Entrevista a Pablo Hasel: “Mucha gente me apoya, pero se hace una manifestación y sólo van cien personas”

En cualquier momento, el rapero Pablo Hasél puede recibir una orden de ingreso en prisión. En marzo, la Audiencia española le condenó a dos años de prisión y una multa de 24.300 euros por los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la corona ya las fuerzas de seguridad del estado español, pena que se añade a una condena similar del 2015. Todo ello, cuatro años de prisión a los que se añadiría un año y medio más si no paga la multa. Todo, por las letras de unas canciones y unos mensajes en Twitter.

Hasél no está solo, en varios sentidos. Por un lado, porque la vorágine de la Audiencia española también ha condenado a prisión Valtònyc y los doce miembros del grupo La Insurgencia. Por otro, porque son miles los ciudadanos que han puesto el grito en el cielo por el ensañamiento judicial contra la libertad de expresión. Sin embargo, Hasél denuncia que con esto no basta y pide llevar ‘la solidaridad a los hechos’. La queja no es suficiente, hay que actuar. Y no únicamente frente la represión contra la libertad de expresión, sino también para materializar la República y liquidar el capitalismo.

-Has dicho más de una vez que no serás exiliado y que entrarás a la prisión. ¿Esto cuándo puede pasar?
-Tanto puede pasar dentro de unos días como dentro de unos meses. No hay ninguna fecha fijada, pero puede pasar en cualquier momento porque ya presentamos el recurso al Tribunal Supremo y cualquier día saldrá la sentencia firme. A partir de aquí, como hay antecedentes, entraría a prisión, no sé si de manera inminente o si dejarían pasar unos días. Imaginamos que el proceso será bastante rápido.

-¿Cuál será el siguiente paso?
-Vendrá el recurso al Constitucional y después al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Los trámites son lentos y se harían desde dentro de la prisión. Quizás, cuando Estrasburgo se pronuncie, ya habré cumplido gran parte de la condena o incluso podría ser en la calle. De todos modos, lo haremos por todas las personas que desgraciadamente sufrirán igual.

-Desde el exilio, Valtònyc ha hecho muy visible la persecución contra artistas. ¿Por qué elegís ir a prisión?
-Si él ya está en el exilio, ya cumple la función. Creo que la principal batalla es en España. Por encima de visibilizar, que también es necesario, sobre todo debemos poner fin al régimen fascista español. Por eso necesitamos organización revolucionaria en el Estado. Si Valtònyc hubiera sido encarcelado, habría despertado más conciencia y lucha que en el exilio. Lo he visto claro con su caso: como hay gente que lo ve en el exilio no se preocupa de llevar la solidaridad a los hechos. Creo que habrá más lucha si me quedo aquí y entro en la cárcel que no si me voy.

-¿Demandarías el indulto?
-No lo pediré. Si supone reconocer que he hecho algo mal y me he comprometerse a no reincidir en el delito, no lo pediré. Pienso seguir como hasta ahora, y si eso me lleva a la cárcel o en el exilio, asumiré las consecuencias. No estoy dispuesto a reconocer que he hecho algo mal, porque no es cierto.

-¿Tenéis contacto con los raperos de La Insurgencia?
-Con algunos, sí. Ahora mismo están como yo, esperando la sentencia firme del Supremo. También deberán entrar en prisión si se ratifica la pena de prisión de dos años y un día.

-Hace años que sufrís la represión. ¿Os han pedido algún consejo sobre cómo afrontarla?
-Hay un apoyo en cuanto a la transmisión de fuerzas. Algunos represaliados me han preguntado como llevar el juicio, pero tampoco es que pueda dar muchos consejos. Si uno tiene claras sus ideas y considera que son justas, no puede sino ir adelante, a pesar de las dificultades. A mí también me han dado muchos consejos de cara a la cárcel. La cuestión más relevante es que yo tengo claras mis ideas y sé que he hecho bien. En la celda estaré solo, sólo te queda tu conciencia.

-Emocionalmente, cómo se lleva este proceso?
-Es difícil. Aunque tengas las cosas muy claras, desgasta bastante. El hecho de no saber qué día serás encarcelado, cuánto tiempo, a qué distancia de los seres queridos … Se vive con cierta angustia, pero también con orgullo, mucha fuerza y ​​rabia. Esto también ayuda a superar la parte mala. Trato de quedarme con la cosa positiva: me escriben muchas personas diciendo que a raíz de haber conocido mi caso y otros se han dado cuenta de que es el Estado español.

