Estas son las 48 banderas negras de la costa

En el informe ‘Banderas Negras 2018’  de ECOLOGISTAS EN ACCIÓN aparecen algunas banderas de años anteriores, como el caso de la ampliación del puerto de Melilla, la mala gestión del Mar Menor en Murcia, el proyecto del puerto de Bilbao o las problemáticas de la ría de Huelva. Además, de los casos seleccionados para este informe, se pueden clasificar una serie de conflictos recurrentes a lo largo y ancho de las costas peninsulares e insulares. Esta clasificación se refiere a la erosión costera, los vertidos de sustancias contaminantes, los vertidos de aguas residuales y la mala depuración, la acumulación de basuras, las obras portuarias y cruceros, el urbanismo, las zonas industriales e infraestructuras, la afección a comunidades biológicas y las especies invasoras.

De las 48 banderas seleccionadas, destacan los casos de vertidos de aguas residuales y mala depuración junto a zonas industriales e infraestructuras. Se han asignado 11 banderas a cada caso, que suponen casi el 50 % de las problemáticas más destacadas y reiteradas en la mayor parte de las provincias litorales. Si bien en muchas ocasiones es complicado asignar una causa única, se vuelve más complicado definir una consecuencia exclusiva, puesto que el sistema litoral es un compendio de subsistemas que terminan sufriendo las consecuencias derivadas de una causa concreta.

Por otro lado, se hace hincapié en que el valor ecológico de nuestro litoral se ha convertido en un escenario económico para las administraciones desde hace décadas, lo cual ha deteriorado el entorno costero, además de generar una pérdida incalculable de valores humanos, sociales y culturales asociados a estos lugares.

Ligado a esto, se vuelve a denunciar que no se están ejerciendo políticas de mitigación de las consecuencias derivadas del cambio global, lo que deja más vulnerable a nuestro maltrecho litoral, amplificando problemas como la erosión costera, el aumento del nivel del mar o la llegada de especies invasoras.

Por último, se menciona también que el turismo masivo derivado del concepto de “sol y playa” ha generado un negocio obsoleto, que vende una imagen irreal de los entornos costeros. De este modo, se genera una imagen que no se corresponde con la realidad, como sucede con la retirada de arribazones o con la destrucción de los cordones dunares para construir edificios en primera línea de playa. Se denuncia asimismo que esta masificación supone un aumento en la demanda de recursos y en la generación de residuos, que muchas veces supera la capacidad de varias localidades para hacer frente al desorbitado número de personas que visitan estos entornos anualmente (unos 80 millones de turistas en el año anterior, casi el doble de la población española).

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. Falta la de berria en santoña CANTABRIA, colapsada de coches, gente y edificios era un vergel y el turismo de alpargata de no residentes del país vasco lo han destrozado con el permiso de los sociata, ppro y revilleros.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*