Escocia insiste con referéndum; y sacan a May de su zona de confort

‘No es el momento de la división, sino de unir al país’, advirtió Theresa May contra la posible celebración de un referéndum en Escocia para salirse del Reino Unido.

La primera ministra conservadora británica aseguró durante su comparecencia en la Cámara de los Comunes que no permitirá “juegos constitucionales con el futuro del Reino Unido”.

May lanzó la somera advertencia a la jefa del Gobierno regional escocés, la nacionalista Nicola Sturgeon, quien anunció el lunes que pediría permiso al Parlamento regional para convocar un segundo referendo para independizarse del Reino Unido.

Horas después de lograr la aprobación parlamentaria, May confirmó que el Artículo 50 del Tratado de Lisboa —que, de hecho, dará inicio al proceso del brexit o la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE)— será activado “a finales de marzo” y de acuerdo con el calendario estipulado desde el inicio.

La premier descartó implícitamente que su Gobierno haya decidido acelerar los trámites y dar el “pistoletazo” de salida de la UE esta misma semana.

May refutó además, las acusaciones de “intransigencia” con Escocia, lanzadas contra ella por Nicola Sturgeon, y aseguró que su Gobierno ha trabajado “estrechamente” con los Gobiernos regionales, que ha escuchado sus preocupaciones y que ha defendido los puntos comunes de interés, como la inmigración, la seguridad y los derechos de los trabajadores”.

“Les voy a decir una cosa: el principal ‘mercado único’ para Escocia es el mercado del Reino Unido”, replicó May, ante la pregunta formulada directamente por Angust Robertson, portavoz del Partido Nacional Escocés (SNP). Robertson preguntó a la primera ministra si había llegado a expresar a los líderes europeos el interés de Escocia por seguir integrada en el Mercado Único después del brexit.

May hizo también una llamada a la unidad y la colaboración entre las fuerzas políticas de Irlanda del Norte y negó también la posibilidad de una consulta sobre la reunificación en la isla.

 

Los resultados de la encuesta del periódico británico ‘The Times’ publicados el martes indicaron que la mayoría de los escoceses (el 57 %) no quiere abandonar el Reino Unido.‎

La independencia de Escocia fue rechazada en una consulta popular celebrada en septiembre de 2014 con el 55 % de votos a favor de la permanencia y el 45 % por la secesión. No obstante, un referendo en el Reino Unido que votó a favor del brexit ha encendido una nueva llama independentista.

Los nacionalistas escoceses temen que una salida de la UE del Reino Unido perjudique a Escocia.

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditEmail this to someone

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*