-En el nuevo tema ‘Libertad de Expresión’ criticais a los artistas que silencian injusticias, “complicidades asquerosas” ‘. ¿Has echado de menos apoyos?
-Muchísimas. También lo hemos visto en Cataluña, son los típicos artistas que han tenido un silencio cómplice asqueroso con la brutalidad del 1 de octubre o con los encarcelamientos, pero que se atreven a dar lecciones en Venezuela. Aquí hay una brutalidad policial mucho más bestia o artistas encarcelados y no dicen nada. Se mueven por intereses individualistas. Si critican pueden ponerse en contra a una parte de quienes los hacen ricos.

-No ha dicho ningún nombre …
-Es que hay tantos … Pero bueno, puedo poner como ejemplo artistas como Alejandro Sanz o Pablo Alborán, que en el caso de Venezuela apoyaban la oposición fascista y un golpe de estado, y ahora callan. También, en Cataluña, constantemente se victimizan Serrat o Isabel Coixet. Van llorando porque los han criticado, y cuando nos encarcelan a nosotros hacen silencio. Incluso, algunos como Loquillo apoyan. Les importa una mierda que nos metan en la cárcel. Son los artistas progres que cuando les interesaba e iban con el PSOE hicieron la campaña contra la guerra de Irak, pero que con otras guerras han mantenido silencio total. Se mueven por sus intereses. Si apoyar una causa les puede aportar un interés individualista, apoyarán; si, a la inversa, se pueden poner gente en contra, no dirán nada. También han faltado muchos apoyos a la escena del Rap, porque es muy individualista. Si no les afecta a ellos, no lo apoyan.

-Y si hablamos de los apoyos que sí ha recibido, qué le ha sorprendido más gratamente?
-El de la gente de la calle. Todo tiene que ver con el cambio de chip que ha habido en Cataluña, hace unos años no era así. Ya me habían condenado a prisión por canciones, pero después del 1 de octubre he notado un cambio muy grande. Me para muchísima gente por la calle para darme apoyo, y es eso que más me ha sorprendido y que valoro más positivamente. También es cierto que hay mucha simpatía, pero de solidaridad llevada a los hechos, poca. Y eso es lo único que tanto a mí como a otros represaliados nos puede liberar.

-¿Qué quiere decir?
-Por ejemplo, si hay una manifestación, ir. Me para mucha gente para apoyarme, pero se hace una manifestación y sólo van cien personas. Todo el mundo puede ayudar a un nivel u otro. Con los represaliados independentistas, hemos visto como económicamente tienen mucho apoyo. Pero con otros no es así. Hacen falta más acciones. Dar ánimos siempre ayuda, pero no es suficiente.

-Volviendo a los apoyos que han faltado, es destacable el silencio de partidos como Podemos.
-Desde un principio yo ya denuncié a Podemos como veía lo que eran: un partido más del régimen que había servido para desmovilizar muchas luchas surgidas del 15-M. Los medios de España les hicieron la campaña, por eso no me ha sorprendido que Podemos o, incluso Pablo Iglesias, que encargó la canción contra el rey emérito a Valtònyc, no se solidarizaran y que tuvieran esta posición con tan pocos escrúpulos.

-¿No le han apoyado ni siquiera en privado?
-Podemos, no. Quizás algún votante puntual, pero ningún político lider. Todo lo contrario, lo hemos visto en Cataluña: justifican la represión y apoyan a quienes nos reprimen. En vez de apoyarnos, fortalecen los represores.

-¿No espera nada de los grandes partidos de izquierdas españoles?
-Ni espero nada ni considero que realmente sean de izquierdas. Podemos es una versión del PSOE, es lo que necesitaba el régimen para que el PSOE -que estaba muy desgastado-  empezaba a estar muy nervioso por el 15-M y las luchas posteriores. Podemos sirvió para canalizar toda la rabia que empezaba a salir a las calles. Igual que en Cataluña, donde Podemos ha intentado detener todo lo que pueda hacer peligrar el régimen.

-¿Y los catalanes?
-De la CUP, he recibido la solidaridad de algunos militantes. También es cierto que la CUP es una formación muy importante y tampoco he recibido mucho, de solidaridad, las cosas como son. Sí hay algunos militantes que han llevado la solidaridad a los hechos, como el acto solidario con Valtònyc y conmigo que se hizo en Vic. Entre la izquierda independentista hay cierta solidaridad, pero por la fuerza que tienen, deja mucho que desear. De ERC no he visto que haya solidaridad llevada a los hechos, más allá de algún amagos. La solidaridad es mucho más que eso.

