ACN y Radio Reloj)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

2 comentarios

  1. Un poema muy bonito … así se escribe compañera.
    Descansa en paz.

    A really nice poem … now you are writing, comrade.
    Rest in peace.

  2. BenengeliQuijano

    Gloria a Fidel y a su inteligencia maravillosa.

    ¡Viva el Comunismo revolucionario!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*