-¿Como ves las críticas que ha recibido Valtònyc por relacionarse con Carles Puigdemont y demás miembros del gobierno exiliados?
-Hay que ver de dónde vienen estas críticas: o de fachas o del entorno de Podemos, que resume todo lo que pasa en Cataluña como si se tratara sólo de la antigua Convergencia. De sectores comunistas o que apoyan el derecho de la autodeterminación, sí he visto críticas más bien argumentadas. El problema no es que Valtònyc haga actos denunciando la represión con otros represaliados como Carles Puigdemont, sino que creo que quizás no ha explicado suficientemente bien las diferencias en el ámbito social entre las políticas impulsadas por Puigdemont y las que defiende él. Si no lo deja claro, puede que parezca un apoyo absoluto a todo lo que han hecho. Si estamos en contra de la represión de las luchas democráticas, tampoco podemos olvidar toda la represión a la que estos partidos independentistas han apoyado en el pasado. Si queremos una República catalana más justa, no podemos pasar por alto muchas de las injusticias que los partidos independentistas han impulsado durante años.

-También sobre partidos, llegaste a  criticar la reacción que tuvo ERC por la acción de protesta de los CDR.
-Me parece una vergüenza que se pretenda que los CDR sean la muleta de los partidos. Deben ser todo lo contrario, la parte más crítica para hacer efectiva la República. Los partidos, por cobrar sueldos públicos, deben estar preparados para recibir críticas fuertes. Además, no pueden huir de una profunda autocrítica porque prometieron una serie de cosas que han incumplido por completo. Cuando les interesan los CDR para salir a las calles contra la represión, entonces los CDR son buenos. Pero cuando ejercen una crítica totalmente legítima, entonces no son tan buenos.

-Los CDR nacieron para defender las escuelas durante el referéndum y después han tenido que reformularse. ¿Cuál debe ser su función?
-Creo que aún deberían ser más independientes de los partidos. Hay mucha gente quemada con los partidos que no participa en los CDR que no ve que sean ninguna alternativa. La agenda política, la marcan los partidos. Ahora mismo les interesa la calma y no enfrentarse con España, y los CDR dan calma. Cuando los presos políticos sean condenados, les interesará una respuesta fuerte a los partidos, y allí estarán los CDR. Cuando Puigdemont fue encarcelado, hubo una respuesta importante de los CDR, pero cuando la Tamara o Adri han sufrido la represión, casi no ha habido respuesta. No digo que cuando encarcelan a Puigdemont no debían reaccionar, pero no puede ser que después haya una respuesta muy blanda a la fuerte represión sufrida por personas del CDR. A la vez, lo dice el mismo nombre: ‘Defensa de la República.’ Necesitamos materializar la República y hay que señalar que nos aleje con políticas autonomistas. Es evidente que desde la sumisión no habrá república.

-¿Han perdido fuerza, los CDR?
-Sí, pero no en cuanto a apoyos. Ahora que cada vez hay más gente harta de los partidos, sería un buen momento para que los CDR tuvieran más apoyos. Hay cierta desmoralización y, sobre todo, mucha confusión. Se habían pintado las cosas muy fáciles, la gente ya daba por hecho que tendríamos una república. Ahora mismo ningún partido, ni siquiera la CUP, por mucho que hable de desobediencia,  tiene un plan para hacer efectiva la República. Cuando tú tienes un plan, tienes un objetivo claro y sabes cómo llegar. Puedes avanzar lentamente, pero avanzas. El problema es que no hay ningún plan. Esto hace que mucha gente se quede en casa y no tenga ganas de luchar. Conozco mucha gente independentista de toda la vida que ya no quiere implicarse porque están hartos de mentiras. Como la gente no sabe qué hacer, se genera un derrotismo que hace que cueste que la gente se involucre en los CDR.

-Ayer subiste una canción que dice que has descartado la maqueta. ¿Por qué?
-Yo escribo mucho y grabo bastante. Tengo estos dilemas acerca de qué canciones entran y cuáles no, pero igualmente me gusta compartirlas. Siempre habrá alguien que podrá sacar provecho y le gustará más que a mí.

-¿Como será esta maqueta?
-El título lo dice todo: La voz no puede encerrarse. Habla de todas las cosas que he vivido estos últimos meses y del encarcelamiento que vendrá. Son canciones inspiradas en esta mezcla de emociones que he descrito: la angustia, la rabia, la impotencia … Es una maqueta bastante personal, por eso no tendrá colaboraciones.

-¿Cuando saldrá?
-Dentro de una semana o dos. Continúo descartando canciones y añadiendo otras nuevas.

 

(Arnau Lleonart, Vilaweb)

 

Lee y Comparte. Ayuda a que la contrainformación llegue a más personas.Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit
Email this to someone
email

Un comentario

  1. dramatico pero cierto,los progre-pijos,son de internet no de salir a la calle,para defender a los nuestros.no es caso unico por desgracia,desde que Podemos come moqueta e I.U. TRATA de cobrar a fin de mes-los jefes-la lucha social real esta kaput,y no solo por el verano de calima.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*